Un nuevo foco de riesgo medioambiental para Gijón

 

Si el problema de contaminación en Gijón supone una enorme preocupación para la ciudadanía, además de los problemas de salud pública para muchas personas y por si todo ello fuera poco, ahora con la llegada al puerto de El Musel del buque “Chirleu”, utilizado por la Marina de Guerra como patrullero hasta 2012, fecha en la que fue dado de baja, y que recientemente ha sido subastado por la Armada para su desguace, siendo adjudicado a DDR Vessels la nueva empresa de desguace de barcos instalada en Gijón, se añade un motivo más de preocupación para la calidad medioambiental de la bahía gijonesa y su entorno.

 

Características del “Chilreu”

 

El “Chilreu”, fue construido en el astillero de Naval Gijón, en el año 1988. Nació como buque dedicado a la pesca de arrastre, y se le puso el nombre de “Pescaalonso”. Posteriormente fue adquirido por la Secretaria General de Pesca, que se lo entregó a la Marina de Guerra, para dedicarlo a misiones de patrullero, dedicándose a la vigilancia, inspección y apoyo de la flota pesquera en aguas nacionales e internacionales.

 

Un proyecto impulsado por Javier Fernández

 

En junio de 2017, la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado de Asturias aprobó la autorización ambiental integrada para la instalación de una planta de desguace de buques en el puerto de El Musel, noticia que fue ampliamente divulgada a través de los medios de comunicación.

 

Se confirmaba de ese modo la apuesta del Principado por la captación de industrias sucias y contaminantes, tanto es así que la de DDR Vessels de Gijón es la única planta de este tipo autorizada en España por la Unión Europea. 

 

Riesgos evidentes

 

Por rigurosos que sean los protocolos establecidos por la UE y por la propia legislación española, las industrias de este tipo entrañan considerables riesgos medioambientales, bien sea por la emisión de gases tóxicos, presencia de productos y sustancias contaminantes a bordo, tales como amianto, pinturas con alto contenido en plomo, taladrinas, fuel, etc; como por los vertidos fortuitos de líquidos, etc. que suelen producirse.

 

La ciudadanía debe de estar informada y la bahía protegida.

 

Con el fin de que tanto los ciudadanos como los trabajadores puedan conocer en cada caso los riesgos o peligros que entrañan las operaciones que se realizan en este tipo de plantas industriales, es exigible que la empresa de desguace y las Autoridades competentes den a conocer a la opinión pública  los datos que se especifican a continuación:

 

a.- La relación de materiales potencialmente peligrosos que se encuentran a bordo del “Chilreu”

 

b.- El Plan de Reciclaje y los procedimientos a seguir desde la llegada del buque al puerto de El Musel hasta su desmontaje total.

 

c) El Tratamiento que aplicará a los materiales potencialmente peligrosos, que vienen relacionados en el anexo correspondiente de los Pliegos de prescripciones Técnicas (PPT), que se encuentran en poder  de DDR Vessels.

 

 

Por otra parte, las Autoridades competentes (Consejería, Capitanía Marítima, etc.) deben observar, controlar y aplicar como corresponde los protocolos y normas exigibles a este tipo de industrias y  sus operaciones.

No se debe olvidar que DDR Vessels está autorizada para desguazar en El Musel buques de hasta 220 metros de eslora por 28 de manga y 10 de calado. Es decir barcos de gran porte. Sus previsiones iniciales de desguace se cifran en 15. 000 a 20.000 toneladas al año.

Las Instituciones Públicas, Gobierno de Asturias, Ayuntamiento de Gijón y Medioambiente, deben de intervenir de urgencia para resolver este grave problema que sufre la ciudadanía.

Cándido González Carnero, Miembro de Sociedad Civil Estatal de Podemos

Top