La caída de tráficos complica la financiación de 80 millones del sobrecoste de El Musel

Díaz Rato y Menéndez Rexach, director y presidente de El Musel

 

LNE

 

 

El Gobierno del Estado está dispuesto a asumir los otros 135 millones de desfase por la ampliación del puerto si Bruselas, que prosigue su investigación, no da más fondos

 

Un año después de que el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Gijón aprobara la modificación del proyecto del superpuerto, un 18 de diciembre de 2007, sigue sin estar totalmente asegurada la financiación de la mayor obra licitada en Asturias. A los problemas que han surgido en la Comisión Europea en el trámite de la petición de nuevos fondos de cohesión se unen ahora los que derivan de la caída de tráficos en El Musel a lo largo de 2008, una situación que puede complicar la operación económica para cubrir al menos 80 millones del sobrecoste acumulado, explicaron fuentes conocedoras de los detalles del citado desfase presupuestario.

 



No todo son malas noticias. El presidente de Puertos del Estado (El Musel y Avilés pertenecen al sistema estatal), Mariano Navas, confirmó el pasado lunes en Madrid, en unas jornadas sobre las redes de transporte transeuropeas, que el Gobierno de España asumirá en todo caso, con los encajes presupuestarios que sean precisos, 135 millones del sobrecoste si la Comisión Europea, finalmente, decide no conceder nuevos fondos de cohesión para la ampliación de la terminal gijonesa. Así lo explicó ayer un portavoz de Puertos del Estado, para quien esa financiación «está asegurada».



El presidente de El Musel, Fernando Menéndez Rexach, explicó a este diario, el pasado septiembre, que el plan económico de la Autoridad Portuaria para cubrir ese sobrecoste, fijado en 216 millones (sin IVA), tiene dos líneas. La primera depende de la aprobación europea de nuevos fondos de cohesión, hasta 135 millones, mientras que los 81 millones restantes se financiarían recurriendo de nuevo al endeudamiento. El Puerto ya se vio obligado a acudir a la deuda cuando adjudicó la obra, en enero de 2004, a la unión de temporal de empresas Dique Torres. Entonces pidió al Banco Europeo de Inversiones (BEI) un crédito de 250 millones y completó el presupuesto para la ampliación, las cuentas que modificó hace un año, con la concesión de un montante de 247,7 millones en fondos de cohesión.



Las fuentes antes citadas indicaron que el recurso a la deuda, es decir, los 250 millones comprometidos con el BEI y los algo más de 80 millones de una parte del sobrecoste, está fundamentado en un crecimiento de los tráficos de El Musel y, por tanto, en un aumento de los ingresos económicos. Los resultados de este año, con un movimiento de toneladas previsiblemente inferior al de 2007, añaden dificultades al planteamiento financiero de la Autoridad Portuaria.



La dársena gijonesa lleva movidas este año, según datos del pasado 30 de noviembre, un total de 18,1 millones de toneladas, 798.801 toneladas menos que en el mismo mes de 2007. Los datos se desvían a la baja respecto a las previsiones de tráficos que justifican el superpuerto, en el que la nueva terminal de graneles sólidos tiene capacidad para 25 millones de toneladas al año. Y esos datos son peores que los de 2005, cuando El Musel batió su récord, con un movimiento de 21,7 millones de toneladas.



Los resultados de este año, con una caída de los tráficos de carbón de más de 1,5 millones de toneladas, se explican por el aumento del precio internacional de este mineral y por las menores importaciones de HC Energía. Pero hay preocupación entre algunos responsables del Gobierno del Principado (Vicente Álvarez Areces nombra al presidente de la Autoridad Portuaria), ya que, pese al aumento de la mercancía general, y en concreto de los movimientos de contenedores, y el mayor volumen de importaciones de mineral de hierro, los datos del actual ejercicio pueden ser los peores de los últimos años.



Las declaraciones de Mariano Navas han sido bien recibidas, aunque la Comisión Europea, donde el proyecto de ampliación del puerto tiene poderosos defensores, como el comisario de Transportes, el italiano Antonio Tajani, aún no se ha pronunciado sobre la petición española. ¿Tiene ya información el Gobierno de España y de ahí las manifestaciones del presidente de Puertos del Estado? La Dirección General de Política Regional (DG REGIO) de la Unión Europea, encargada de los fondos de cohesión, paralizó su pronunciamiento sobre las nuevas ayudas para El Musel, incluidas en el programa operativo para el período 2007-2013, por dos denuncias, una de Los Verdes y otra de Andecha Astur (a través del eurodiputado de Eusko Alkartasuna Mikel Irujo), que debe resolver la Dirección General de Mercado Interior. En ambas denuncias se critica la gestión de las subvenciones concedidas para la ampliación de la dársena gijonesa. La Autoridad Portuaria justificó el sobrecoste económico, autorizado por el Ministerio de Fomento, por problemas de abastecimiento con las canteras.

Top