La defensa de los recursos naturales del Sahara Occidental: los fracasos de algunos y las puertas giratorias

Mohamed VI y su Gobierno se muestran cada vez más perturbados ante los constantes fracasos diplomáticos en relación al expolio de los recursos naturales del Sáhara Occidental

 

 

Desde que en diciembre del pasado año el Tribunal de Justicia de la UE excluyera el territorio del Sáhara Occidental del acuerdo comercial entre la Unión Europea y Marruecos, “habida cuenta del estatuto separado y distinto reconocido al territorio del Sáhara Occidental en virtud de la Carta de Naciones Unidas y del principio de autodeterminación de los pueblos” (Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Gran Sala, Asunto C-104/16P), las reacciones –patéticas y ridículas– del régimen alauí no se han hecho esperar.

Comenzando por la UNIÓN AFRICANA cabe recordar el estrepitoso fracaso recién obtenido por Marruecos en Addis Abeba, en el marco de la XXIX Cumbre de Jefes de Estado  y de Gobierno de la UA, en presencia de un gran número de jefes de Estado y de Gobierno del continente africano.

Dicha cumbre ha supuesto, no solo un nuevo reconocimiento de la realidad abrumadora del estado saharaui, miembro de pleno derecho de la organización continental, sino que ha servido también para reactivar los mecanismos previstos con el fin de resolver el conflicto entre Marruecos y la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

A pesar del gran despliegue de medios diplomáticos y económicos, Marruecos ha aprendido, otra vez y no sin cierto resentimiento, que no se puede cambiar la postura de los países africanos respecto a la causa saharaui, ni las normas legales y principios políticos sobre los cuales se fundamenta la posición de la organización continental.

Quizás motivado por estos atronadores fracasos el Gobierno de Marruecos pretende ahora, mediante dos proyectos de ley, anexionarse el ESPACIO MARÍTIMO SAHARAUI. Una nueva muestra del compromiso del gran aliado de España con la legalidad internacional y los derechos humanos: lo que no ha conseguido ni en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ni en la propia Unión Africana trata ahora de lograrlo por la fuerza de la anexión supuestamente “legal”, en una decisión nula y sin efectos en tanto que constituye una flagrante violación del derecho internacional y el status del Sáhara Occidental como Territorio No Autónomo inscrito en el Comité de NNUU.

Ana Palacio

NO TODO ESTÁ PERDIDO. Para defender que la tierra no es redonda, es decir, que el Sáhara Occidental forma parte de Marruecos, el régimen ha “fichado” ahora, al igual que tantas otras veces en el pasado, a la EX MINISTRA DE ASUNTOS EXTERIORES ANA PALACIO, seguramente motivado por su fama de experta en relaciones internacionales y resolución de conflictos, pasando a formar parte del consejo asesor de la sociedad estatal de fosfatos, uno de los recursos naturales que el régimen expolia sin control y de forma totalmente contraria al derecho internacional.

Mientras tanto, el Gobierno Español, y buena parte de los medios de comunicación, continúan mirando hacia Venezuela, quizás convencidos de que centrando la atención en un conflicto a miles de kilómetros se apagarán las llamas del Rif o se olvidará la represión creciente contra las y los defensores saharauis de los derechos humanos. Sin duda, perspicaz estrategia la del Gobierno de España.

NO EN NUESTRO NOMBRE. A Ana Palacio, al Gobierno Español y a todos aquellos que denuncian las violaciones de los derechos humanos a miles y miles de kilómetros pero que callan sin vergüenza, cuando no cobran, ante lo que ocurre en el Sáhara Occidental, en la excolonia española y a escasas millas del territorio del Estado, les decimos NO en nuestro nombre: cuando silencian las duras condenas impuestas a los estudiantes saharauis o el silencio cómplice ante el juicio farsa, por enésima vez aplazado, del llamado grupo de Gdeim Izik.

Mientras tanto, para Ana Palacio, en su calidad de experta en derechos humanos, nos permitimos recordarle un pequeño texto que asumimos como compromiso: “No nos vamos a cruzar de brazos. Tenemos mucho que perder, de modo que tenemos mucho que proteger. Y nuestros derechos, los derechos de los demás, el futuro mismo de nuestro planeta, no deben ser malogrados por estos irresponsables especuladores de la política”  (Ceremonia inaugural del 34º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.  Discurso del Sr. Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, 27 de febrero de 2017).

No lo olviden. El Pueblo Saharaui, y su legítimo representante el Frente POLISARIO, nunca caminarán solos.





Gracias a: CEAS-Sáhara
Fuente: https://ceas-sahara.es/la-defensa-los-recursos-naturales/
Fecha de publicación del artículo original: 12/07/2017
URL de esta página en Tlaxcala: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=20917

Top