Carta Abierta al Sr. Francisco J. G. Valledor

 

Estimado Sr. Valledor.

(Versión Castellana. Pinchar aquí para ver versión n'Asturianu)


A falta de otros canales, me sirvo de la red para hacerle llegar mis dudas y preocupaciones en torno a una “nueva izquierda asturiana” con la que Vd., suele amagar en declaraciones públicas. Le deseo toda la suerte de mi parte, como ciudadano de a pie. En calidad de tal, yo creo, que esta comunicación entre ambos va a ser unidireccional, aunque tengo fe en que Vd. leerá mi carta. Coincido con un diagnóstico suyo de la realidad asturiana que he leído hace poco, y pienso que una persona como la suya tiene mucho que hacer para que se muevan las aguas estancadas de la política asturiana y de la izquierda del país. Le animo a que sus declaraciones no se queden en amagos, pero quisiera hacerle llegar también mis dudas sobre lo que de “asturianista” puede tener su proyecto.

 

      

Todo el mundo sabe que el Estado Español y Asturies discurren por el carril del bipartidismo. Dos partidos, PSOE y PP ejercen la hegemonía y promueven la mentalidad de la alternancia. En Asturies, no existen fuerzas políticas propias que puedan abrir una fisura en medio de la losa que los dos partidos españoles han impuesto sobre nuestro suelo, por medio de sucursales incapaces de obrar con un mínimo de autonomía, sucursales estúpidamente ciegas en lo que se refiere a las necesidades específicas de nuestro país. Son brazos de la maquinaria electoral estatal y carecen de la más mínima óptica asturiana. Esos brazos del centralismo trasnochado son los que ganan las elecciones asturianas, sin embargo.

 

    

La trayectoria de la Coalición Izquierda Unida no puede ser más lamentable. Llamada a ser la tercera fuerza en Asturies, a falta de una presencia institucional digna de los partidos asturianos (asturianistas, nacionalistas, etc.), esta coalición estatal ha venido demostrando una falta de seriedad y de compromiso con sus propias declaraciones, una burla a la verdad digna de ser anotada en los anales. Acudiendo a las hemerotecas podemos comprobar cuántos de sus compromisos eran “irrenunciables”, empezando por la oficialidad de la llingua asturiana. Al final, lo que queda siempre como irrenunciable es una lista de “puestinos” concedidos por el omnipotente PSOE a cambio, precisamente, de renunciar.

 

 

Los “puestinos” del “ámbitu” asturianista son especialmente sangrantes. Da la impresión, justamente, de que se resuelve el modus vivendi de varias personas vinculadas con la izquierda (unida) con tal de renunciar a lo que en la propaganda de IU siempre se dice que es irrenunciable. He aquí ejemplos: RTPA, Oficinas de Política Lingüística, Consejos Asesores de esto y de lo otro y lo de más allá. Queda en la más completa oscuridad el hecho de que las afinidades personales con IU significan facilidades para publicar, facilidades a la hora de recibir subvenciones, presencia mediática y publicitaria de los nuevos intelectuales orgánicos del “asturianismo”, cargos dedocráticos, etc.

 

 

Con todo y con eso, Vd., señor Valledor, ha venido soltando a la opinión pública de Asturies una propuesta, creo que sin concretar debidamente, encaminada a refundar Izquierda Unida. Se trataría, si no interpreto mal lo que leo en sus entrevistas y artículos, de volver a crear una Coalición de Izquierdas verdaderamente asturiana. Coincido con Vd., al menos en esto: Izquierda Unida no sirve ya para nada salvo para abrir el camino hacia la consolidación del Poder Eterno del PSOE, tanto en el ámbito estatal como en el asturiano. La fórmula es sencilla: Vds. aceptan los “puestinos y les perres” (a fin de cuentas estamos acostumbrados a que los políticos vivan de la política) y, a cambio, pierden sucesivamente más y más votos que quedan reintegrados en las filas socialistas, pues todos sabemos que el público prefiere los originales a las copias. En Asturies sabemos que IU y PSOE son los mismos. Ni siquiera cambia el collar. Los canes socialistas pueden ladrar contra el “bable”, y Vds., los gatos de la calle, maúllan (miagan) y dicen defenderlo con retórica propia de una ONG. Pero el caso es que ni unos ni otros, perros y gatos, detienen el etnocidio: más bien lo aceleran.

