Unión Europea: Al final huele a crisis

El BCE ha inyectado 2.100.000 millones de euros en los mercados financieros en dos años para aumentar los precios de los activos financieros y por enriquecer aún más a los que ya eran ricos

 
Disculpen los lectores, pero esta nota no es sobre la crisis de la que se habla o sobre el barómetro que mide quién quedó más "conmocionado". Francamente, no había necesidad. Es sobre una nueva crisis, la que realmente importa. La que Schäuble, anunció en su despedida en la última reunión del Eurogrupo, incluso antes de recibir un billete de cien euros con  su cara, que amablemente le regalaron. Esta crisis no es la del diablo que no llegó y que el hombre se cansó de anunciar (a los países del sur), pero sin duda implica el riesgo de un abismo infernal donde los haya (para todos los países).
 
Schäuble recordó, sin dejar de mirar a Mario Draghi, que el torrente de dinero vertido en Europa en los últimos dos años tiene como principal efecto inflar una burbuja financiera. Y que, como está en la naturaleza de las cosas, la burbuja va a estallar. Draghi respondió esta semana que no ve ningún problema sistémico, ni en la apreciación del euro, ni en el exceso de deuda. Como deja su cargo en un año y medio, es evidente que no desea en ningún caso perturbaciones que requieran nuevas formas de intervención, entre otras cosas porque le quedan pocas herramientas para hacerlo.
 
El BCE ha inyectado 2.100.000 millones de euros en los mercados financieros en dos años. Promete continuar, pero en dosis más moderadas. Todo estaría bien si se hubiera utilizado ese capital para la inversión. Pero no fue así. Sirvió principalmente para aumentar los precios de los activos financieros y por ello para enriquecer aún más a los que ya eran ricos.
 
 
Según los cálculos del FMI, en las economías más desarrolladas y en las últimas tres décadas, el ingreso per cápita del 1% más afortunado creció tres veces más rápido que el del resto de la población. Resultado: en estos países más ricos, el 99% de abajo ganaron un 48% más durante este período, pero el 1% triplicó sus ingresos (como muestra el gráfico). En los últimos dos años se ha agravado aún más esta desigualdad, que es el primer efecto de la recuperación.
 
El segundo efecto es la deuda. Rodamos sobre la deuda. Cómo escribe un informe del FMI, "la deuda lubrica las ruedas de la economía. Permite a los individuos hacer grandes inversiones actualmente, como la compra de una casa o ir a la universidad, comprometiendo parte de sus ingresos futuros. Esto es así en teoría. Pero como la crisis financiera global ha mostrado, el rápido crecimiento de la deuda de los hogares, en especial de las hipotecas, puede ser peligroso. Incluso peligrosísimo. En este mundo bipolar, la deuda es motor de la economía y por lo tanto aumenta el riesgo de una crisis financiera (el delicioso término profesional es una "corrección técnica del mercado"), sin incluir en el menú de peligros algún tuit de Trump o un bombardeo en alguna parte.
 
El tercer efecto de este maná del dinero fácil es que refuerza la vulnerabilidad de los que sufrieron la crisis y favorece a los beneficiarios, porque así son sus reglas. Draghi reveló recientemente que en 2012-2016, el BCE obtuvo unos 7.800 millones de dólares en intereses y plusvalías de la deuda griega. Este beneficio ha sido repartido entre los bancos centrales, de acuerdo con la participación de cada uno en el capital del BCE (es decir, Alemania gana más y si Grecia esperaba la repatriación de parte de ese dinero, se engañó, porque hasta eso le han recortado).
 
El BCE también ganó 5.200 millones con la deuda portuguesa, pero en este caso una parte fue entregada al Banco de Portugal (es el origen de los famosos dividendos que el Banco debe pagar al Tesoro) - y la otra a los demás bancos centrales.
 
Mientras tanto, Alemania se benefició sin embargo de la compra de 400 mil millones de su deuda a tasas de interés cercanas a cero o negativas y el BCE se arriesga a perder con esta operación; porque Alemania monetariza parte de su emisión de deuda y Europa sufre esta economía depredadora. No se ha revelado si el billete de 100 euros entregados a Schauble se contabiliza en dicha cantidad.

 

Francisco Louça, catedrático de economía de la Universidad de Lisboa, ex parlamentario y miembro del Bloco de Esquerda, actualmente es Consejero de Estado.

Fuente: https://blogues.publico.pt/tudomenoseconomia/2017/10/27/afinal-cheira-a-crise/?page=/&pos=19&b=opinion__compact

Traducción: Enrique García

http://www.sinpermiso.info/textos/union-europea-al-final-huele-a-crisis
Top