La Comisión Europea cuestiona el incremento presupuestario del 43% en la ampliación de El Musel

Nueva superficie ganada al mar junto al dique Príncipe de Asturias.

 

 

 

 

 

 

 

El "gran misterio" del sobrecoste, 251 millones de euros, es tan simple como fraudulento.
 
El precio del metro cúbico de piedra para el relleno no salió a concurso, fue pactado a 7 euros/m3, pero después se pagó entre 18,22 y 26,34 euros/m3.
 
Es posible que todo quede en nada, nadie va a tirar de la manta, porque en Bruselas mandan y están los mismos que aquí, el PSOE y el PP coinciden en el 70% de las votaciones.  
  
Este año presumen de que el puerto ganó 7 millones de euros, es decir, necesitarían 120 años para amortizarlo, sin contar que los costes fijos del puerto ampliado se multiplicarán. 
 

------------------------------- 

 

Bruselas advierte a España por los sobrecostes de El Musel y La Coruña 

Lne, J. L. Argüelles
 
 
Los dos grandes proyectos portuarios del norte español, la ampliación de El Musel y la construcción del puerto exterior de La Coruña, han encendido las alarmas en la Comisión Europea (CE), que ha advertido al Gobierno de España de que desaprueba los instrumentos legales con los que se justifican las modificaciones presupuestarias que se han convertido en práctica habitual en la obra pública española. 


Bruselas siempre ha mirado con recelo el artículo 202 de la ley de Contratos del Estado, un mecanismo al que han recurrido con frecuencia las constructoras españolas para solicitar incrementos económicos sobre el proyecto de adjudicación de obra cuando concurren «razones de interés público y para atender imprevistos». Es la base legal que utilizó la Autoridad Portuaria de Gijón, con el aval de la abogacía del Estado y el Ministerio de Fomento, para el modificado de 216 millones de la ampliación de su terminal, al pie del Cabo Torres, una operación que ha supuesto un sobrecoste del 43 por ciento del precio en el que se adjudicó el superpuerto asturiano. Los trabajos de la nueva terminal coruñesa, en Punta Langosteira, podrían acumular un incremento aún mayor, hasta 283 millones, el 65,96 por ciento del contrato, aunque habrá que esperar a conocer los detalles del plan de viabilidad de la dársena gallega. Grupos empresariales encabezados por ACS, la constructora de Florentino Pérez, se hicieron con ambos proyectos. 

Hace tiempo que la CE tiene puesto el foco de su atención sobre la posibilidad que abre la legislación española de compensar los imprevistos, unas modificaciones que suelen alcanzar el 20 por ciento del precio de licitación, pero que pueden llegar al 50 por ciento con el visto bueno del Consejo de Ministros. Es sabido en el sector de la construcción que los modificados se utilizan, en numerosas ocasiones, para compensar ofertas que se plantean a la baja con el objeto de que las empresas se hagan con la obra. Numerosas compañías de otros países de la UE desisten de participar en los concursos españoles al no ver claro el mecanismo con el que pueden compensar el precio inicial a la baja. Es una práctica que Bruselas tiene bajo sospecha.

El caso de los sobrecostes de El Musel y Punta Langosteira, obras portuarias públicas que disponen de financiación europea a través de fondos de cohesión con cargo al período 2000-2006 (257,5 millones para la dársena gallega y 247,5 para la terminal gijonesa; el plan director del puerto de Barcelona logró otros 277,2 millones), ha dado pie a la CE para refrescarle al Gobierno de España sus muchas dudas sobre los mecanismos que facilitan, sin necesidad de una nueva licitación del proyecto modificado, los incrementos presupuestarios.

La advertencia de Bruselas ha llegado después de la tramitación que hizo el Ministerio de Economía para pedir nuevos fondos de cohesión, hasta 135 millones, con los que cubrir el sobrecoste de El Musel. Una muy dura denuncia contra la ampliación gijonesa, formulada por Los Verdes, ahora en el Gobierno de Asturias, motivó un informe de la Dirección General de Mercado Interior de la CE. Este organismo subraya en su documento, y lo hace con total claridad y contundencia, que la Autoridad Portuaria de Gijón debió licitar de nuevo la obra equivalente a los 216 millones de un sobrecoste que ha justificado por un «imprevisto»: la imposibilidad de cumplir con el plan de aprovisionamiento de canteras fijado en el plan de la obra.

Después de ese informe de Mercado Interior nadie espera que la Dirección General de Política Regional de la CE conceda nuevos fondos de cohesión para El Musel. Es más, ha habido una muy seria preocupación por si la CE llegaba a plantearse recortar las ayudas ya aprobadas. El presidente de Puertos del Estado, Fernando González Laxe, aseguró el pasado viernes, en Gijón, que no hay el más mínimo riesgo de perder esas partidas ya concedidas. El Musel ha cobrado de Bruselas el 80 por ciento de los 247,5 millones aprobados en diciembre de 2004 y recibirá el 20 por ciento restante después de octubre de 2010, cuando concluyan los trabajos del superpuerto. Pero la CE ha dejado claro que no está dispuesta a financiar «imprevistos» como los de El Musel y La Coruña. 
 
 
---------------------------------------
 
 
 

El Puerto tiene previsto ganar 7 millones este año pese a la crisis



J. L. A. 
La Autoridad Portuaria de Gijón tiene previsto acabar el presente ejercicio económico con un beneficio de explotación de 7 millones, aseguraron fuentes del Puerto, pese a que la crisis tiene una fuerte incidencia en los tráficos marítimos y El Musel concluirá 2009 con unos movimientos muy inferiores a los de los últimos años. 

Si se confirma esa previsión de beneficios, el Puerto ganará 2,8 millones menos que en 2008, cuando por los muelles gijoneses pasaron un total de 19,3 millones de toneladas. En el acumulado anual de tráficos, la principal terminal asturiana era, según datos del pasado agosto, la que mayor caída de tráficos había registrado entre los diez grandes puertos españoles: un 33,62 por ciento, frente al 16,25 de retroceso que sumaba la media del sistema portuario estatal. 

Según las fuentes citadas, un beneficio previsto de 7 millones permite a la Autoridad Portuaria de Gijón mantener su plan de financiación para hacer frente a los compromisos económicos derivados de la obra de ampliación. El Puerto ha asumido unos créditos de 465 millones, 250 millones con el Banco Europeo de Inversiones y 215 más con el Ministerio de Fomento. Tendrá que liquidar ambas deudas en un plazo máximo de 37 años.

Las cifras 

La Autoridad Portuaria de Gijón ha subrayado que la mayor parte de los 216 millones del sobrecoste de la ampliación de El Musel es achacable a los nuevos precios que pagó por la piedra y los áridos necesarios para la obra, con un coste de 163,4 millones más. Según su versión, ese desfase económico se produjo al no poder cumplir el plan de canteras. Las mejoras técnicas incrementan el precio inicial en otros 35,2 millones, mientras que los temporales encarecieron el superpuerto en 11,4 millones.
 
 
 
Top