Gijón se queda sin plan de urbanismo por decisión judicial por segunda vez en tres años

La Alcaldesa y la concejala de Urbanismo, tras conocer la sentencia.
Las deficiencias en el trámite de participación ciudadana vuelven a ser el motivo de la anulación judicial

 

Moriyón: «Esto es lo que pasa por hacer un plan enfrentándose a la zona rural»

La Alcaldesa califica la situación de «extrema gravedad» y adelanta que «todo se paraliza y habrá que empezar desde cero»

Los constructores posicionados en los nuevos suelos urbanizables anuncian un recurso ante el tribunal para proteger su actividad

Gijón vuelve a tener paralizado su planeamiento urbanístico. Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha determinado que el actual Plan General de Ordenación (PGO) tampoco es conforme a derecho, invalidando un documento que es fruto de una anulación judicial anterior y sin el cual no se puede mover un ladrillo dentro del municipio. La ciudad retrocede así al urbanismo que el arquitecto Ramón Fernández Rañada diseñó hace 15 años.

«La situación es de extrema gravedad y supone un gran desprestigio para este Ayuntamiento», lamentó la alcaldesa. La forista Carmen Moriyón compareció en rueda de prensa nada más conocerse el fallo del Tribunal Superior de Justicia, al considerar que «los acontecimientos así lo requieren». En su comparecencia se cebó con el anterior gobierno municipal: «Este es el mejor ejemplo del fracaso de un partido que hoy pretende darnos lecciones. Me pregunto por qué oscuros intereses los socialistas no respetaron la legalidad».

El Plan General que ahora se anula fue aprobado por PSOE e IU en el Pleno del 13 de mayo de 2011, unos días antes de las elecciones municipales que cambiaron el rumbo político del Ayuntamiento de Gijón. Apenas dos años después, «todo queda parado y hay que empezar desde cero», aseguró Carmen Moriyón, sin aclarar las actuaciones que llevará a cabo su equipo de gobierno para tratar de encauzar la situación urbanística de la ciudad.

Foro Asturias se comprometió a dar información más detallada a lo largo de la próxima semana. La alcaldesa sí adelantó que «será necesario revisar todos los expedientes del planeamiento que están en proceso de tramitación». La noticia cayó como una bomba en el sector de la construcción, que se ve abocado «al desastre» en esta situación de incertidumbre jurídica. Ayer, algunos promotores con intereses en los nuevos suelos urbanizables del PGO ya anunciaban su intención de presentar un recurso aclaratorio ante el tribunal asturiano.

Este es el segundo revolcón judicial que se lleva el urbanismo gijonés en los últimos tres años y medio. La nueva sentencia anulatoria da respuesta al Colectivo de Vega en Defensa del Medio Rural, que denunció al Ayuntamiento por dejar fuera del trámite de información pública el estudio geológico realizado en El Muselín -base de un plan especial para transformar el barrio en un gran parque- y el estudio de afectación de la subsidencia (hundimientos del suelo) generada por el abandono de Mina La Camocha.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias entiende que «se ha producido indefensión a la parte recurrente, con vulneración relevante de los principios de publicidad y participación ciudadana». De ahí que se determine «la necesidad de retroacción del expediente administrativo al momento anterior a la información pública», lo que deja sin efecto el acuerdo plenario que permitió aprobar un nuevo PGO.

Este documento venía a subsanar la anulación del anterior Plan General, redactado por el arquitecto madrileño Felipe Teixidor. Aunque, en esta ocasión, el Ayuntamiento recurrió las sentencias desfavorables ante el Tribunal Supremo, quiso curarse en salud con un nuevo planeamiento, cuya elaboración se encomendó a los servicios técnicos municipales. El entonces concejal de Urbanismo y hoy presidente de la Junta General del Principado, Pedro Sanjurjo, se volcó en el procedimiento.

«Fue una revisión urbanística precipitada, que cayó en los mismos errores y ha situado a Gijón en una excepcionalidad urbanística que no deja trabajar a los distintos agentes implicados», criticó la alcaldesa. «Y Sanjurjo todavía se jactaba de haber hecho el Plan en un tiempo récord», siguió Moriyón, metiendo el dedo en la llaga.

El anterior Plan General, que comenzó a tramitarse en el año 2005, también fue anulado por deficiencias en el proceso de participación ciudadana. Aunque desde las filas socialistas siempre se le ha quitado hierro a las sentencias anulatorias alegando que se trataba de simples defectos de forma, los numerosos contenciosos acumulados han terminado tumbando su política urbanística.

«Es lo que ocurre por hacer un Plan General con tanta opacidad y enfrentándose frontalmente a los vecinos», declaró la alcaldesa, en referencia a las tensas relaciones que el anterior gobierno de la ciudad mantuvo con la zona rural a consecuencia del PGO. La polémica se extendió a El Muselín cuando el nuevo planeamiento urbanístico incorporó un proyecto que implicaba la desaparición del barrio.

La alcaldesa se preguntaba ayer «qué hicieron los vecinos de El Muselín para que tuvieran que irse de sus casas, es falso que el barrio se caía y ahora queda probado». El rotundo rechazo de Carmen Moriyón al Plan General heredado de los socialistas ya quedó patente en el programa que Foro Asturias defendió en las últimas elecciones municipales. En la práctica, su equipo de gobierno sigue tramitando algunos de los proyectos más polémicos de ese PGO, mientras trabaja en la revisión que prometió cuando aspiraba a convertirse en alcaldesa.

Si contra el anterior Plan de Ordenación prosperaron una treintena de recursos, contra el actual documento están pendientes de sentencia unos 45. De momento, el único que se ha estimado es el del Colectivo en Defensa del Medio Rural.

Foto. La Alcaldesa y la concejala de Urbanismo, tras conocer la sentencia.

Lne.es

Top