Gijón. Las algas y la mar viva de la alcaldesa

Sra. Alcaldesa, Ana González, no nos diga ahora lo contrario de lo que dijeron en la oposición, cuando denunciaban la contaminación existente.

¿Ahora con unos meses de gobierno, y sin hacer nada, es consecuencia de la mar viva que tenemos en el Cantábrico?

 

A principios del presente mes de agosto en la pleamar de por la tarde, la playa de San Lorenzo o más bien lo poco que queda de ella por la continua pérdida de arena, estaba totalmente repleta de gente. Día soleado como pocos de los que estamos acostumbrados en los veranos del norte. Una tarde ideal para disfrutar de la playa. La superficie de arena muy castigada por los dragados, quedaba reducida a una estrecha franja, entre la escalera 12 y el puente del piles, el resto del arenal estaba cubierto de agua al ser una marea bastante grande. Precisamente en uno de los mejores días en lo que llevamos de verano, aparece como tantas veces se viene produciendo de forma reiterada, una mancha de enormes dimensiones.

Lo que más llamaba la atención no era la concentración de usuarios, sino una densa mancha de espuma sucia y asquerosa que flotaba en la orilla, que incluso cubría el poco espacio de la playa que había en esos momentos. El espectáculo, como se puede apreciar en las fotos publicadas, era dantesco. Los bañistas, quizás desconocedores de la naturaleza y de los riesgos que podría entrañar aquella extraña masa de espuma blanca que la gente pisaba, incluso había niños que jugaban con ella.  En la sede de salvamento a pie de playa, el personal de servicio no parecía ver nada en todo aquello.

El origen de la mancha

Dos días antes en algunos medios de comunicación, se había publicado una información con fotos, informando de la gran mancha de espuma sucia que flotaba sobre las aguas del río Piles, un episodio que en los últimos años se ha repetido en numerosas ocasiones, tanto en verano como en cualquier época del año. Así que hay razones para establecer una relación directa entre los vertidos al río Piles y la presencia de manchas contaminantes en el arenal Gijonés. Ese tipo de manchas en otras ocasiones proceden del emisario de Peñarrubia, y llegan directamente a la playa. No solamente hay testimonios gráficos que lo demuestran, sino que el olor a cloaca que se produce en marea baja desde el puente del Piles al Rinconín, resulta a veces insoportable y de ello somos testigos la cantidad de personas que con frecuencia paseamos por esa zona. Por tanto, Sra. Alcaldesa, no nos diga usted que las manchas son producto de la mar viva y que se produce con la aparición de algas acumuladas. No nos diga ahora lo contrario de lo que dijeron los cuatro años en la oposición, cuando de forma reiterada denunciaban con buen criterio la contaminación existente. ¿Qué pasa, que ahora con unos meses de gobierno, y sin hacer absolutamente nada, es consecuencia de la mar viva que tenemos en el Cantábrico? No, Sra. alcaldesa, entiendo que no tenga que saber usted de todo, pero al menos haga el esfuerzo de asesorarse por expertos, que las manchas en este caso no son por la acumulación de algas, si no por otras circunstancias. No nos diga en pleno mes de agosto lo contrario que su grupo municipal decía antes de finales de abril.

¿Qué componente tienen esas manchas?

Lo procedente teniendo en cuenta los continuos antecedentes, sería tomar muestras ante notario y analizarlas con todas las garantías de imparcialidad por parte de un laboratorio independiente e informar puntualmente a la ciudadanía. Lo más probable es que se trate de vertidos de aguas residuales.

Algas en descomposición

En el caso hipotético de que las manchas fueran fruto de la descomposición de determinado tipo de algas, habrá que advertir que en el cauce y en el lecho del río Piles, origen de las manchas, no hay campos de algas capaces de generarlas.
Así pues, sería recomendable explorar otras hipótesis más verosímiles. Y en cualquier caso, la misión de la máxima autoridad municipal ante un deterioro medioambiental tan grave como el que vive Gijón actualmente, cuyo eco ya ha llegado a Bruselas, exige algo más que ocurrencias esporádicas. Actualmente hay alternativas tecnológicas que evitan los vertidos a la mar o a los ríos ¿Por qué no preguntarse a donde van a parar y en qué estado se eliminan los residuos generados en ciudades como Múnich, Milán o Lieja? ¿Por qué hay que hipotecar el futuro de Gijón?

Soluciones y no actos de fe

La ciudadanía, no merecemos ser tratados con desprecio e indiferencia y ello implica que la gestión de lo público, sea conocida y transparente. Explíquese con detalle las características técnicas de los proyectos en marcha, si es que los hay. Desistan de recurrir a estrategias truculentas. Afronten el problema financieramente viable, acorde con las exigencias normativas y afronten los retos medioambientales de Gijón con solvencia. Exíjanse inversiones a los organismos responsables. Todo lo demás será retornar a las sendas que han hecho que la playa de Gijón una cloaca indecente.

Hace unos días escuchando al nuevo concejal de movilidad y medio ambiente Aurelio Martín, a preguntas de los medios de comunicación, de cuál era su prioridad como nuevo responsable de esas áreas, contestó que era sacar una normativa para el uso del monopatín eléctrico, me sorprendió que el nuevo responsable, no hiciera referencia a un tema tan grave como es del envenenamiento que estamos sufriendo la ciudadanía como consecuencia de la enorme contaminación, de ahí que los gijoneses, debemos exigir soluciones inmediatas, está bien que el Sr. Martín se preocupe por la regulación en el uso del monopatín, pero tanto él como la alcaldesa deben saber que lo prioritario y urgente es solucionar la contaminación, porque afecta de forma muy grave a la salud y calidad de vida de las personas, que además, no es sólo la contaminación de la playa, hay otros lugares de contaminación importantísimos en esta ciudad, de los que seguiremos hablando y exigiendo soluciones.

Foto. Playa de San Lorenzo, Gijón

Cándido González Carnero, Miembro Sociedad Civil Estatal de Podemos

Top