El Gobierno de Asturias usa los fondos mineros para maquillar sus cuentas, según la Sindicatura, en su informe sobre el ejercicio 2007 detecta un desfase de 105,5 millones en la tesorería por incluir este concepto

 Métodos contables en entredicho, la Sindicatura de Cuentas ha detectado incorrecciones en el método empleado por el Principado para trasladar los fondos mineros a sus estados contables

 

 
Lne

El Principado maquilla sus cuentas con dinero del carbón. El informe definitivo sobre la cuenta general de la Administración regional en el ejercicio 2007 constata, a 31 de diciembre de ese año, un desfase de 105,5 millones de euros en el remanente de tesorería, la partida que mide la capacidad de la Administración para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo y calibra el desahogo de su situación económica. El desfase se produciría al incluir dinero de los fondos mineros.

El organismo fiscalizador considera que del remanente debe deducirse esta cantidad -el total pendiente de cobro por fondos mineros-, teniendo en cuenta, entre otros factores, que las partidas del dinero del carbón tienen la consideración de «financiación afectada». Son cantidades comprometidas que tienen un destino concreto prefijado -para obras y actuaciones claramente definidas en los convenios- y la Administración no puede, por tanto, disponer de ellas con libertad. El resultado es un «maquillaje» o una alteración de la imagen fiel de las cuentas regionales.

El remanente de tesorería se habría visto incrementado, según lo establecido en el documento, por esa contabilización indebida de las aportaciones de los fondos mineros. La Sindicatura entiende que la fórmula empleada por la Administración del Principado «no se adecua a lo establecido en los Principios Contables Públicos». Éstos estipulan que la percepción de subvenciones como las del dinero del carbón debe computarse en el momento en el que, al menos, se tenga el conocimiento fehaciente de que se ha dado la orden de concesión, mientras que el Principado viene consignando ingresos de subvenciones antes de recibir la orden de pago y gastos en obras sobre la base de la expectativa del ingreso, pero antes de recibirlo.

El Síndico Mayor, Avelino Viejo, comparecerá mañana en la Junta General para dar cuenta de estos y otros aspectos contenidos en el informe definitivo del organismo fiscalizador. En él, la Sindicatura de Cuentas analiza la evolución del gasto de los fondos mineros desde la puesta en marcha del segundo plan, en 2005, y constata «la baja ejecución de algunos proyectos». «Gran parte de los proyectos en ejecución», señala el informe, «corresponde a actuaciones del plan anterior», el que va de 1998 a 2005.

En el capítulo de la contratación administrativa, el documento aprecia además, «con carácter general», «desviaciones en los plazos de ejecución» de los contratos analizados de obras y suministros, así como sobrecostes, «incrementos de los presupuestos de adjudicación que se acercan al 10 por ciento».

 

Más subastas y menos concursos para contratar
El documento constata la «baja ejecución» que registran «algunos proyectos» financiados con cargo al dinero del carbón desde el año 2005

El informe de la Sindicatura de Cuentas aconseja el uso de «la subasta como forma normal de adjudicación de contratos», toda vez que ha detectado que «se ha convertido en excepcional» frente al concurso y el procedimiento negociado. Los dos primeros son procedimientos de libre concurrencia, mientras que el tercero se encuentra restringido por decisión pública.

En concreto, sólo el 8,35 por ciento de los contratos de 2007 se efectuó por subasta, mientras que los procedimientos negociados representan el 37 por ciento y los concursos, el 36 por ciento del total de la contratación y el 80% del importe total de adjudicación.

Dinero indebidamente contabilizado

El método empleado por el Principado para contabilizar los ingresos y gastos de los fondos mineros incrementa el remanente de tesorería con cantidades que tienen por definición un carácter finalista y de las que la Administración no puede disponer con libertad.

Obras a bajo ritmo

Según la Sindicatura, se constata la «baja ejecución de algunos proyectos» de fondos mineros de los puestos en marcha desde 2005.

 

Top