Lo que hay detrás de 1-O

El objetivo sería el de crear estados más pequeños que apliquen una menor resistencia al proceso de globalización planetaria
 

 

 

El  próximo 2 de octubre Cataluña seguirá siendo parte integrante de España y el siguiente paso de la revolución de color que se está viviendo en esta región, será el de marcar en el calendario una nueva fecha para convocar unas nuevas elecciones autonómicas.

De esta nueva cita con las urnas a corto y medio plazo, se espera que salga un gobierno de coalición entre ERC, Podemos y la CUP, que sea del agradado del empresario multimillonario Jaume Roures. Por eso hubo una cena secreta entre Oriol Junqueras, Xavier Doménech y Pablo Iglesias a finales del mes pasado, y por eso, en la manifestación contra el terrorismo de Barcelona del pasado 26 de agosto, el líder de Podemos se hizo una foto con el Embajador de Qatar; emirato al que muchos medios de información e informes policiales acusan de financiar el terrorismo internacional, pero donde Jaume Roures tiene importantes intereses económicos.

Por otro lado, el Gobierno del PP pretende sacar rédito electoral de estos nuevos comicios, como fruto de su pasiva y equidistante actitud en toda esta crisis, donde toda actuación ha ido dirigida a aumentar la crispación y no a solucionar la sedición de una manera inteligente y tajante. Si ha habido detenidos, éstos no han sido aquellos que asaltaron y destruyeron vehículos policiales sustrayendo armas de fuego de su interior, sino cuatro pringados que se han utilizado para ser mártires de la causa independentista. Si el PP hubiera hecho valer el derecho administrativo, que sí aplica con ahínco contra mileuristas que insultan a un árbitro o profesores que niegan que existan 31 géneros sexuales, no le hubiera hecho falta intervenir imprentas cuya clausura acaba afectando a los trabajadores de las mismas.

No se puede pasar tampoco por alto, la participación en la crisis catalana del oligarca financiero George Soros, el cual habría promovido las protestas y los disturbios a través de su sede en Barcelona, al frente de la cual se encuentra su discípulo Jordi Vaquer. El objetivo del tiburón financiero en este caso, sería el de crear estados más pequeños que apliquen una menor resistencia al proceso de globalización planetaria. En ese sentido, George Soros también habría financiado el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña(DIPLOCAT), el cual habría contratado los servicios de Julian Assange para internacionalizar el llamado Procés, tal y como habría informado El Periódico de Cataluña.

No obstante, en toda situación como la descrita también hay perdedores. Parece probable que Ciudadanos perderá voto en favor del PP  a causa de la polarización creciente de voto. Igualmente se prevé por las encuestas un hundimiento del Partido Democrático de Cataluña, cuyo voto más moderado optará por la abstención o por el apoyo al PP, pese a que la antigua CiU dé marcha atrás en su intención de declarar la independencia unilateral. Recordemos a este respecto la gran preocupación existente en La Caixa ante la creciente descapitalización que está sufriendo la entidad en los últimos días.

En la duda queda si Plataforma Por Cataluña (PxC) podrá o no beneficiarse de la situación descrita. Su apoyo incondicional a la integridad territorial de España y a la lucha contra el yihadismo terrorista en un Cataluña sacudida por el terrorismo, puede llevar consigo un aumento del apoyo a esta formación política.

http://katehon.com/es/article/lo-que-hay-detras-del-1-0

Top