Langreo: Un argayo mantiene cortado desde hace un mes el antiguo trazado del Corredor en Lada

Las piedras, que provocaron 3 accidentes con 4 heridos, continúan sobre la calzada un mes después, el gobierno de Asturias no tiene dinero para las obras

 

El antiguo trazado del Corredor del Nalón, cortado al tráfico a causa de un argayo. juan plaza
 

 

El antiguo trazado del Corredor del Nalón lleva casi un mes cortado a la altura del Lada a causa de un argayo. El pasado 14 de diciembre, en pleno temporal de frío y lluvias, un corrimiento de tierras provocó un desprendimiento de rocas sobre la calzada que hirió a un policía local y provocó otros dos accidentes de tráfico, en los que resultaron heridas otras tres personas. Han pasado 29 días desde que se produjo el desprendimiento, y las rocas, de gran tamaño, aún siguen sobre la calzada.

 

Técnicos de la Consejería de Infraestructuras visitaron la zona del argayo horas después de que se produjera el desprendimiento. Según señaló el concejal de Obras del Ayuntamiento de Langreo, Juan Miguel Muñoz, los técnicos aconsejaron no intervenir en la zona hasta que cesara el temporal de lluvias por la dificultad para acceder a la ladera donde se produjeron los desprendimientos y por la inestabilidad del terreno. El tramo de carretera fue cortado al tráfico y, pasado casi un mes, la situación es la misma. Las piedras que cayeron sobre la calzada siguen allí y la inestabilidad del talud es apreciable a simple vista.

 

El antiguo trazado del Corredor del Nalón no tiene mucho tráfico desde que entró en servicio el nuevo tramo de la Autovía del Nalón entre Riaño y Sama. No obstante, el viejo trazado comunica las factorías industriales del polígono de Meriñán y permite acceder directamente al distrito de Lada desde el nudo de comunicaciones de Riaño, en el que confluyen las principales vías de la comarca.

 

A causa del desprendimiento de piedras se produjeron tres accidentes. Un policía local resultó herido cuando acudió la zona junto a un compañero para señalizar el desprendimiento. En ese momento, una lluvia de piedras cayó sobre el coche patrulla.

 

Horas después, dos jóvenes que huían de la Policía en un coche robado colisionaron contra una de las piedras de gran tamaño que había sobre la calzada, y a la mañana siguiente un operario de una fábrica de la zona volvió a colisionar contra las rocas. Según la Policía Local, la carretera estaba cortada al tráfico y señalizada correctamente. Según el conductor que colisionó contra las piedras, las balizas habían sido retiradas.

 

Top