Valoración de "La Folixaria" de San Mateo 2017

Reivindicamos continuar por el camino de renovar el modelo de chiringuitos, profundizando en su carácter social y colectivo

 

Después de 10 días de San Mateo, 62 actividades culturales y musicales, más de 100 personas voluntarias aportando desinteresadamente tiempo y esfuerzo y miles de personas abarrotando cada día la Corrada del Obispo de alegría, baile, juventud y compromiso social, desde “La Folixaria” podemos decir que para nosotras, este San Mateo ha sido un éxito.

A pesar de los esfuerzos de algunos contra los nuevos chiringuitos. A pesar de la tardanza en la aparición de las bases de la convocatoria, manifiestamente mejorable. A pesar del mal tiempo. A pesar de la inexperiencia. Vinimos a renovar el panorama festivo de nuestraciudad con un enfoque fresco, juvenil, alegre y reivindicativo y podemos decir orgullosas que hemos cumplido los objetivos que nos marcamos y la ciudadanía ovetense así nos lo ha hecho llegar por medio de múltiples y emotivas felicitaciones. La responsabilidad era grande, pues el panorama de los chiringuitos sociales carecía por primera vez de un referente como el Topu Fartón y del único chiringuito nuevo que hubo el año pasado, La Mateína, este año quedó fuera en el sorteo.

Dijimos que no íbamos a pasar desapercibidas y lo hemos conseguido: todo Oviedo ha hablado de La Folixaria. Ya sea por la comida 100% vegana la cual nos vimos gratamente desbordados a la hora de ofertar; ya sea por la extensa y variada programación cultural y musical; ya sea por el “buen rollo” y alegría que destilaba la caseta y las personas que trabajaban en ella todos los días; ya sea por los lemas, carteles o pegatinas que reflejaban nuestras luchas feministas, estudiantiles, lgtbi etc.; ya sea por la purpurina. El caso es que este San Mateo ha sido un poco menos gris y un poco más “fresco” y diverso.

Esta experiencia también ha servido para fortalecer los lazos de unión entre asociaciones diversas que hemos vivido en nuestras pieles lo que es implicarse en la construcción de las fiestas de tu ciudad, desde abajo y con ilusión y mucho, mucho esfuerzo colectivo. Esto también permite tener una ciudad con una sociedad cada vez más empoderada, activa y crítica.

Estamos de acuerdo con el PP local en una cosa: hay que renovar el modelo de los chiringuitos, pero en dirección opuesta a lo que desde los sectores más reaccionarios de la ciudad se propone: apostamos firmemente por desarrollar y profundizar la idea original que dio vida a los chiringuitos. Apostamos por un modelo de chiringuitos sociales, gestionados por asociaciones y colectivos sociales, y no subarrendados a empresarios o atendidos por personas contratadas (en el mejor de los casos para esas trabajadoras); donde se valoren proyectos, y no sorteos sin sentido; donde se prime la unión de colectivos y la oferta de programación asociada al chiringuito; donde la concesión sea por más que un año lo cual permita recuperar inversiones y desarrollar un proyecto a largo plazo; donde haya una colaboración con el Ayuntamiento para mejorar aspectos de las fiestas. Si queremos unas fiestas de todas y para todas, tiene que haber casetas de hosteleros, claramente, pero los chiringuitos tienen que estar cada vez más presentes y visibles en unas fiestas como San Mateo, donde forman parte del corazón y la esencia de las mismas.

Aunque haya gente que, inexplicablemente, quiere acabar con los chiringuitos y cargarselas fiestas para beneficio político, queremos dejar bien claro que La Folixaria ha venido para quedarse en el ámbito festivo y cultural de esta ciudad y, junto a las miles de personas que vivieron y disfrutaron junto a nosotras estos días, daremos la batalla por un San Mateo 2018 más participativo y popular

 

Foto: https://www.kukumiku.com/proyectos/la-folixaria/

Top