Los concejales del Ayuntamiento de Avilés mienten sobre las piscinas

Imprimir
       Ante la negación de las intoxicaciones por inhalación de cloro de varios trabajadores municipales, la Corriente Sindical d’Izquierda quiere denunciar las continuas manipulaciones y mentiras de los concejales Román Álvarez y Ana Hevia, en relación con la situación de las piscinas municipales de Avilés.

1-El juzgado no descarta la intoxicación por cloro en la piscina de La Magdalena. Todo lo contrario; es la propia Fiscalía quien afirma que “de toda la instrucción de las diligencias, parece claro que los trabajadores sufrieron una intoxicación por cloro durante el ejercicio de su actividad laboral “. Parece ser que, para Román Álvarez y Ana Hevia, la Fiscalía miente en sus afirmaciones.
2-Todos los informes médicos aportados por CSI, tanto los informes médicos forenses, como del Servicio de Salud del Principado de Asturias, declararon la existencia de “intoxicación por inhalación masiva de derivados de cloro en su puesto de trabajo situado en la piscina de Avilés”. Para Román Álvarez y Ana Hevia, estos informes también son falsos o inexistentes.
3-El propio Ministerio de Trabajo reconocía este accidente laboral, calificándolo como “intoxicación aguda por inhalación de cloro en su puesto de trabajo”, declarando la incapacidad laboral de los dos monitores y obligando a la mutua Ibermutuamur a hacerse cargo de las prestaciones. Parece ser que para  Román Álvarez y Ana Hevia, el Ministerio de Trabajo también realiza informes fraudulentos.
4- Un recurso de esta mutua y de la propia Fundación Deportiva Municipal, provocó una sentencia del Juzgado de lo Social, en la que, de forma categórica, se desestimaban las peticiones de la mutua y de la FDM y se concedía por sentencia “el grado de incapacidad permanente total a los dos trabajadores”. Román Álvarez y Ana Hevia mienten otra vez sobre las sentencias judiciales.
       Para la CSI, esto deja probado el continuo empeño de los concejales Román Álvarez y Ana Hevia en mentir, una y otra vez, a los avilesinos y avilesinas sobre la situación real de las piscinas municipales de Avilés. Si, como dicen ambos concejales, el control de las piscinas es exhaustivo y todo funciona con normalidad, ¿cómo explican los sucesivos cierres de estas instalaciones, como el decretado por el propio gerente de la Fundación Deportiva Municipal, el pasado 23 de septiembre, cuando hubo que evacuar la piscina de El Quirinal y trasladar a un buen número de usuarios (casi todos niños) al centro de salud, por detección de exceso de cloro?.
       En cuanto a la actuación del Sr. Paramio, Inspector de Trabajo en la comarca avilesina, baste decir que las quejas sobre su actuación general, se amontonan por docenas en la mesa de la Dirección Regional de Inspección y, ni siquiera con numerosos usuarios de las piscinas ingresados en los centros de salud, tuvo la voluntad de ordenar ninguna clase de actuación o investigación. Su ineptitud y su falta de profesionalidad, constituye un peligro para la salud de los trabajadores y trabajadoras.
       Los dos concejales acusaron a la CSI de hacer pintadas y obligar al Ayuntamiento a gastar el dinero de todos los avilesinos en su limpieza. Pero, este sindicato, también aporta fotografías de pintadas en los muros de nuestro concejo, pidiendo el voto para el PSOE. ¿Con qué dinero se paga la limpieza de estas pintadas?.
       Para la CSI, es increíble que esta “Cofradía del gin-tonic”, liberados desde hace años, con sueldos de 35.000 € anuales, quieran convertirse, ahora, en defensores del dinero público.
       La historia de estos dos concejales es bien conocida: el Festival Intercéltico, el Antroxu, las instalaciones deportivas..., todo cuanto cae en sus manos se convierte en una ruina para Avilés. Pero la CSI no está dispuesta a permitir que ocurra lo mismo con las piscinas municipales, porque lo que está en juego no son fiestas, conciertos o dinero, sino algo más importante, que es la salud de los avilesinos y avilesinas.
       Y lo que ya resulta patético es la acusación a un trabajador municipal, nada más y nada menos, que de acosar, él solo, a toda la Fundación Deportiva Municipal y a varias “generaciones” de concejales de deportes. En este sentido y por las falsas acusaciones hacia este trabajador, la CSI no está sopesando realizar denuncias contra estos dos concejales, sino que ya las está redactando.
       Por lo que respecta a los envíos de e-mails a las distintas Oficinas de Turismo, la CSI considera que informar a la población de los riesgos para su salud, es un deber de las propias instituciónes y es la propia irresponsabilidad de Román Álvarez y Ana Hevia, lo que está generando un gran riesgo para la salud pública.
       Por todo ello, la CSI exige públicamente la dimisión inmediata, tanto de los concejales Román Álvarez y Ana Hevia, como del Sr. Paramio, Inspector de Trabajo de la comarca avilesina.

