Cómo financiar la recuperación de la España Vaciada

Destinando un 20% del impuesto de hidrocarburos a la reforestación, en 2050 se conseguiría neutralizar el CO2 emitido por los vehículos de combustión

<p>Sumidero. España vacía.</p>

 

Sumidero. España vacía.

Buena parte del territorio que abarca la denominada España Vaciada, que básicamente está en las dos Castillas y Aragón, es de interés general desde el punto de vista de la preservación del ecosistema. Son espacios que contribuyen a frenar el avance de la desertización y a la mejora de la calidad del oxígeno que se respira en el conjunto de España. Por eso, la protección de estas regiones es, seguramente, el mejor argumento para obtener recursos que creen empleo y fijen población.

 

Sirva de ejemplo la comarca de Pinares de Burgos y Soria, una zona que abarca las sierras de la Demanda y Urbión, con una extensión de más de 1.200 kilómetros cuadrados de pinar y apenas 14.000 habitantes, repartidos por 23 municipios. Esta comarca vive de la explotación de la madera, de la ganadería y del turismo. Aquí, el interés medioambiental es máximo.

Es curioso que casi todos hayamos estudiado que la Amazonía es el pulmón del mundo, pero, seguramente, mucha gente desconoce que esta zona es uno de los grandes pulmones de España. Un metro cúbico de madera inmoviliza una tonelada de CO2, de manera que el bosque de la Comarca de Pinares ejerce la función de sumidero que tragando el CO2 generado por las grandes ciudades.

 

Estos bosques llevan décadas sin sufrir incendios de relevancia porque el monte es comunal en casi todos los municipios, de tal manera que los niños desde la infancia aprendemos que el pinar es lo primero. Que si hay un incendio se deja todo y se sale disparado para apagarlo. Cada verano hay conatos de fuego, los rayos suelen ser la principal causa, pero no prenden; enseguida el pueblo se echa encima.

El problema es que cada vez hay menos población, menos gente que corre a apagar el fuego, y más turistas que no han mamado el respeto reverencial al pinar. Han mejorado mucho los medios de extinción, pero también se ha facilitado la proximidad del monte al ciudadano, con pistas forestales que casi suben a los Picos de Urbión o a las Lagunas Glaciares de Neila, algo increíble hace pocas décadas.

La preservación de este enorme pinar debería ser una prioridad, no sólo para la administración de Castilla y León, que seguro que le dedica muchos recursos, si no para el gobierno de España e incluso para la Unión Europea.

Cualquiera que hable con los alcaldes de estos municipios oirá que sus montes son un polvorín, que necesitan mucha más limpieza, mucha más labor de prevención. El tópico que asevera que los fuegos se apagan en invierno es una gran verdad, es entonces cuando hay que hacer muchas tareas preventivas. Pero, de dónde sacamos el dinero, exclaman estos alcaldes, para pagar los jornales necesarios para mantener limpio el pinar.

Si seguimos viendo el futuro con la mirada del pasado no encontraremos ninguna solución, pero la respuesta para gran parte de la España Vaciada es muy clara: cobrar por reciclar el CO2 que generan las grandes ciudades. Igual que se extendió el axioma de que el que contamina paga, hay que dar el salto a que el que conserva, el que oxigena, cobra.

Esos recursos los deberían recibir directamente estos municipios y los tendrían que destinar obligatoriamente a la conservación de estos pinares. El mantenimiento de estos bosques supondría la creación de un buen número de puestos de trabajo estables. Además, ese enfoque haría que esta comarca, por seguir con el ejemplo, fuera aún más interesante para el turismo. Si hay trabajo hay un proyecto vital, habrá escuelas, consultorios médicos y negocios. Sin trabajo, no hay futuro, sólo lamentaciones.

Habrá quien piense que esto es una utopía; pues no. El presidente de Repsol, Antonio Brufau, persona más acreditada que yo, dijo algo muy parecido el 3 de octubre en una conferencia en Bruselas. Brufau sorprendió a propios y extraños proponiendo que el 20% de lo que se recauda por el impuesto de hidrocarburos se dedique a reforestar. Estima que si se hiciera dicho plan de reforestaciones, en 30 años, de aquí al 2050 se neutralizaría lo que se contamina quemando combustible con los coches.

En 2018 se recaudaron en España 11.210 millones por el impuesto de hidrocarburos, de manera que ese 20% equivale a disponer de 2.240 millones cada año para reforestar y conservar nuestros bosques. Los alcaldes de la comarca de Pinares llorarían si les llegara el 1% de este importe. Con 22,4 millones de euros da para dar trabajo a 746 personas con sueldos de 30.000 euros brutos al año. ¿Se lo imaginan?

Otra cuestión es de dónde sacamos a esas 746 personas, dado que estamos hablando de zonas donde apenas hay paro, dado que el que ha querido trabajar hace tiempo que se marchó a las grandes urbes. Pero ese es otro tema que seguramente encuentra solución en Cádiz, por ejemplo.

––––––

Aurelio Medel es doctor en Ciencias de la Información. Profesor de Periodismo en la Universidad Complutense. De Neila (Burgos).

https://ctxt.es/es/20191127/Politica/29575/Aurelio-Medel-dobladillo-despoblacion-Espana-Vaciada-Castilla.htm?utm_campaign=adelanto-26-de-noviembre-gratuitos&utm_medium=email&utm_source=acumbamail

Top