Puertos del Estado propone que El Musel venda activos para pagar el sobrecoste

 

Obras de ampliación del puerto de El Musel.

[ Primero el negocio estuvo en la construcción del Puerto, ahora está en la privatización de sus servicios e instalaciones en favor de los mismos que lo idearon y medio construyeron. Mientras el paro y la desertizaión de Asturias prosigue ] 

 

Lne

 

Puertos del Estado propone la «enajenación de ciertos activos» de El Musel para contribuir a la financiación del sobrecoste que acumulan las obras de ampliación del puerto gijonés. El presidente del Puertos del Estado, Fernando González Laxe, defendió la «coparticipación» del Gobierno del Principado y del Ministerio de Fomento en una fórmula según la cual, además de esa venta de activos del puerto, «la comunidad autónoma también desarrollaría acciones económicas y el Ministerio de Fomento y Puertos del Estado contribuirían a resolver el problema».

 


Las declaraciones de Laxe casan con la alternativa que el ministro de Fomento, José Blanco, planteó el martes ante un grupo de empresarios en Oleiros (La Coruña), según la cual el Principado asumiría al menos una parte de la financiación del sobrecoste mediante un préstamo avalado por el Ministerio.



Con respecto a esta posibilidad de que Fomento respalde la operación de crédito que debería emprender el Gobierno regional, González Laxe confirma que el ministro «siempre va a ayudar y a ser muy solidario con Asturias y también va a entrar Puertos del Estado». 



En declaraciones al diario «La Opinión A Coruña», del mismo grupo editorial que LA NUEVA ESPAÑA, y en referencia al desfase presupuestario que acumula también la construcción del nuevo puerto coruñés, Fernando González Laxe admitió la entrada de capital privado para finalizar la obra a cambio de concesiones cuando se ponga en marcha la instalación. «Es necesario apostar por el partenariado público-privado, que participen lo privado y lo público», aseguró Laxe.



La alternativa del presidente de Puertos del Estado consiste en que se arbitren «convenios, acuerdos o concesiones» mediante los cuales las empresas que interviniesen en la finalización de la obra obtendrían la gestión de determinados servicios dentro del puerto y «cierto control de los tráficos por la terminal», concretó.

 

La ley española, eso sí, no permite la privatización total de la gestión. Según Laxe, «el puerto y el Estado siempre tendrán el control de las infraestructuras y de la zona de dominio portuario. Ciertos servicios sí están externalizados, como las terminales, los remolcadores o amarradores y las grúas. En Europa, únicamente hay puertos privados en Inglaterra», señaló. 
Top