La UE revisa ahora todas las ayudas ya concedidas para la ampliación de El Musel

El director de la Autoridad Portuaria Díaz Rato; el presidente del Puerto, Menéndez Rexach; la alcaldesa de Gijón, Felgueroso, y el consejero de Infraestructuras, Buendía, ayer, en El Musel, donde mostraron la obra a un grupo de diplomáticos. marcos león

 

 

Lne

Tras haber denegado a la Autoridad Portuaria de Gijón 135 millones de euros para subvencionar los sobrecostes de la obra de ampliación de El Musel, la Comisión Europea va a estudiar ahora si mantiene o reduce las ayudas que inicialmente había autorizado para la gran obra (247,5 millones). La UE escuchará ahora las alegaciones de España antes de ratificar la negativa a financiar el sobrecoste.

La Comisión Europea, además, amplía su investigación sobre El Musel debido a que tiene dudas sobre la adjudicación del contrato a la unión temporal de empresas Dique Norte, liderada por el grupo Dragados (ACS). Este último procedimiento de supervisión fue calificado como «frecuente» por técnicos comunitarios, que recalcan que la apertura del mismo no implica que se vaya a decidir el recorte de las ayudas.

La Autoridad Portuaria adjudicó a Dique Norte la gran obra en 579,2 millones de euros, desestimando una oferta más económica que planteaba extraer los materiales para la ampliación de una cantera distinta a la de Aboño, la preferida por la dirección de El Musel. Posteriormente, el Puerto y Dique Torres pactaron aumentar el precio del contrato en 251 millones (con lo que quedó fijado en 830 millones, IVA incluido). El Musel pidió a la UE otros 135 millones para financiar ese sobrecoste, alegando que el mismo se había debido a problemas para explotar la cantera de Aboño. Bruselas remitió ayer al Ministerio de Economía la notificación oficial de que deniega esos 135 millones. El motivo es que la UE no considera que los problemas con la cantera de Aboño se pueda considerar un imprevisto, por lo que El Musel debía de haber licitado ese sobrecoste en vez de adjudicarlo directamente. Esta decisión de Bruselas se basa en un informe de la Dirección General de Mercado Interior. En ese informe también se plantean dudas sobre el contrato inicial a Dique Torres. De ahí la supervisión que ahora inicia la Comisión Europea, que «se ha planteado ya, pero no hay nada decidido, ni tratado ni avanzado», según fuentes comunitarias. Si la UE considera ajustado a su normativa aquel contrato, mantendrá la ayuda inicialmente de 247,5 millones de euros. Si observa algún tipo de irregularidad en el procedimiento, la recortará.

Top