Principado y Ayuntamiento tramitan la tercera licencia para legalizar la Plantona La depuradora y las playas

Los vecinos alegarán contra el trámite que busca evitar el cierre de la instalación, abierta hace 14 años, antes de que se integre en la depuradora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una imagen de las instalaciones de la Plantona. marcos león

LNE

La Consejería de Medio Ambiente acaba de tramitar ante el Ayuntamiento de Gijón una petición de licencia para la estación de pretratamiento de la zona Este: la popular y polémica Plantona, inaugurada hace 14 años y, desde entonces, objeto de litigios con los vecinos. La decisión de solicitar de nuevo la licencia (la tercera, según los vecinos) es la vía para garantizar la legalidad de la instalación hasta que se construya la nueva depuradora, después de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias que obligaba a su clausura.

El trámite administrativo ha provocado un gran malestar en la comunidad de El Pisón por la clausura de la Plantona. Los propietarios están convocados a una asamblea que tendrá lugar hoy, a las 20 horas. Mientras, el Ayuntamiento de Gijón anunció ayer la petición de la Consejería desde la Oficina Municipal de Actividades Clasificadas, al desarrollarse en la Plantona una actividad sujeta al Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas. Los afectados tienen, a partir de hoy, diez días para exponer por escrito ante el Ayuntamiento sus alegaciones a esta petición de la Consejería de Medio Ambiente.

Tras más de catorce años de pleitos, en junio, el TSJA rechazaba el recurso del Ayuntamiento de Gijón contra la sentencia previa de julio del año 2006 que daba la razón a los vecinos de El Pisón sobre el incumplimiento de la legislación por parte de la planta de pretratamiento. A partir de esa decisión, los vecinos exigieron la clausura de la Plantona, mientras las administraciones restaban valor efectivo a la sentencia, al entender que se había producido un cambio de legislación que dejaba fuera de lugar el argumento de que una instalación de este tipo debería estar a más de 2.000 metros de un núcleo poblado. Principado y Ayuntamiento vinculan ahora la Plantona a la ley de acompañamiento a los Presupuestos del Principado de Asturias para 2007 y la nueva licencia busca adecuar la realidad de la planta de pretratamiento a esa legislación. Además, la Plantona como tal desaparecerá para ser una parte más de la instalación subterránea de la depuradora de la zona Este.

«Lo que buscan es una licencia provisional que dure hasta la depuradora y evitar la sentencia firme de clausura de la Plantona. Nosotros vamos a presentar alegaciones, exigir la ejecución de la sentencia y, si el Ayuntamiento concede la licencia, plantear una querella criminal por prevaricación. Sería la tercera vez que buscaran legalizar esa instalación», explicaba ayer el abogado Marcelino Abraira.

Si la señora Felgueroso ha pretendido impresionar a los gijoneses diciendo, el día 4 de julio de 2008, en este mismo diario, que «el cierre de la Plantona obligaría a hacer los vertidos al río Piles», nosotros, desde esta Asociación de Vecinos «San Julián» de Somió, le contestamos que tal afirmación no nos ha impresionado en absoluto.

Verter en el río Piles significa verter en las playas de Gijón, no sólo en la de San Lorenzo, y quienes seguimos muy de cerca las cosas de nuestra ciudad hemos presenciado que, durante varios años, aguas residuales han sido vertidas, en verano y noche tras noche, al río Piles. Esto se ha realizado con entero conocimiento municipal, pues agentes uniformados se ocupaban de hacer respetar el contenido de los carteles colocados sobre la arena, al borde del río, que decían «prohibido el baño», lo que sucedía en la parte playera del río Piles, zona conocida en Gijón como «el tostaderu».

La ampliación, relativamente reciente, del túnel construido a principios del pasado siglo que permitió el traslado de un mayor volumen de vertido al emisario situado en la zona costera próxima a Rosario Acuña hace posible que, en la actualidad, todo el caudal de residuales sin depurar que pasa por la Plantona se esté vertiendo en la bocana de nuestras playas y que el nordeste veraniego, en colaboración con el gran muelle, se encargue de poner lo vertido a disposición de nuestros bañistas y surfistas estivales.

La contaminación a través del río Piles con la que nuestra Alcaldesa nos amenaza es más espectacular, pero no más eficaz que la que actualmente viene practicando vía Plantona-emisario-nuevo muelle-nordeste veraniego-destino playas urbanas de Gijón.

Como conclusión, es preciso decir que sólo la ignorancia o su pariente la mala fe pueden inspirar a quienes intentan hacer vertidos de residuales en la costa este de nuestra ciudad. Quienes tal cosa promueven nos obligan a suponer que se acomodan a intereses oscuros que tratan de monopolizar todo el amplio suelo ocupado al mar en la ampliación del puerto de El Musel, con un altísimo costo social, no exento de escándalo añadido.

Consecuentemente a todo lo antedicho, cabe que hagamos a los políticos hoy en el poder y a los técnicos a su servicio algunas preguntas:

¿Se ignora en la Confederación Hidrográfica del Norte de España, en la autonomía, en el Ayuntamiento que cualquier liquido vertido durante el verano por el emisario a las once de la mañana se sitúa a las doce, minutos más o menos, en la playa de San Lorenzo?

¿Desconocen los técnicos de estos organismos que las aguas depuradas del futuro son aún tóxicas en su contenido?

Nos es difícil suponer tanta incompetencia en tantos organismos y tan poblados, pero son tantos los escándalos que se producen y con tanto volumen y frecuencia, que tal parece como si lo anómalo fuera normal. Sólo eso podrá explicar que las aguas fecales de Gijón terminen en sus playas y bahía, para vergüenza de los gijoneses, que no hemos sabido evitarlo, y así tendremos nuestra talasoterapia veraniega y fecal playera. Eso sí, gratuita.

Soledad Lafuente es presidenta de la Asociación de Vecinos «San Julián» de Somió

La Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural ha solicitado al Ayuntamiento una licencia para la planta de pretratamiento de la zona Este. El Ayuntamiento da a los vecinos diez días para alegar contra esta petición, al tratarse de una actividad considerada molesta e insalubre.

Los vecinos

Los propietarios de la comunidad de vecinos El Pisón han convocado para esta tarde una reunión sobre este tema. Los vecinos tienen previsto presentar alegaciones ante la Oficina Municipal de Actividades Clasificadas, presentar la petición de ejecución de la sentencia que ordenaba la clausura de la Plantona ante el Juzgado de lo contencioso-administrativo de Gijón y solicitar la autorización para interponer, en el caso de que se apruebe de manera definitiva la nueva legalización, una querella criminal por un presunto delito de prevaricación.

Top