ArcelorMittal confirma la parada de uno de los altos hornos de Veriña

La multinacional ArcelorMittal anunció hoy a los sindicatos su decisión de parar la producción de uno de los hornos altos de las instalaciones de Veriña, en Gijón. Así lo ha comunicado en la reunión del Comité restringido que se celebró hoy en Luxemburgo.

ArcelorMittal ya había anunciado a los sindicatos que esta parada se podría llevar a cabo en el segundo semestre del año si la demanda no evolucionaba de manera positiva. Ahora la dirección ha confirmado que esta parada se llevará a cabo ya "en torno al 14 ó 15 de mayo", según confirmó a Europa Press el coordinador de los sindicatos de ArcelorMittal en Europa y diputado socialista en el Parlamento asturiano, Luis Ángel Colunga.

La multinacional plantea la parada del Horno Alto B de Veriña, Gijón "durante unos meses" y mantener además paralizada la línea de Galvanizado II y la línea de Pintura. "En principio plantean parar el horno hasta septiembre, pero dependerá siempre de la evolución de la demanda", dijo Colunga.

Colunga explicó que la dirección presentó hoy los planes para Planos y Largos de toda Europa, que atraviesan una situación "realmente compleja" ya que de los cerca de 25 hornos altos tan sólo permanecen en funcionamiento "unos diez u once".

Así entre esos planes están también la "suspensión temporal" de dos fábricas, la de Lieja en Bélgica y la de Florence en Francia, que cuentan "con instalaciones muy similares a las asturianas, aunque con menos plantilla", según Colunga, que añadió que se plantean además "un sin fin de paradas y suspensiones de actividad de muchas otras instalaciones del grupo".

CONSECUENCIAS EN ASTURIAS.

Las consecuencias de esa parada del horno alto en Asturias están aún por determinar. Los sindicatos esperan que a partir de la próxima semana se pueda concretar algo más sobre lo que supondrá la misma. Así, por el momento las organizaciones sindicales desconocen si supondrá o no la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo, ERE.

"Esto ya será una cuestión que deberán discutir los comités de empresa de las diferentes instalaciones con la dirección de la compañía", dijo Colunga, que indicó que "hay instalaciones como la de Lieja que están en una situación realmente dramática".

 

ArcelorMittal aseguró hoy que las suspensiones de producción en diversas plantas de Europa, entre ellas un horno alto de Gijón y las instalaciones de Lieja (Bélgica) y de Florence (Francia), son de carácter temporal y serán revisadas de forma regular.

Durante el periodo de suspensión, el gigante anglo-indio explicó que llevará a cabo las actividades de mantenimiento necesarias en todas las instalaciones con el fin de asegurar que la producción se pueda reanudar de la forma más rápida posible cuando se registre una mejora de las condiciones del mercado.

"A la vista de la continuidad de la excepcional coyuntura económica actual, resulta necesario proseguir con las medidas de suspensión y optimización de la producción al objeto de asegurar una adecuada adaptación a la situación real del mercado", indicó la compañía, que mantuvo hoy un encuentro con el comité de empresas europeo en Luxemburgo.

Ambas partes acordaron iniciar, en los ámbitos locales de las diferentes plantas, un "intenso" diálogo social basado en la transparencia con los correspondientes comités de empresa y empleados para tratar las medidas de suspensión de la producción.

El vicepresidente ejecutivo y miembro del comité de dirección de ArcelorMittal responsable del área de Recursos Humanos, Bernard Fontana, afirmó que la compañía ha reaccionado "con rapidez" para adaptarse a la nueva situación económica, si bien reconoció que, a pesar de los "sustanciales avances logrados", las condiciones de mercado siguen siendo "difíciles".

Por ello, consideró "razonable" proseguir con los planes de suspensión y optimización temporal de la producción en las plantas, hasta que se pueda determinar que la demanda real comienza arecuperarse.

"Nuestro objetivo primordial es proceder de forma responsable, actuando con respeto por las personas afectadas", afirmó Fontana, quien apuntó que "estas decisiones no se están adoptando a la ligera, pero al aplicar ahora las iniciativas más adecuadas estamos protegiendo el futuro a largo plazo de la sociedad y de sus empleados".

Por su parte, el secretario del comité de empresa europeo, Jacques Laplanche, afirmó que es "esencial" afrontar la actual coyuntura económica a través de un diálogo social "intenso y coherente" en todos los ámbitos.

Top