 

 

¿Que se refunda IU? Mejor: la actual huele mal. ¿Qué por fin hay un partido realmente asturiano y no una sucursal de la misma Coalición moribunda a nivel estatal? Los hechos lo dirán, pues Vd., señor Valledor, siempre apostilla que se va a federar con los demás restos del naufragio post-comunista en España. Y todos sabemos lo que es “federalismo” en la tradición hispana, por desgracia: estatalismo y “centralismo democrático” disfrazados. Así que tendrá que disculpar mis dudas.

    

Vd. añade una lista de epítetos a esa refundación que propugna: asturianista, ecosocialista, altermundista, etc. Bien. Es fácil dar epítetos a lo que no existe todavía. Es como bautizar al niño antes de haberlo parido ¿No cree Vd.? De momento, eso que se quiere refundar, la vieja y conocida “Izquierda Unida” es una especie de monstruo de Frankenstein. Jirones y trozos de carne malolientes que recuerdan demasiado al PSOE y que contribuyen al etnocidio y al declive económico de Asturies.

 

 

¿Algo nuevo? La nueva Coalición ¿va a ser “asturianista”? Lo será si de una vez por todas hay un grupo político, encarnado en ella, con posibilidades de representación institucional que no considere “renunciable”, esto es, negociable (1) la Oficialidad de la Lengua Asturiana y (2) la exigencia de autogobernarnos al máximo nivel como corresponde a una comunidad nacional.

 

 

 

Ya hay varios partidos asturianistas y soberanistas en Asturies. Demasiados. Quizá Vd., ya cuenta con ese “demasiados” que implica una desunión entre ellos de la que poder obtener una ganancia. Incluso la Coalición en la que –de momento- milita ha patentado uno de esos mini-partidos (el Bloque por Asturies) con el fin de arañar la cuota de asturianismo/nacionalismo que corresponde a una fuerza de izquierdas alternativa a la FSA y que anda cada vez más escasa de votos. ¿Qué se pretenderá si se “refunda” IU? ¿Hacer de ella un tren con una serie de vagoncitos enganchados en orden decreciente de fuerza y realidad? ¿Se engancharán más asturianistas a la izquierda suya, más de los que ya hay en IU y en el Bloque? El voto del nacionalismo asturiano de veras de izquierda, así como el del asturianismo moderado y simplemente progresista está ya muy desencantado. Si la nueva criatura con la que Vd. amaga es una nueva versión de lo mismo, esto no va a ser sino defraudar y engañar, buscar puestinos y perres, subvenciones para los amigos, y mantener la inercia vergonzante del “gueto del bable”. Entonces muchos maldeciremos esa criatura, si es que nace.

     

Si es que nace porque hay todavía en IU enemigos declarados de la nacionalidad asturiana, españolistas que se dicen de izquierdas y yo sobre eso no tengo que darle a Vd.  lecciones.

 

 

Ahora bien, si esa refundación va en serio debería Vd. tener en cuenta que la franquicia tipo “Bloque por Asturies” más o menos ampliada no le va a servir. Su asturianismo debería ganar en componente identitario si de verdad quiere atraerse a un mayor electorado y militancia. No son vagones asturianistas (“los del bable”) los que debería enganchar a una locomotora sin carbón que es IU. Son locomotoras más modernas que luchen por la Oficialidad y el Autogobierno nacional las que deberían arrastrar a una nueva izquierda de Asturies. Sea ambicioso y propugne esa Izquierda cuyo componente sea de verdad asturiano y no una nueva sucursal o franquicia (la fórmula estatutaria me da igual) de lo que se cocina en Madrid. No se le pide que esa nueva formación sea “nacionalista”. Nada más se le pide que sea una fuerza “asturiana”. Con el diagnóstico excelente que hizo Vd. hace poco en la revista Atlántica XXI podemos coincidir muchos: el Régimen de la FSA es letal para el País. Hace falta cambiar esa inercia desde la izquierda. Nuestra afirmación como nación con lengua propia es clave en la recuperación de la autoestima que acompañará a un nuevo enfoque productivo para Asturies.

    

De Vd. dependerá seguir siendo funcionario de una Coalición hundida y desastrosa para Asturies, o ilusionar y liderar a gran parte de esa sociedad crítica con el régimen, pero que sufre el mal del cainismo y la dispersión (la dispersión de nacionalistas y asturianistas, por falta de xuntanza) incapaces de juntarse y conformar ellos mismos una alternativa al régimen clientelar de la FSA.

 

 

 

 ---------------------------------------

 

 

 

Versión N´Asturianu.

  

Estimáu Sr. Valledor.

