Prórrogas presupuestarias o cómo culpar de los fracasos programados a la oposición

 

                 En Asturies y Xixon se consuma una prórroga presupuestaria, pues los dos partidos del gobierno, en Asturies el PSOE y en Xixon Foro, no han mostrado una voluntad negociadora seria y han preferido asumir el próximo año con prórroga presupuestaria, antes de alcanzar acuerdos con las fuerzas de la oposición.

 

                En Asturies el PSOE ha presentado básicamente el presupuesto de todos los años, desde hace 25 o más, sin ningún riesgo y sin ninguna propuesta que pudiera estimular acuerdos con la fuerza que podía garantizarle la aprobación de los mismos, que no era otra que Podemos. El PSOE que el año pasado estuvo dispuesto a reducir los ingresos por un acuerdo con el PP en materia de Impuesto de Sucesiones,  pero este no estuvo dispuesto a asumir un aumento del gasto de 2 millones de euros, en un presupuesto de 4.500 millones de euros. Podemos rebajo este año en gran medida sus exigencias y llegaba aceptar, a cambio de una abstención, un  compromiso por escrito que dejase claro que ambas partes rechazaban el modelo privatizador del PP, y la gratuidad del 0-3 para aquellas familias que ya hubieran matriculado a sus hijos e hijas, así como compromisos serios para ampliar la red pública y universal en futuros ejercicios. Pero el PSOE dijo no, aunque el mal gasto del Principado en administración paralela o e sueldos de altos cargos de libre designación, supone mucho más dinero que bien se podría destinar dicha integración educativa. Resulta evidente para un planteamiento de izquierdas que solo la gratuidad garantiza el acceso de todas las familias en igualdad de condiciones a la educación de 0 a 3 y evita la discriminación, debiendo ser la política fiscal la que garantice que sean los/as más ricos/as las que más paguen por el mantenimiento y aumento de dicho servicios público. Pero el PSOE prefirió sus presupuestos prorrogados, pactados con el PP, a llegar a un acuerdo con Podemos. El PSOE intento humillar a PODEMOS,  pues sabía que para esta fuerza política era inaceptable el copago educativo, como lo es el copago sanitario. El Gobierno de Fernández gastó más de 20 millones de euros en satisfacer el año pasado su pacto fiscal con el PP, pero no ha encontrado 2 millones para las familias asturianas. Hace dos meses, prometieron destinar 2 millones de euros a un Plan Demográfico, pero sin embargo no encuentran dos millones de euros para una de las medidas que más puede apoyar a las familias que se deciden a tener hijos, y que más consensos sociales y mediáticos había alcanzado.

 

                En Xixon la derecha de FORO este año hizo casi ningún esfuerzo para pactar con nadie, y menos con Xixon Si Puede, pues prefiere unos presupuestos prorrogados que no ejecuta lo más mínimo, que cumplir su compromiso plenario, que había votado a favor, de remunicipalización del Servicio de Ayuda a Domicilio. Aquí la diferencia económica parece ser era de 3 millones de euros en la opción más cara, pero Foro prefiere destinar ese dinero a construir una Jefatura de Policía Local, claramente sobredimensionada, o comprar edificio al Puerto de Gijón, para cubrir sobrecostes generados por mala gestión. La remunicipalización de la Ayuda a Domicilio era perfectamente legal y posible, pues lo es en otros Ayuntamientos, e implicaría una mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras, hasta hoy sobreexplotadas, y una mejora de la calidad del servicio, pero FORO prefirió decir donde dijo digo, decir Diego, y seguir con su tran-tran de incumplimientos. Tenía otras opciones de pactos, con otras fuerzas, y tampoco las exploro.

 

                En ese escenario las maquinas de propaganda municipales y autonómicas han entrado en funcionamiento para culpar a Podemos de todos los supuestos males de una prórroga presupuestaria. Y digo supuestos, porque unos presupuestos prorrogados no son la hecatombe, y a veces pueden ser mejores que unos presupuestos nuevos de mala calidad. Es más las consecuencias más perniciosas de una prorroga se pueden vencer con créditos presupuestarios a lo largo del ejercicio correspondiente. La máxima responsabilidad de una prorroga la tienen siempre aquellos gobiernos que no teniendo mayoría para sacar adelante sus políticas se niegan a pactar con la oposición y pretenden gobernar como si tuvieran mayoría absoluta, para culpar a los demás de sus propios fracasos. En esos gobiernos es donde la ciudadanía deberíamos centrar nuestras exigencias, no en los mayores o menores errores posibles de la oposición.

 

                Aun así Podemos, y Xixon si Puede, llevan tiempo perdidos en luchas fratricidas internas y en una política institucional donde les falta experiencia, que les impide comunicar debidamente a la sociedad la justeza de sus propuestas. En ese escenario no se puede ganar una batalla presupuestaria de este tipo si no se recupera la labor pedagógica en la calle, si no se recupera la verdadera potencialidad de Podemos en la movilización y organización social. Se pueden tener buenas propuestas, pero mientras el PSOE y FORO se mueven como pez en el agua en sus despachos y en negociaciones con poderes fácticos, Podemos ha renunciado a lograr implantación territorial y a organizar la respuesta ciudadana. Reivindicaciones como el 0-3 o la remunicipalización  de la Ayuda a Domicilio no se sacan adelante con 9 diputados y 6 concejales, sino con una concienciación ciudadana muy grande, ganando la batalla de la opinión pública y logrando que los sectores afectados se movilicen por dichas propuestas, y se sientan arropados en esa movilización por esos representantes públicos. El abc del binomio negociación presión del sindicalismo resulta imprescindible para este tipo de envites políticos. Podemos necesita recuperar mucho de su frescura inicial, de su modelo inicial de partido-movimiento, si quiere lograr a los partido de la llamada “casta” o sin no quiere convertirse en uno más de ella.

 

 

RAFAEL VELASCO RODRIGUEZ (ABOGADO)

Top