La reforma de las Cajas de Ahorros pactada entre Zapatero y Rajoy

 [Realmente no sabemos en qué cosiste la reforma, lo que sí se sabe desde hace tiempo es que Cajastur es el refugio dorado de algunos representantes de los tres partidos que tienen sillón en el Consejo de Administración de Cajastur y por el que cobran un montón.

Pero la regalía no termina aquí, porque o bien para ser Consejero de Cajastur ya lo eres de otros Consejos de Administración o viceversa, porque lo eres de Cajastur, también lo serás de otros Consejos de Administración.

Eso sí, gratis nunca, siempre al servicio del pueblo y de la representación que ostentan, pero eso se cobra y bien cobrado.

Para no discriminar, allí, los partidos se sientan juntos, PSOE, IU y PP todos de la mano]  Redacción

------------------------------------------------

 


La FSA recela de la reforma de las cajas de ahorros pactada entre Zapatero y Rajoy 

Javier Fernández cuestiona la entrada de capital privado para reforzar las entidades
El PP regional es contrario a reducir el número de cargos políticos en el consejo de Cajastur

El acuerdo entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, para reordenar el sector de las cajas de ahorros y modificar su gobernanza ha despertado recelos políticos en Asturias. La Federación Socialista Asturiana (FSA) mostró ayer sus reservas ante el pacto para facilitar la entrada de capital privado en las cajas, el mecanismo pactado entre Zapatero y Rajoy para que las entidades puedan reforzar sus recursos. Y el PP asturiano defendió que se mantenga el nivel de representación política en las cajas, criterio que también contrasta con lo acordado en la Moncloa. El Gobierno regional (PSOE-IU) acogió con aparente frialdad el pacto sobre las cajas y evitó pronunciarse.

El acuerdo entre Zapatero y Rajoy para modificar la ley de Cajas prevé que puedan captar recursos mediante la emisión de cuotas participativas (especie de acciones) dotadas de derechos políticos. La opción de las cuotas ya existe, pero están desprovistas de derechos políticos. Esto es, sus titulares no tienen capacidad ninguna de influir en la caja ni están representados en sus órganos corporativos. El cambio que ahora se plantea ha sido interpretado a menudo por la izquierda como una puerta abierta a la privatización. Eso dio a entender ayer el secretario general de la FSA, Javier Fernández. A través de internet, el líder socialista dijo entender que hay cajas que necesitan capitalizarse con urgencia, pero matizó que recurrir al capital privado es una fórmula que «a nosotros no nos entusiasma».

Fernández considera además que en el caso de Cajastur «no parece necesario» ampliar el capital. «Y si lo fuera, cuenta con un instrumento a nuestro juicio más adecuado, que es un banco propio», señaló el secretario de la FSA en relación a Banco Liberta, la sociedad financiera que Cajastur utilizará para la integración de Caja Castilla-La Mancha. El presidente de Cajastur, Manuel Menéndez, ha defendido varias veces en público la necesidad de reformar las cuotas participativas para que las cajas puedan reforzar su capital, opinión que comparte el nuevo presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Isidre Fainé

Javier Fernández pide que se limite el capital privado «de forma que no se pueda dar lugar a mayorías de control que hagan perder, de hecho, el carácter social de las cajas. Estamos de acuerdo con que no se establezcan vetos políticos a la posible fusión de cajas, pero no en que se desnaturalice a estas entidades por la vía de las cuotas participativas con derechos políticos».

Zapatero y Rajoy también están de acuerdo en negociar una reducción de la representación política en la cajas para avanzar en la profesionalización de los gestores. Javier Fernández remarcó que «la FSA ha dado sobrados ejemplos de promover y preservar la gestión técnica y profesional de la entidad a través de sus nombramientos».

El líder del PP asturiano, Ovidio Sánchez, defendió que la presencia política y la profesionalización no están reñidas. «Las cajas son políticas, lo que no significa que no vayan hacia una profesionalización. Ahí está Cajastur. Si hubiéramos dejado a Areces (el presidente del Principado), quizás habría acabado como CCM, pero hicimos una ley en Asturias con la que volvió Menéndez y es evidente que la gestión es impecable», aseveró Sánchez.

Cajastur tiene un consejo de administración integrado por 30 miembros, de los que 15 lo son por designación política. Entre estos últimos, los únicos que no son políticos en ejercicio son Manuel Menéndez, presidente de Cajastur; Javier Suárez Pandiello, catedrático de Hacienda Pública (ambos designados a propuesta del PSOE), y el también catedrático José Manuel Agüera Sirgo, a propuesta de IU. En el caso del PP, todos sus representantes son cargos políticos en la Junta General o ayuntamientos

 Lne.es

Top