Las anomalías en las contrataciones del Hospital Universitario Central de Asturias, HUCA, y del SESPA

Asturbulla.- La Sindicatura de Cuentas destaca que el HUCA es un ejemplo de las anomalías en las contrataciones de la Administración asturiana. En su informe la "recomendación" al SESPA es «la existencia de ... de facturas no registradas en 2006» por importe de 75 millones de euros. Ante la crisis, despilfarro o algo aún peor, pero no pasa nada, esto no es delito.

 

 

El informe apunta como destacable la "inexistencia de facturas", es decir, así denominan ahora a las "facturas inexistentes", en realidad es lo mismos, pero dicho así no lo es, no lo parece. Están hablando de 75 millones de euros, dice la Sindicatura de Cuentas, pero no hay más intervención y muncho menos sanciones ni responsabilidades. Tampoco el ministerio Fiscal tan pródigo en llevar por la vía criminal y como de terrorismo los asuntos estrictamente laborales, no muestra ahora interés alguno en velar por el patrimonio millonario de los asturianos "manipulados" por unos pocos sin control alguno, según el informe oficial publicado.

 

Que el Síndico Mayor, Avelino Viejo, diga que «No añado ni quito, sólo constato» es una burla, dicho suavemente; porque si ve irregularidades que las ponga encima de la mesa y si es algo más, hay juzgados de guardia a donde debería llevarlas, que para eso están. Pero, si fuera alguna otra cosa, que dimita o que se calle, pero que no se justifique y nos aturda con un juego de palabras y menos que no encubra a nadie con ellas, que tal parece ser que es lo que está haciendo.

 

 

LNE. Juan A. Ardura
El informe de la Sindicatura de Cuentas destaca que la adjudicación de las obras del nuevo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) es un ejemplo de las anomalías detectadas en las contrataciones realizadas por la Administración regional.

-Los criterios subjetivos de la mesa de contratación del HUCA: El órgano encargado de adjudicar las obras introdujo nuevos criterios una vez abiertas las distintas ofertas. A juicio de la Sindicatura de Cuentas, esos subcriterios carecen de la objetividad exigida por la ley de Contratos y dan pie a posibles arbitrariedades en la adjudicación.

- Las recomendaciones al SESPA. La Sindicatura de Cuentas incluyó en su informe de la Cuenta General de 2006 varias recomendaciones al SESPA, una entidad que ya recibió antes toques de atención por parte de la Intervención del Principado. La más llamativa es «la existencia de un volumen significativo de facturas no registradas contable ni presupuestariamente en el ejercicio de 2006» por importe de 75 millones de euros.

Avelino Viejo, ayer, en la Junta General.
angel gonzález

 

 

 

 

«No añado ni quito, sólo constato». El síndico mayor del Principado, Avelino Viejo, advirtió con esas palabras de la existencia de deficiencias de carácter administrativo en la adjudicación de las obras de construcción del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). El síndico compareció ayer ante la Comisión de Economía de la Junta General para responder ante los grupos parlamentarios sobre los informes definitivos de la Cuenta General correspondientes a 2005 y 2006 y sobre la fiscalización del sector local en el ejercicio de 2005.

El informe elaborado por la Sindicatura de Cuentas sobre el año 2005 analiza 32 contratos administrativos, entre los que se encuentra el correspondiente al proyecto del nuevo hospital. La diputada del PP Alejandra Cuétara solicitó explicaciones al síndico mayor sobre las anomalías de ese contrato y repitió parte de las conclusiones del organismo fiscalizador: «En la mesa de contratación se establecieron subcriterios no conocidos, que carecen de la objetividad exigida en la ley de Contratos de la Administración Pública y sólo propician la posibilidad de la arbitrariedad». La respuesta de Avelino Viejo, fiel a su estilo, fue: «Ni añado ni quito, sólo constato».

El síndico mayor, a renglón seguido, hizo un llamamiento a la cautela ante la valoración de los informes elaborados por la Sindicatura de Cuentas. «Otra cosa distinta es cómo precisar el alcance de lo que esto significa. La existencia de subcriterios no conlleva una arbitrariedad estricta. No quisiera que se minimizara lo que se dice en el informe, pero tampoco que se exacerbe». En otro momento de su intervención, el síndico mayor también quiso dejar patente que la Sindicatura de Cuentas «no ha apreciado indicios de responsabilidad contable» en todos los contratos auditados a la Administración regional. Es decir, las auditorías practicadas por el órgano fiscalizador regional han constatado la existencia de anomalías o irregularidades administrativas pero, en ningún caso, indicios de posibles delitos por malversación de fondos públicos.

Alejandra Cuétara manifestó que las conclusiones de la Sindicatura de Cuentas sobre las contrataciones realizadas por la Administración regional y, especialmente, la adjudicación del nuevo hospital ponen de relieve «que no estamos ante una cuestión meramente formal, es un asunto de fondo: el procedimiento no fue objetivo». La diputada lamentó que las recomendaciones de las auditorías realizadas por el Tribunal de Cuentas o la Sindicatura regional «no se cumplen nunca» y que el Gobierno regional se comporta ante esas indicaciones «como quien oye llover». Alejandra Cuétara aprovechó la presencia de Avelino Viejo en la Comisión de Economía de la Junta para pedirle explicaciones sobre por qué su nombre aparece en los informes de la Intervención regional como perceptor de cantidades indebidas. «Es un desprestigio que el Síndico mayor aparezca en los informes de la intervención», dijo la diputada. Avelino Viejo se remitió a lo declarado meses atrás cuando dijo que tenía su salario en regla.


 

Top