AVILÉS: Protección de Datos autorizó a Telefónica a pasar sus clientes a Konecta Chile

 

Las despedidas critican a la Alcaldesa tras reunirse con ella: «Sólo faltó que nos diera una colleja»

 


El comité de empresa de Konecta BTO denunció ayer su sospecha de que la compañía haya derivado a un centro propio en Chile la actividad vinculada a Telefónica que hasta ahora se prestaba en Avilés, entre otros centros de trabajo. Así, la Agencia de Protección de Datos autorizó a Telefónica el pasado 12 de diciembre el traspaso de sus ficheros de clientes para que Konecta pueda utilizarlos desde Chile. Según recoge la autorización oficial: «la finalidad de la transferencia de datos es la prestación a Telefónica de España por parte de Konecta Chile» de un servicio de telemarkenting. Konecta Chile es una compañía perteneciente al grupo Konecta, que el pasado 28 de mayo despidió al cuarenta de su plantilla en Avilés.

La empresa justificó su reajuste de personal en un descenso de la carga de trabajo al haber perdido parte de las labores de atenció al cliente de Telefónica. La empresa tecnológica, que llegó a Avilés de la mano de la administración pública, factura en función de las llamadas atendidas y en función de las ventas telefónicas realizadas por sus operadoras.

Por otra parte, Konecta ha realizado nueve contratos indefinidos para otra campaña. El comité sospecha, ya que la fecha de estos contratos es un día posterior al despido masivo, que se hayan efectuado con el único fin de cubrir el cupo necesario para justificar las ayudas públicas recibidas.

Por otro lado la Alcaldesa, Pilar Varela, se reunió ayer con una delegación de afectadas por los despidos, pero la reunión no fue afable, a juzgar por el relato de las trabajadoras. Pilar Arango -presidenta del comité de empresa y representante del sindicato CGT-, María José Patallo y Carmen García aseguraron que Varela les reprochó que hubieran pedido su intercesión para defender los puestos de trabajo, y que sus quejas le habían parecido muy mal. «Sólo le faltó darnos una colleja», concluyeron. Después, las trabajadoras se entrevistaron con el diputado de IU Gaspar Llamazares.

Top