Asturias, la región que menos creció en 2008

Imprimir
El Principado fue la comunidad con menor aumento del PIB, menos ganancia de productividad, peor comportamiento industrial y quinto saldo comercial más negativo con el exterior, según Funcas
LNE
Asturias fue la comunidad autónoma con menor crecimiento económico en 2008, menos ganancia de productividad, menor aumento de la población activa y menor incremento demográfico. Y fue también la comunidad con peor comportamiento de su industria manufacturera y la quinta región con saldo exportador más negativo.

Pese a ello, Asturias cerró el ejercicio con la sexta menor tasa de paro del país y mantuvo su mejora en renta familiar disponible, merced a las transferencias recibidas de otras comunidades y del Estado, lo que, junto con la menor progresión demográfica, le ha permitido seguir convergiendo con la media de la zona del euro en índice de PIB por habitante en poder de compra. En 2008 Asturias fue la penúltima de las doce comunidades que superaron el 90% de la media de los quince países de la zona monetaria del euro, aunque aún sigue 9,6 puntos por debajo de la media española, cuyo índice de convergencia se sitúa en el 99,66% de la UE-15.

El «Avance de las magnitudes económicas españolas en 2008», realizado por los economistas Julio Alcaide Inchausti y Pablo Alcaide Guindo, y difundido ayer por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), revela que Asturias volvió a ser, un año más, la región con menor pulso económico en 2008. El año pasado el PIB asturiano aumentó el 0,82%, el menor incremento del país y 0,33 puntos inferior a la media nacional (1,15%).

Este débil comportamiento, que viene siendo un rasgo inveterado en el comportamiento económico asturiano, se produce pese a la mejora paulatina del dinamismo del sector privado -una vez culminado el fortísimo saneamiento y reducción a que estuvieron abocados sus antiguos sectores caducos durante dos décadas- y, lo que es más significativo para evaluar la debilidad intrínseca asturiana, pese a la magna contribución que está teniendo en los últimos años en el PIB asturiano la inversión pública en algunas de las mayores obras de infraestructura de la historia moderna regional.

El desglose de Funcas retrata que en Asturias aguantaron sobremanera los sectores de servicios, energético y primario, mientras que cayó el resto. Los servicios públicos, con un aumento del 3,54% (3,90% de media en España), tuvieron el mejor comportamiento, seguidos de los servicios privados, que contribuyeron a la riqueza regional con un aumento del 2,65%, superior a su aportación en España (2,38%). El sector de energía y agua avanzó el 1,1% en Asturias (1,72% en España); la agricultura, el 1% (1,85% en España), y la pesca marítima, el 0,42% (0,45% en el conjunto nacional). A la inversa, la industria transformadora cayó el 4,6% (la mayor reducción del país, donde el retroceso medio fue del 2,65%), mientras que la construcción, aunque menguó el 2,08%, no sufrió tanto como en el resto de España, por la obra pública y la menor exposición de Asturias al ladrillo.

La productividad, un factor clave en la competitividad, tuvo en Asturias el menor avance del país (1,02%, frente a una media española del 1,75%). Asturias fue también la región con menor aumento demográfico (0,03%, frente al promedio nacional del 1,63%) y persiste como el territorio con menor tasa de actividad del país: 51,9%.

Pese a ello, y probablemente a causa de su menor exposición al negocio inmobiliario, el empleo asturiano ha soportado mejor que la media el embate de la crisis en 2008: la reducción del empleo, del 0,2%, la situó entre las nueve regiones con menor quebranto laboral, e inferior a la destrucción media en el país (-0,59%). Como consecuencia de ello, y de la vigorosa creación de puestos de trabajo en los últimos años, Asturias cerró 2008 con una tasa de paro del 8,43%, la sexta menor de España.

El saldo exterior de Asturias (comercio con otras regiones y países) fue el quinto más negativo (déficit entre compras y ventas), por lo que el crecimiento asturiano reposa sobre todo en la demanda interna, que en ocho años ha pasado de ser inferior en más de 5 puntos a la media nacional a superarla en otros tantos. Ello es posible por un aumento de la renta familiar de la región merced a las transferencias públicas: si en 2000 la renta familiar bruta era el 6,67% inferior a la media nacional, en 2008 fue el 2,65% superior.

http://asturbulla.org/index.php/asturias-principal/2742-asturias-la-region-que-menos-crecio-en-2008