-----------------

Delantre la ñegación de les intosicaciones por inhalación de cloru de dellos trabayadores municipales, la Corriente Sindical d’Izquierda quier denunciar les contines manipulaciones y mentires de los conceyales Román Álvarez y Ana Hevia, en rellación cola situación de les piscines municipales d’Avilés:
1-El xulgáu nun descarta la intosicación por cloru na piscina de La Madalena. Tolo contrario; ye la propia Fiscalía quien afita que “de tola instruición de les dilixencies, paez nidio que los trabayadores carecieron una intosicación por cloru demientres l’exerciciu de la so actividá llaboral”. Paez ser que, pa Román Álvarez y Ana Hevia, la Fiscalía miente nes sos afirmaciones.
2-Tolos informes mélicos aportaos por CSI, tanto los informes mélicos forenses, comu del Serviciu de Salú del Principáu d’Asturies, sopelexaron la esistencia de “intosicación por inhalación masiva de derivaos de cloru nel so puestu trabayu, allugáu na piscina d’Avilés”. Pa Román Álvarez y Ana Hevia, estos informes tamién son falsos o inesistentes.
3-El mesmu Ministeriu Trabayu reconocía esti acidente llaboral, calificándolu comu “intosicación aguda por inhalación de cloru nel so puestu trabayu”, sopelexando la incapacidá llaboral de los dos monitores y obligando a la mutua Ibermutuamur a arrecostinar coles prestaciones. Paez ser que pa Román Álvarez y Ana Hevia, el Ministeriu Trabayu tamién fae informes fraudulentos.
4-Un recursu d’esta mutua y de la propia Fundación Deportiva Municipal, prevocó una sentencia del Xulgáu de lo Social, na que, de forma categórica, concedíase por sentencia “el grau d’incapacidá permanente total a los dos trabayadores”. Román Álvarez y Ana Hevia mienten, otra vuelta, sobro les sentencies xudiciales.
       Pa la CSI, esto dexa prebáu el continu enfotu de los conceyales Román Álvarez y Ana Hevia en mentir, una y otra vegada, a los avilesinos y avilesines sobro la situación real de les piscines municipales d’Avilés. Si, comu dicen dambos conceyales, el control de les piscines ye total y too furrula con normalidá, ¿cómu despliquen los sucesivos pieslles d’estes istalaciones, comu’l decretáu pol propiu xerente de la Fundación Deportiva Municipal, el pasáu 23 de setiembre, cuandu tuvo d’evacuase la piscina d’El Quirinal y treslladar a un bon númberu d’usuarios (cuásique toos neños y neñes) al centru salú, por detección d’escesu de cloru?.
       No que cinca a l’actuación del Sr. Paramio, Inspeutor de Trabayu na comarca avilesina, baste dicir que les quexes sobro la so actuación xeneral, amontónense por docenes na mesa de la Direición Rexonal d’Inspeición y, nin siquiera con numberosos usuarios de les piscines ingresaos nos centros de salú, tovo l’enfotu d’ordenar denguna triba d’actuación o investigación. La so ineptitú y la so falta de profesionalidá, costitui un pelligru pa la salú de los y les trabayadores.
       Los dos conceyales acusaron a la CSI de facer pintaes y obligar al Ayuntamientu a gastar el dineru públicu de tolos avilesinos na so llimpieza. Pero, esti sindicatu tamién aportó semeyes de pintaes nos muros del nuesu conceyu, pidiendo’l votu pal PSOE. ¿Con qué perres se paga la llimpieza d’estes pintaes?.
       Pa la CSI ye increyible que esta “Cofradía del gin-tonic”, lliberaos dende hai años con sueldos de 35.000 € añales, quieran tornase, agora, en defensores del dineru públicu.
       La hestoria d’estos dos conceyales ye perconocía: el Festival Intercélticu, l’Antroxu, les istalaciones deportives..., too cuantu cae nes sos manes tórnase nuna ruina p’Avilés. Pero la CSI nun ta dimpuesta a permitir que pase lo mesmo coles piscines municipales, porque lo que ta en xuegu nun son folixes, conciertos o perres, sinon daqué más importante, que ye la salú de los avilesinos y avilesines.
       Y lo que yá resulta patético ye la acusación a un trabayador municipal, ná más nin ná menos, que d’acosar, él solu, a tola Fundación Deportiva Municipal y a delles “xeneraciones” de conceyales de deportes. Nesti sen y poles falses acusaciones hacia esti trabayador, la CSI nun ta sopesando realizar denuncies escontra estos dos conceyales, sinon que yá les ta redactando.
       Polo que cinca a los unvíos de e-mails a les estremaes oficines de Turismu, la CSI camienta qu’informar a la población de los riesgos pa la so salú, ye un deber de les propies istituciones y ye la propia inresponsabilidá de Román Álvarez y Ana Hevia, lo que ta xenerando un gran riesgu pa la salú pública.
       Por too ello, la CSI desixe públicamente la dimisión darréu, tanto de los conceyales Román Álvarez y Ana Hevia, comu del Sr. Paramio, inspeutor de trabayu de la comarca avilesina.

http://asturbulla.org/index.php/asturias-principal/aviles-sp-1825153281/15891-los-concejales-del-ayuntamiento-de-aviles-mienten-sobre-las-piscinas