No caerá esa breva (¿Podría ser juzgado Tony Blair por crímenes de guerra?)

Criticado y repudiado en varias ocasiones, pero jamás perseguido por la justicia, Tony Blair, el ex premier británico “socialista” al estilo de Felipe González, François Hollande o Michelle Bachelet

Bajo el régimen neoliberal, los verdaderos genocidas paean tranquilamente por el Mundo

 

Tony Blairpodría atravesar un momento complicado, tras el estudio del informe “Chilcot” que el más alto tribunal británico revisa minuciosamente estos días. Hay rumores sobre la diferencia de criterios jurídicos acerca de la responsabilidad del ex mandatario en los innumerables crímenes cometidos durante la invasión de Irak, aunque ya sabemos que el brazo de la Ley no acostumbra a caer sobre quien ostenta el poder político.

 

El Tribunal Superior de Justicia del Reino Unido se encuentra en una difícil situación, cual es la cancelación de la inmunidad de la que disfruta Blair, pese a su complicidad en un hecho tan sangriento como aquel, precipitado por los falsos informes del Departamento de Estado durante el gobierno de George W.Bush, en los que se aseguraba que el ejército de Sadam Hussein poseía armas de destrucción masiva.

 

Si el alto organismo decide suprimir la bula que aún ostenta el ex primer ministro de la Reina Isabel II, habría una posibilidad de que se abriera un proceso en contra de Blair.

 

Tras la publicación del informe Chilcot, tanto el premier, como su entonces Ministro de Asuntos Exteriores, John Prescott, además del Fiscal General durante aquella época, se han enfrentado a varios intentos de persecución judicial por un presunto delito de “agresión” basada en informaciones “incorrectas”.

 

Sin embargo, hasta hoy, estos procedimientos fueron desestimados en base a la inmunidad del ex primer ministro, así como por la Ley de Secretos Oficiales (que vela por la impunidad de los crímenes de Estado) que impidieron la apertura del correspondiente proceso.

 

En noviembre de 2016, no obstante, se abrió un nuevo expediente acusatorio contra Blair, basado en una denuncia del general iraquí Abdul-Wahid Shannan,  ex jefe del ejército de aquel país que reside en el exilio, rechazada por un Tribunal que se pronunció sobre el caso alegando que la acusación era “inadmisible”.

 

Sin embargo, los abogados encargados de la denuncia reclamaron ante el máximo organismo de justicia y obtuvieron una audiencia en el Tribuna Superior. Este último se encuentra analizando los argumentos de los abogados de ambas partes, para decidir la suerte de Blair.

 

La breva no caerá porque, en pura lógica, la justicia internacional debería actuar contra Aznar, Bush y Barroso, “Los Cuatro Criminales de las Azores”, tan culpables de crímenes de lesa humanidad como elogiados por la Mafia Mediática. El neoliberalismo tiene esas cosas.

 

https://tenacarlos.wordpress.com/

Top