¿La excepcionalidad de Xixón?

Tengo que reconocer que el Presidente de Asturies Javier Fernández no pierde la capacidad de sorprendernos. Del bochorno del “no pero sí” para dar el gobierno del Estado a Mariano Rajoy y recibir como premio que el PP asturiano le aprobase los presupuestos autonómicos, como confesó el dirigente popular Pablo Casado, a desmarcarse ahora con una carta a Podemos e IU pidiendo un frente de izquierdas en Asturies.

Como si el presidente de la gestora socialista, defensor a capa y espada de la gran coalición a nivel estatal entre PP y PSOE, no tuviera bastante con este sainete, tiene que meter en tal misiva una referencia a la supuesta excepcionalidad de Xixón. Habría que recordarle a Javier Fernández que los de Xixón somos muy “playos” y, con su permiso o sin él, las cosas de Xixón las decidimos en Xixón, así que lo primero sería ver una sintonía entre las medidas del PSOE de Xixón y Xixón Sí Puede.

De mano sería bueno recordar algunos sonoros desencuentros: primero la negativa de los socialistas a reducir los gastos políticos del Ayuntamiento impidiendo ajustar los salarios de las y los ediles a 3 veces el Salario Mínimo y las asignaciones a los grupos municipales; segundo, el obstruccionismo sistemático a la aprobación del PGO, que después de las dos anulaciones a los PGO elaborados por ellos, solo lleva a Xixón a una situación límite en materia urbanística, tercero la defensa a ultranza de una regasificadora ya declarada ilegal por sentencia firme y que de mano con Foro quiere que el Gobierno central permita saltársela a la torera; cuarto, su oposición sin cuartel a la Renta Social Municipal, tanto a nivel municipal como autonómico; quinto, su negativa a investigar lo que pasó en las obras de El Musel; sexto, su responsabilidad en que la cuenca Este de Xixón sea un vertederos de aguas residuales; séptimo, su defensa a ultranza de la banca, en este caso Liberbank, frente a los intereses de Xixón. Y suma y sigue, ya que Pleno a Pleno nos demuestra que su prioridad está en el su propio partido y no en la ciudad que durante años consideró su feudo particular.

Pero Javier Fernández es un “rojo” de corazón, ya saben, como su amigo Fernández Villa es un sindicalista de clase de pura cepa. Así que podemos olvidarnos de todas estas minucias para recuperar la Alcaldía de Xixón, que al final los sillones son lo importante y no vamos a discutir por política, que no se diga. Manos a la obra, acabemos con la excepcionalidad de Xixón en Asturies.

Y uno mira a Asturies, que les juro que va más allá de Xixón, Uviéu y Avilés, y descubre sitios como Ibias, donde mire usted por donde hay un pacto entre PSOE y Foro contra la lista más votada ,que es la de Nós por Ibias, candidatura apoyada por Podemos. Claro, que Javier Fernández es un hombre de grandes urbes, lo que le gusta es Madrid y un urbanita como él no se fija en los “pueblinos”.

Pero, ¿qué pasa en Siero? Pues que hay un alcalde socialista apoyado por Foro, sí, sí, por Foro, y además el mencionado alcalde presume públicamente de su acuerdo de Gobierno con Foro. Lo que pasa que el pobre Javier Fernández con todo esto de la gestora y la humillación de las primarias socialistas en España en general y en Asuries en particular, pues no se ha dado cuenta. Normal, pero ya estamos aquí para informarle, no se preocupe.

Hablemos en serio: si se quieren lograr acuerdos político y no hacer meros postureos más orientados a la campaña interna del PSOE que a otra cosa, empecemos respetando los ámbitos de decisión municipal y autonómico, busquemos acuerdos programáticos que actualmente son muy escasos y centrémonos en acordar políticas más que sillones, señor Fernández.

 

Daniel Fernández Blanco, Licenciado en Ciencias Políticas. Coordinador de Comunicación de Podemos Xixón

Top