La cocina de las votaciones de Podemos

- Un tercio de los inscritos que participaron en las primarias de Vistalegre 2 no eligió a Pablo Iglesias en el Consejo Ciudadano.

- El secretario general recibió 103.588 sufragios. Pablo Echenique 81.772 e Íñigo Errejón 79.296

- El sistema de recuento, #Desborda, penalizó a la lista de Anticapitalistas en beneficio de Podemos para Todas (Iglesias)

- Los inscritos optaron de forma mayoritaria por una lista y por mantener el orden de las distintas candidaturas

 

De las  155.190 personas que participaron en la elección del Consejo Ciudadano de Podemos, 103.588 votaron a Pablo Iglesias en alguna posición. 81.772 le dieron algún punto a Pablo Echenique. Y 79.296 a Íñigo Errejón. Fueron  los tres candidatos más votados tanto en el número de puntos acumulados como en los inscritos que les eligieron, según los datos completos del escrutinio y del recuento. Una información que será analizada por las distintas candidaturas con mucha atención ya que determinará el peso real de cada una, y de sus integrantes, más allá de los titulares con los que se cerró Vistalegre 2.

El sistema de votación usado en la II Asamblea Ciudadana de Podemos, #Desborda, ofrece dos variables: número de personas que votan a cada candidato y número de puntos que recibe. El método consistía en otorgar a cada aspirante a entrar en los órganos una puntuación entre 80 y 19. El que más puntos sumara sería el primero en entrar al Consejo Ciudadano y así sucesivamente.

El candidato al que más inscritos situaron como su primera opción para el Consejo Ciudadano fue Pablo Iglesias: 80.315. Un poco más de la mitad (52,6%). Como número 2, le señalaron 5.451 personas. Y como número 3, 2.510. Como Iglesias fue elegido secretario general, la lista corrió un puesto.

El voto en el caso de Echenique fue más distribuido. El secretario de Organización fue poco votado en primera posición (938). Sus números mejoran en los siguientes puestos: 7.814, 12.736, 10.963, 28.553. Esa acumulación es lo que le catapultó al frente de la lista.

Errejón, por su parte, recibió 46.624 votos como número uno de su lista. Como en el caso de Iglesias, la distribución cae mucho en las siguientes categorías: 7.320 le votan en segunda posición y 2.574 en tercera.

Mucho más atrás destaca la figura de Miguel Urbán. El líder de Anticapitalistas se situó en el puesto número 20 en las primarias. Pero recibió 11.165 votos en primera posición, lo que le permitió romper el efecto de las listas. La segunda persona de su candidatura que entró en el Consejo Ciudadano, Beatriz Gimeno, se fue al puesto 44 del resultado final.

Anticapitalistas, los más perjudicados

El próximo Consejo Ciudadano de Podemos tendrá representación de tres listas. La de Pablo Iglesias recibió la mitad de los votos emitidos en las primarias.  Recuperar la Ilusión un 33,6% y Podemos en Movimiento (de Anticapitalistas), un 13,8%.

La lista liderada por Miguel Urbán fue, de lejos, la más perjudicada por el sistema #Desborda. Su 13,8% de votos le ha permitido lograr 2 consejeros, poco más del 3% de los que se disputaban.

En cualquiera de  los otros dos sistemas que se propuesieron para el referéndum de diciembre, Anticapitalistas habría logrado más representación. Con el sistema proporcional puro de Recuperar la Ilusión se habrían hecho con nueve asientos. Con el Dowdall, el mismo que se usó en las primarias de Ahora Madrid, 10.

Curiosamente, el sistema promovido por la candidatura de Errejón le habría dado a su lista menos puestos que el #Desborda, que tenía un sesgo mayoritario que perjudicaba a la tercera y siguientes listas.

Con el sistema mayortiario utilizado habitualmente en Podemos hasta estas primarias, la lista de Iglesias habría arrasado: tendría siete consejeros más. Los que perdería la candidatura de Errejón.

La distribución de los votos también ofrece información sobre cómo actuaron los inscritos en las primarias de Podemos. Los 20 primeros candidatos recibieron la mayoría de votos en la misma posición en la que estaban propuestos en la candidatura. Es decir, la mayoría de los inscritos votaron en formato plancha, como si las listas fueran cerradas y no abiertas. Hubo una mezcla y una redistribución de personas limitada.

Algunos casos se saltan esta premisa. Destaca el del diputado canario Alberto Rodríguez.

Los inscritos tampoco agotaron los 62 puestos que debían elegir. Al menos no de forma mayoritaria. El número de votantes que votaba con alguien ha sido inversamente proporcional a la posición en la lista.

 

Fuente: (Ver gráficos) http://www.eldiario.es/politica/datos-cocina-votaciones-Podemos_0_612089572.html

Top