No al PERI de “El Rinconín” y los "proyectos urbanísticos" para Gijón

Rueda de prensa del Grupo de Trabajo de Medio Ambiente y Urbanismo de Podemos

 

Han presentado las alegaciones al proyecto del PERI de “El Rinconín” y  planteado su posición frente a otras actuaciones urbanísticas de Gijón

 

Guillermo Sendín, miembro del Grupo de Trabajo, ha sostenido que el mismo vulnera la corrección urbanística, los objetivos de Xixón como ciudad sostenible para vecinos y visitantes y el necesario respeto por el entorno paisajístico y de esparcimiento de la ciudadanía.

 

El proyecto del PERI de “El Rinconín”

El pasado 20 de agosto se publicó en el BOPA el acuerdo por el que comenzaba el período de información pública respecto al proyecto conocido como el PERI de “El Rinconín”, aunque realmente no se refiere en puridad a todo el entorno geográfico así conocido, sino sólo a una zona.

Este proyecto traiciona el sentido de la normativa urbanística, tratando de tramitar como un Plan Especial de Reforma Interior algo que debería ser tratado desde la perspectiva global que da un Plan General de Ordenación.  No tiene ningún sentido que este PERI se tramite ajeno del Plan General de Ordenación que en estos días comienza su tramitación; es más, tiene menos sentido todavía que el documento de prioridades de este futuro PGO del municipio pase muy de puntillas, con tres renglones exactamente, sobre esta área. Las motivaciones que apunta el proyecto para la necesidad de un PERI carecen de valor si no se tiene en cuenta la ciudad en su conjunto, y especialmente todo el terreno que ocupa la zona que va desde el Puente del Piles hasta los apartamentos de “El Rinconín”.

Por este abordaje erróneo se llegan a plantear aberraciones tales como hacer un proyecto contando con normativa urbanística que no está en vigor, comprometiendo viales que no existen actualmente ni están programados, afectando a zonas externas al PERI y haciendo previsiones edificatorias sobre las que a día de hoy no existe ninguna planificación ni mucho menos una certeza demográfica.

Por otro lado, las previsiones edificatorias sobre el entorno y las estipulaciones sobre las ya existentes no hacen sino confirmar el poco interés que se tiene desde el Ayuntamiento por preservar para la ciudadanía y las generaciones futuras un entorno de los más importantes para la ciudad, de los pocos que quedan quizá.  Así, el proyecto vulnera el artículo 10.2 del texto refundido del Decreto Legislativo 2/2008, del texto refundido de la Ley del Suelo, que impone la obligación de condicionar en todo caso el urbanismo a las zonas de especial importancia natural marítima y sin limitar la armonía del entorno ni el campo visual.  El equipo de gobierno municipal, parece ser, no tiene ningún interés en preservar las vistas privilegiadas de este enclave de la ciudad que permite a todos los ciudadanos y visitantes contemplar al mismo tiempo la playa de San Lorenzo, el Cerro de Santa Catalina, la Universidad Laboral, Baldornón y Monte Deva.

Por el contrario, se apuesta por incrementar de manera espectacular la edificación en un entorno tradicionalmente de baja densidad, permitiendo cinco bloques de viviendas en altura, trastocando totalmente el interés de hacer de la costa gijonesa un entorno de pacificación de la ciudad desde el punto de vista de la movilidad.  De poco sirve “adornar” la costa con carriles bici si al mismo tiempo se está facilitando la congestión del tráfico en la zona, ya de por sí problemática durante el período estival y en eventos deportivos, festivos o similares.

Esta hipocresía municipal se puede ver claramente también en el caso del edificio de apartamentos ubicado frente a la playa del Cervigón. Así, se permite la pervivencia en el terreno de una estructura que rompe con el entorno, pero se indica que se reformará, modernizando la fachada de acuerdo al Plan Especial del Muro de San Lorenzo.  Sin embargo, esa mención carece de significado, toda vez que no se especifica qué tipo de reforma estética habrá de ejecutarse, y la normativa de los edificios del entorno del Muro no es genérica, sino que distingue medidas concretas para edificios concretos.

El Grupo de Medio Ambiente y Urbanismo de Podemos se opone a este proyecto, ya que sostenemos que este PERI priva a un entorno privilegiado como “El Rincónín” del disfrute de toda la ciudadanía, apostando por los intereses particulares frente a las medidas racionales favorables a preservar la belleza paisajística del enclave, su carácter como espacio de esparcimiento y la idea de una ciudad sostenible en el terreno de la movilidad.

El Plan de Vías y el proyecto de la Estación Intermodal

Podemos denuncia también otro de los desmanes urbanísticos que ha puesto a nuestra ciudad en una situación lamentable: el famoso Plan de Vías y Proyecto de Estación Intermodal. Un proyecto que los sucesivos gobiernos -estatal, autonómico y local- idearon como una macro construcción sin tener fondos para costearlo; que no sólo no solucionó el problema que trataba de abordar, sino que lo mantuvo y acrecentó, creando una deuda que los ciudadanos no generamos, agujereando la ciudad sin tener claro para qué, y sin que los responsables den explicaciones de lo hecho, de cómo está la situación hoy en día y asuman responsabilidades por lo realizado.

Es imprescindible por tanto, un análisis escrupuloso de la situación, de cómo, por qué y por quién estamos como estamos, y establecer un proyecto serio, viable y ajustado a la ciudad en la que vivimos, con presupuesto y fondos suficientes para hacer realidad la estación intermodal que Xixón necesita.

Por un entorno sostenible para el disfrute de todos

Queremos una ciudad pensada por y para los ciudadanos, que se plantee las necesidades reales de la gente y haga de nuestra tierra un entorno sostenible y en el que dé gusto vivir. Y afirmamos que para ello es preciso e indispensable obrar de manera transparente, informando a todos los ciudadanos, recogiendo opiniones y observaciones y abriendo canales de participación y decisión en el que todos los que vivimos en esta ciudad podamos integrarnos.

Foto. Rueda prensa, Peri Rinconín: Mario Suárez, Guillemo Sendín y Francisco Glez

Top