El drama de los desahucios, las ganancias de los bancos

En 2016 fueron más de 100.000 los desahuciados

Las cifras de desahucios en 2016 ascendieron a 107.447 entre lanzamientos por impagos de alquileres y ejecuciones por impago de hipotecas. Si bien se redujo en un 29%, es una cifra altísima, teniendo en cuenta los niveles de crecimiento de la economía española. Según el Gobierno, la recaudación vuelve a niveles de 2008, el crecimiento del PBI fue mayor al 3%. Pero toda esta tendencia se basa en el empobrecimiento de los trabajadores.

 

El pico de ejecuciones hipotecarias se dio entre 2008 y 2014 con una media de 85.000 anuales. El lanzamiento por impago de alquileres, por otra parte, se encuentra en su punto máximo desde 2011 hasta ahora con un ritmo promedio de 66.000 por año. Estos números demuestran el verdadero drama que viven decenas de familias al año. Familias que fueron echadas por no pagar la hipoteca y luego por no pagar el alquiler.
Te puede interesar: Represión y detenidos para ejecutar otro desahucio en Madrid

 

La ocupación de pisos

 

También son miles y miles las familias que vuelven a ocupar el inmueble del cual han sido echadas u ocupan cualquier otro que han podido encontrar a mano. Actualmente hay más de 87.500 familias ocupando inmuebles “ilegalmente”, según un informe del Institut Cerdá. Esto afecta a más de 262.500 personas.

 

Esto se debe esencialmente a dos fenómenos importantísimos. Por un lado a un nivel de paro alto que no baja del 19% (y que llegó a un récord de 27%) desde inicios de la crisis. Por otro, a la fuerte devaluación salarial, la temporalidad, el subempleo; en síntesis, se debe a que un salario ya no alcanza para vivir.

 

Este estudio no da cuenta de la situación de hacinamiento. Hay familias que se ven obligadas a recurrir a alquilar una habitación para poder hacer frente al alquiler o la hipoteca. Y familias que no pueden pagar los exorbitantes alquileres del mercado y deben vivir en una habitación. Las camas “calientes” es otro fenómeno de la pobreza y la precariedad laboral.

 

Todo para la banca

 

La moratoria antidesahucios que el Gobierno de Rajoy promovió tan solo evitó que 24.000 familias hayan sido echadas de su domicilio. Algo que como se ve afecta apenas al 20% del total de los afectados el año pasado. Además, hay un plan para “ayudar” a las familias que no puedan pagar el alquiler de entre 150-400€ al mes que se embuchacarán los bancos. Lo cual claramente es una ayuda para la banca. También hay otra ayuda del Gobierno para jóvenes menores de 30 años con un máximo de 10.800 si compran el inmueble.

 

El Gobierno de Rajoy, en sintonía con los anteriores, ha sido el gran rescatador de la banca a costa de millones de trabajadores. La Administración se ha hecho cargo de los inmuebles en peor estado, ha absorbido la deuda de las Cajas en decenas de miles de millones de euros. Este año dedica 1.100 millones más al rescate. Y los mejores pisos, tratan de venderlos o alquilarlos a turistas.

 

Aún a pesar del dineral que la Administración volcó sobre la banca, los grandes bancos españoles disponen de pisos y suelo por un valor superior al rescate bancario, por 70.000 millones de euros, la mayoría sin ocupar. El rescate bancario, a día de hoy, llega a 60.700 millones de euros que elevó la deuda pública del 30% del PBI al 90% en su momento.

 

En el caso de las ciudades gobernadas por los Ayuntamientos del cambio, la situación no es mucho mejor. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) del barrio obrero de Vallecas ha denunciado esta semana una "oleada de desahucios sin precedentes" ejecutados por Bankia.
Desde la Plataforma apuntan contra la responsabilidad del Ayuntamiento de Madrid, que no impide los desahucios ni ofrece alternativas de viviendas. Desde la PAH Vallekas han denunciado como "injusta, desnortada y contraproducente" la política implementada desde el Ayuntamiento de Madrid y la oficina de Intermediación Hipotecaria.

 

Cómo solucionar la crisis de la vivienda

 

La realidad social de los estratos más pobres de la población y los trabajadores es desesperante, por ello es necesario implementar un programa de urgencia para en el plazo más breve dar una vivienda digna a todos y con un coste asequible.

 

En primer lugar, la Administración debe disponer, sin indemnización, de todas las propiedades que la banca, las grandes inmobiliarias, inversores y buitres tengan vacías para distribuirlas entre aquellas familias desahuciadas. Los trabajadores deben controlar dicha distribución a través de sus representantes directos: asociaciones vecinales y coordinadoras de afectados por las hipotecas. Cada familia pagará en función de sus posibilidades y un importe que no sea superior al 25% de sus ingresos.

 

En segundo lugar, se debe realizar un plan de obras públicas para resolver las necesidades de infraestructuras en los barrios populares (colegios, hospitales, plazas, etc.). Este plan debe ser financiado a través de impuestos a las grandes fortunas y debe ser controlado por los trabajadores. Dicho plan será un paso para contratar personas sin trabajo con un salario equivalente al costo de vida.

 

Esto tan solo son algunos primeros pasos de un plan para acabar con las penurias sociales que la banca y los gobiernos de los ricos hacen sufrir a los trabajadores. La nacionalización de la banca bajo control obrero es otra medida necesaria, considerando los enormes recursos que el Estado ya ha invertido en rescatar al sistema financiero, que sigue haciendo grandes ganancias a costa del pueblo trabajador.

 

Un programa anticapitalista que lleva a enfrentar al gobierno y al régimen. Solo con un gobierno de los trabajadores y el pueblo volveremos la tortilla a nuestro favor.

Foto: PAH Parla Twitter

http://www.izquierdadiario.es/El-drama-de-los-desahucios-las-ganancias-de-los-bancos?id_rubrique=2653

Top