 

 

 

 

A falta d'otres canales, sírvome de la rede para facé-y llegar míes duldes y esmoliciones al rodiu d´una “nueva izquierda asturiana” cola que Vd., aveza amagar en declaraciones públiques. Deseo-y tola suerte de mio parte, como ciudadanu d´a pie. En calidá tala, creo qu´esta comunicación ente dambos dos va ser unidireccional, anque m´enfoto en que Vd. va lleer mio carta. Coincido con un diagnósticu suyu de la realidá asturiana que lleera va pocu, y pienso qu´una persona como la suya tien munchu que facer pa que se muevan les agues estancaes de la política asturiana y de la izquierda del país. Anímolu a que sos declaraciones nun se queden n´amagos, pero quixera face-y llegar tamién míes duldes sobre lo que d´“asturianista” pue tener so proyectu.

     

Tol mundu sabe que l´Estáu Español y Asturies discurren pela carril del bipartidismu. Dos partíos, PSOE y PP exercen la hexemonía y afalen la mentalidá de l´alternancia. N´Asturies, nun esisten fuerces polítiques propies que sían quien a abrir una resquiebra metanes la llábana que los dos partíos españoles punxeron sobre nuestru suelu, por aciu de sucursales incapaces d´obrar con un mínimu d'autonomía, sucursales babayes y cégares no cincante a les necesidaes específiques del nuestru país. Son brazos de la maquinaria electoral estatal y carecen de la más mínima óptica asturiana. Esos brazos del centralismu tresnocháu son los que ganen les elecciones asturianes, por embargu.

 

 

 

 

La trayectoria de la Coalición Izquierda Unida nun pue ser más llamentable. Llamada a ser la tercer fuerza n´Asturies, a falta d´una presencia institucional digna de los partíos asturianos (asturianistes, nacionalistes, etc.), esta coalición estatal vien amosando una falta de seriedá y de compromisu coles sos propies declaraciones, una burlla a la verdá digna de ser anotada nos anales. Acudiendo a les hemeroteques podemos comprobar cuántos de sos compromisos yeren “irrenunciables”, principiando pola oficialidá de la llingua asturiana. A la fin, lo que queda siempre como irrenunciable ye una llista de “puestinos” concedíos pol omnipotente PSOE empara, precisamente, de renunciar.

 

 

 

 

Los “puestinos” del “ámbitu” asturianista son especialmente sangrinos. Da la impresión, xustamente, de que se resuelve´l modus vivendi de delles persones venceyaes cola izquierda (unida) con tal d´arrenunciar a lo que na propaganda d´IU siempre se diz que ye irrenunciable. Velequí aquí dellos exemplos: RTPA, Oficines de Política Llingüística, Conseyos Asesores d´esto y de lo otro y lo de más allá. Queda na más completa escuridá'l fechu de que les afinidaes personales con IU signifiquen facilidaes para publicar, facilidaes a la hora de recibir subvenciones, presencia mediática y publicitaria de los nuevos intelectuales orgánicos del “asturianismu”, cargos dedocráticos, etc.

     

Con too y con eso, Vd., señor Valledor, vieno soltando a la opinión pública d´Asturies una propuesta, creo que sin concretar afayaízamente, empobinada a refundar Izquierda Unida. Trataríase, si nun atalanto mal lo que lleo nes sos entrevistas y artículos, de volver a crear una Coalición d'Izquierdes verdaderamente asturiana. Coincido con Vd., al menos n´esto: Izquierda Unida nun sirve yá pa nada sacantes p´ abrir el camín haza la consolidación del Poder Eternu del PSOE, tanto na estaya estatal como na asturiana. La fórmula ye cenciella: Vds. acepten los “puestinos y les perres” (a fin de cuentas tamos acostumaos a que los políticos vivan de la política) y, empara, pierden socesivamente más y más votos que queden reintegraos nes filas socialistes, pues toos sabemos que´l públicu prefier los orixinales a les copies. N´Asturies sabemos qu´IU y PSOE son los mesmos. Nin siquiera cambia´l collar. Los canes socialistes pueden lladrar contra´l “bable”, y Vds., los gatos de la cai, miagan y dicen defendelu con retórica propia d´una ONG. Pero'l casu ye que nin unos nin otros, perros y gatos, detienen l'etnocidiu: más bien entainen.

 

 

 

 

 

¿Que se refunda IU? Meyor: l'actual fiede mal. ¿Qué por fin hai un partíu realmente asturianu y non una sucursal de la mesma Coalición morrebunda a nivel estatal? Los fechos diránlo, pues Vd., señor Valledor, siempre apostiella que se va federar colos demás restos del naufraxu post-comunista n´España. Y toos sabemos lo que ye “federalismu” na tradición hispana, por desgracia: estatalismu y “centralismu democráticu” amazcaritaos. Asina que tendrá que disculpar mes duldes.

