El Puerto tramitó el sobrecoste como si pidiera fondos europeos para obra nueva

El Ministerio de Economía cursó la solicitud pese a que era necesaria otra licitación. Jesús Iglesias, IU, pone distancia con su socio, Los Verdes Lne

El Ministerio de Economía y Puertos del Estado dieron el visto bueno a la tramitación que siguió la Autoridad Portuaria de Gijón para solicitar más fondos de cohesión europeos, dentro del nuevo programa operativo para el período 2007-2013, sin advertir de la necesidad de proceder a una nueva licitación para la segunda fase de ampliación del superpuerto, trabajos para los que se pedían las ayudas. 

Es lo que se deduce de un documento del Puerto con fecha del pasado 13 de febrero, antes de que trascendiera que la Dirección General de Mercado Interior de la Comisión Europea (CE) manifiesta en su esperado informe, elaborado tras una denuncia de la organización de Los Verdes en Asturias, que la concesión de los nuevos fondos de cohesión que pide el Gobierno de España para El Musel es incompatible con el reglamento de ayudas comunitarias. Ese informe, que no se ha hecho público aún pero del que se ha filtrado que es contrario a los intereses asturianos, está ya en poder de la Dirección General de Política Regional. El organismo que dirige la comisaria Danuta Hübner es quien decidirá, tras analizar el pronunciamiento de Mercado Interior, si aprueba o no esas subvenciones. 

Las fuentes comunitarias consultadas por este diario han subrayado que más allá de las consideraciones que hacen Los Verdes en su denuncia, de la que se podría derivar una investigación al poner en tela de juicio la gestión económica del superpuerto y la necesidad de la instalación portuaria, lo coherente con el reglamento comunitario de ayudas es que se hubiera hecho una licitación de la obra que se considera nueva. 

La Autoridad Portuaria optó por dividir la construcción del superpuerto asturiano en dos fases, tras admitir un sobrecoste de 216 millones (sin IVA), al incumplir el plan de canteras previsto en el proyecto de la obra de ampliación. ¿Por qué siguió una vía que ahora parece cuestionar la CE? El presidente de El Musel, Fernando Menéndez Rexach, ha explicado que la reglamentación que se aplicó en la concesión de los primeros fondos de cohesión para el superpuerto, 247,5 millones, autoriza una sola modificación del proyecto de ampliación. Es lo que hizo la Autoridad Portuaria, pero con una división de la obra en dos fases independientes. La primera incluye los tres diques de abrigo, con un presupuesto de 453,5 millones (sin IVA), y la segunda, los trabajos interiores de muelles y rellenos, con un gasto de 262 millones. Es esta última cantidad la que Economía solicitó a Bruselas en marzo de 2008 con cargo a los nuevos fondos de cohesión para el plan operativo español 2007-2013. 

La argumentación de Mercado Interior es que si se piden más fondos para obra nueva, hay que proceder a otra licitación. La clave está, según las fuentes citadas, en que el Gobierno de España trata de «hacer pasar» un importante sobrecoste como si fuera la revisión de un proyecto. De esa forma, los trabajos correspondientes a la primera fase recibirían las ayudas que la CE ya aprobó el 13 de diciembre de 2004, mientras que la obra de la segunda fase tendría la posibilidad de recibir los nuevos fondos de cohesión. 

La Dirección General de Política Regional paralizó la concesión de esas subvenciones el pasado mes de julio, tras la denuncia de Los Veredes. Pidió, entonces, una valoración de Mercado Interior. Este organismo, que funciona como órgano auditor de la CE, se ha tomado ocho meses antes de emitir el informe que ha encendido todas las alarmas en el Puerto y en el Gobierno de España. El presidente de Puertos del Estado manifestó el pasado diciembre que, en todo caso, la ampliación de El Musel se completará. Un mensaje que repitió el pasado viernes el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces. Ninguno de los dos aclarado aún con qué medios se hará frente a ese sobrecoste si Bruselas rechaza la petición española. 

El coordinador de IU y portavoz en la Junta General de IU-BA-LV, coalición que forma parte del Gobierno de Areces, se distanció ayer de la posición que han mantenido hasta la fecha sus socios. Los Verdes no sólo denuncian la gestión económica del superpuerto, sino que cuestionan, incluso, la necesidad de esa ampliación. «Esperamos que se pueda resolver la financiación europea de El Musel; no puede ser que la paguen los contribuyentes españoles», afirmó Jesús Iglesias. 

Para el dirigente y diputado de IU, es necesario «concentrar todos los esfuerzos en demostrar que no se cometió ninguna irregularidad y que los sobrecostes son susceptibles de ser financiados con dinero europeo». Iglesias trató de rebajar las tensiones que ha provocado la iniciativa de Los Verdes, considerada por Areces como «insólita» en la UE. «Tampoco es legítimo intentar crucificar a quien formula una denuncia de contenido medioambiental», dijo Iglesias, tratando de atenuar el diapasón del requerimiento hecho por Los Verdes. El presidente del Principado ha apostado por la ampliación de El Musel para reforzar la contribución energética de Asturias a la cuota española.

La aprobación 

El consejo de administración de El Musel aprobó el 18 de diciembre de 2007 la modificación del proyecto del superpuerto. Acordó entonces pedir otros 135 millones a la Unión Europea (UE) para paliar parte del sobrecoste de la ampliación portuaria, cifrado en 216 millones (sin IVA). 

Respaldo del Gobierno 

La modificación del proyecto obtuvo el respaldo del Ministerio de Fomento, donde está integrado Puertos del Estado, y de la Abogacía del Estado. El Gobierno de España incluyó una petición a la Comisión Europea (CE) de 262 millones para El Musel, con cargo a los fondos de cohesión para el período 2007-2013. El Ministerio de Economía remitió la propuesta ante las autoridades comunitarias, en concreto, a la Dirección General de Política Regional (DG REGIO), en marzo de 2008. 

Examen de la CE 

Política Regional empezó a examinar la documentación del superpuerto el pasado mayo, pero la denuncia interpuesta por Los Verdes de Asturias obligó a paralizar el expediente. Éste fue trasladado a la Dirección General de Mercado Interior de la CE. El Puerto tuvo que aportar nueva documentación a principios de septiembre de 2008. 

El informe 

Mercado Interior concluyó su informe a finales del pasado marzo. Según ha trascendido, su análisis es contrario a los intereses de El Musel. Ahora tiene que pronunciarse Política Regional.

Top