El tren como símbolo del oeste vaciado

Imprimir

Despoblación: Cuando se suprimieron 3.000 km de ferrocarril en la España de 1985, se estaba iniciando el proceso de la España vaciada.

España vaciada MTRP

 

[Ferrocaril Ruta de la Plata, entre Sevilla y Gijón]

 

Como miembro del Movimiento por el Tren Ruta de la Plata, considero positivos todos los acuerdos, convocatorias, medidas y propuestas que tratan y estudian medidas contra el despoblamiento de las comarcas del oeste peninsular. Estas ya tienen desventajas demográficas graves y estructurales, por lo que el ferrocarril puede suponer un verdadero apoyo y su promoción una estrategia adecuada.

 

En este sentido, no puedo más que apoyar la esencia y reivindicación de la España Vaciada  de este 31 de marzo, pese a que me parece que son las políticas de los partidos que han gobernado España, y su seguidismo del modelo de desarrollo económico crecentista neoliberal, las auténticas responsables de esta situación de descontrol económico y vaciamiento de nuestros pueblos. Así, me pregunto:
¿Hay una mejor forma de compensar los efectos negativos de la baja densidad de población en nuestras comarcas, que establecer una estrategia contra el cambio climático y un nuevo modelo económico sostenible en base a los recursos existentes? O sea, un desarrollo económico social, y no depredador, diversificado y conectado con los flujos y tendencias del mundo globalizado en nuestra tierra.

 

El modelo de tren que pasa de largo por las comarcas agrícolas es el remate de esta España vaciada

 

¿Es que promover y defender una economía circular no es parar obras del AVE y fomentar el Ferrocarril Convencional que ya pasa -o recuperar líneas abandonadas- por nuestros pueblos aislados?
El modelo de tren que pasa de largo por las comarcas agrícolas es el remate de esta España vaciada, es necesario apoyar y recuperar a personas que cuiden y defiendan el delicado equilibrio entre agricultura y naturaleza, defender nuestras tierras de la instalación de todo tipo de megaproyectos: minas a cielo abierto, parques de ocio en primera línea de río o embalse, ganadería industrial, campos de golf y enormes urbanizaciones de segundas residencias.12

 

Las consecuencias sociales, culturales y ambientales de este vaciamiento se traducen así en contaminación, pérdida de suelos, destrucción o alteración de hábitats, malgasto de agua, polución del aire, impactos sobre la salud de las personas, pérdida de valores y culturas ancestrales y más desempleo y abandono rural.

 

El problema de la España vaciada deriva fundamentalmente del modelo de desarrollo económico el Estado español que, en línea con la globalización capitalista, ha fomentado la concentración de la producción y las inversiones en unos territorios a costa de otros. Es fundamental evitar el modelo de extracción masiva de recursos como la minería, la agroindustria u otras a actividades contaminantes o de riesgo para la salud de las personas como las centrales nucleares, que destruyen los medios de vida en los territorios rurales –como la ganadería extensiva y la pequeña agricultura– y que, lejos de fijar población, la sigue expulsando.

 

El cambio de paradigma debe pasar a su vez por fomentar un modelo de desarrollo rural no solo compatible con la conservación de la biodiversidad y el patrimonio natural,sino que incluso coloquen estos valores como su motor.

 

Hay que luchar para garantizar el acceso a la tierra, la recuperación de terrenos comunales, y las iniciativas agroecológicas

 

Hay que luchar para garantizar el acceso a la tierra, la recuperación de terrenos comunales, y las iniciativas agroecológicas. Debe promocionarse la soberanía alimentaria, el consumo de proximidad, el comercio justo, las monedas locales, el cambio de modelo energético fomentando el autoconsumo, las cooperativas para la construcción de la propia vivienda, las cooperativas para las reformas en aras a la eficiencia energética de las viviendas, el acceso a internet en el medio rural, la educación y salud públicas en el medio rural, planes de reforestación, de prevención de incendios, de turismo rural diversificado: turismo de naturaleza, estrellas, creatividad, expresiones artísticas, y otras experiencias generadoras de salud y bienestar.

 

 

Por último, es urgente introducir en el modelo educativo valores asociados a las culturas rurales y de defensa del territorio y su patrimonio natural que permitan una revalorización de la vida y la identidad rurales, así como de la importancia de los trabajos de las mujeres en el sostenimiento de la vida rural, cuidando de una población extremadamente envejecida, de las escuelas rurales o de innumerables pequeñas empresas de turismo o pequeño comercio, a la vez que produciendo y transformando alimentos.

Por todas estas razones, el Movimiento por el Tren Ruta de la Plata es escéptico con este tipo de movilizaciones que no entran a cuestionar la lógica neoliberal, que prima a los territorios ricos a costa de los pobres, que prima lo urbano sobre lo rural, que prima la inversión en el ferrocarril AVE de las élites a costa del ferrocarril convencional, que se abandona en las comarcas. Cuando se suprimieron 3.000 km de ferrocarril en la España de 1985, se estaba iniciando el proceso de la España vaciada.

Julio César Pintos Cubo
 
Movimiento por el Tren Ruta de la Plata.
Foto cedida por Pablo Novo y Media Distancia Zamora.
https://www.elsaltodiario.com/despoblamiento/tren-como-simbolo-oeste-vaciado-espa%C3%B1a-vaciada

http://asturbulla.org/index.php/181-global/destacado-asturias/politca-economica/38337-el-tren-como-simbolo-del-oeste-vaciado