 

 

 

 

 

Vd. amesta una llista d'epítetos a esa refundación qu´afala: asturianista, ecosocialista, altermundista, etc. Bien. Ye fácil dar epítetos a lo que nun esiste tovía. Ye como bautizar al guaje antes de parilu ¿Nun cree Vd.? De momentu, eso que se quier refundar, la vieya y conocida “Izquierda Unida” ye una especie de monstruu de Frankenstein. Xirones y cachos de carne fediondos que recuerden abondo al PSOE y que contribuyen al etnocidiu y al esbarrumbe económicu d´Asturies.

 

 

 

 

 

¿Dalgo nuevo? La nueva Coalición ¿va ser “asturianista”? Serálo guapamente si d´una vez por toes hai un grupu políticu, encarnáu n´ella, con posibilidaes de representación institucional que nun considere “renunciable”, esto ye, negociable (1) la Oficialidá de la Llingua Asturiana y (2) la esixencia d´autogobernanos al máximu nivel como correspuende a una comunidá nacional.

 

 

 

 

 

Ya hai dellos partios asturianistes y soberanistes n´Asturies. Demasiaos. Quiciabes Vd., yá cuenta con esi “demasiaos” qu´implica una desunión ente ellos de la que poder algamar una ganancia. Inda la Coalición na que –de momentu- milita patentara unu d'esos mini-partíos (el Bloque por Asturies) col enfotu d´arramplar la cuota d'asturianismu/nacionalismu que correspuende a una fuerza d´izquierdes alternativa a la FSA y qu´anda cada vez más escasa de votos. ¿Qué se pretenderá si se “refunda” IU? ¿Facer d´ella un tren con una serie de vagoninos enganchaos en n´orde menguante de fuerza y realidá? ¿Engancharánse más asturianistes a la izquierda suya, más de los que yá hai n´IU y  nel Bloque? El votu del nacionalismu asturianu de veres d´izquierda, asina como'l del asturianismu moderáu y simplemente progresista ta yá muy desencantáu. Si la nueva criatura cola que Vd. amaga ye una nueva versión de lo mesmo, esto nun va a ser sinón defraudar y engañar, buscar puestinos y perres, subvenciones pa los amigos, y mantener la inercia vergonzante del “gueto del bable”. Entóncenes munchos maldeciremos esa criatura, si ye que naz.

 

 

 

  

Si ye que naz porque hai tovía en IU enemigos declaraos de la nacionalidá asturiana, españolistes que se dicen d´izquierdes y yo sobre eso nun tengo que day a Vd.  llecciones.

 

 

 

 

 

Agora bien, si esa refundación va en serio debería Vd. tener en cuenta que la franquicia tipu “Bloque por Asturies” más o menos ampliada nun-y va sirvir. So asturianismu debería ganar en componente identitariu si de verdá quier atraese a un mayor electoráu y militancia. Nun son vagones asturianistes (“los del bable”) los que debería enganchar a una locomotora ensin carbón que ye IU. Son locomotores más modernes que lluchen pola Oficialidá y l´Autogobiernu nacional les que deberíen arrastrar a una nueva izquierda d´Asturies. Sía ambiciosu y afale esa Izquierda col componente que sía de verdá asturianu y non una nueva sucursal o franquicia (la fórmula estatutaria dame igual) de lo que se cocina en Madrid. Nun se-y pide qu´esa nueva formación seya “nacionalista”. Nada más se-y pide que sía una fuerza “asturiana”. Col diagnósticu escelente que fizo Vd. va pocu na  revista Atlántica XXI podemos coincidir munchos: el Réxime de la FSA ye velenu mortal pal País. Hai mester cambiar esa inercia dende la izquierda. Nuestra afirmación como nación con llingua propia ye clave nel alitar de l´autoestima que va acompañar a un nuevu enfoque productivo para Asturies.

 

 

 

 

De Vd. va depender siguir siendo funcionariu d'una Coalición fundida y desastrosa p'Asturies, o ilusionar y lliderar a gran parte d'esa sociedá crítica col réxime, pero que sufre´l mal del cainismu y la dispersión (la dispersión de nacionalistes y asturianistes, por falta de xuntanza) incapaces de xuntase y conformar ellos mesmos una alternativa al réxime clientelar de la FSA.

 

 

 

 

  

 

Top