Castropol: El Gobierno de Asturias aprueba el dragado en la Ría del EO sin responder a las alegaciones presentadas

El Gobierno plantea externalizar las obras cuando precisamente dispone de dos dragas cuya nstrucción se justificó precisamente para no tener que subcontratar las labores de mantenimiento del dragado en puertos y aguas de titularidad autonómica

En la zona de vertido se ubican varios caladeros de pesca y varias zonas de acuicultura que se verán afectados por el vertido; calidad del agua, disminución de la capa fótica, aumento de metales pesados y sustancias contaminantes

 

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies lamenta que el Principado haya aprobado el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de dragado y mantenimiento de calados del canal de la ría del Eo tal como publica hoy el Bopa, sin responder a las alegaciones que habíamos presentado en tiempo y forma en la fase de consultas del estudio de impacto ambiental presentado. 

El objetivo es dragar todos los años unos 50.000 m3  de material durante 2016-2019 para  dar salida a los elementos navales construidos en la ría y verterlos donde siempre lo han hecho sin buscar alternativas.

No entendemos como se puede presentar un estudio ambiental  tan escaso para justificar estas obras, no entendemos  por qué el Principado plantea externalizar las obras cuando precisamente dispone de 2 dragas, cuya construcción se justificó precisamente para evitar tener que subcontratar las labores de mantenimiento de los dragados en los puertos y aguas de titularidad autonómica.

El dragado previsto y la zona de vertido afectaran a la  Reserva de Biosfera Oscos-Eo-Terras Burón al  Humeda RAMSAR Ría del Eo también al Lugar de Interés Comunitario  “Ría del Eo-Playa de Barayo” sin que en el trámite de información pública se hubiese aportado detalle del impacto que va suponer estos dragados sobre los hábitats protegidos de la zona.

Es evidente que va a afectar notablemente  a los hábitats de interés comunitario que se encuentra en sus proximidades, destacando las comunidades vegetales que están en las proximidades de la zona de vertido, como las presentes en los Bancos de arena cubiertos por agua marina poco profunda (1110), Estuarios (1130), Llanos fangosos o arenosos emergidos cuando hay marea baja (1140), Vegetación anual sobre desechos marinos acumulados (1210), acantilados con vegetación de las costas atlánticas y bálticas (1230).

Nos preocupa del proyecto de dragado que no haya un análisis adecuado de la toxicidad del material a dragar y de sus peligros, al ser una ría con numerosos vertidos. Si estos fueran tóxicos supondrían un problema su vertido.   Está claro que los dragados generan efectos allí donde son vertidos, por la incorporación al medio acuático de contaminantes (materia orgánica, nutrientes, metales, contaminantes de origen fecal, etc.), y tienen efectos directos sobre el medio pelágico y las comunidades bentónicas.  La acumulación de material de vertido en una misma zona genera un área de poca profundidad, donde el mar puede levantar y romper de forma sorpresiva y producir accidentes. Sobre este particular nos hacemos eco de testimonios de pescadores de bajura que relatan experiencias de extremo peligro.

En la zona de vertido se ubican varios caladeros de pesca y en las proximidades de las zonas de dragados varias zonas de acuicultura que se verán afectados por  el vertido aunque sea de forma indirecta (disminución de la calidad del agua, disminución de la capa fótica, aumento de metales pesados y sustancias contaminantes, etc.). Creemos que no están suficientemente detallados sus efectos por el carácter acumulador de algunos contaminantes habituales en los materiales dragados como son: mercurio, plomo, cadmio, cobre, zinc, níquel, arsénico.

  Por la experiencia que ya se tiene, con años de vertidos de los dragados, puede verse cómo gran parte del material vertido es depositado en los arenales más próximos a las zonas donde están las corrientes dominantes, con un claro impacto, porque la arena que se extrae en la ría y que periódicamente vuelve a entrar proviene de otros arenales que padecen una pérdida continua de arena. Un grave problema que aquí no se valora y que se puede apreciar en la recurrente pérdida en los sistemas dunares más representativos de la zona

  Es por todo ello que los dragados, si se acepta que son necesarios, tienen que ser limitados. Su encaje en el medio  tiene que establecer un equilibrio entre los intereses de los astilleros y  los intereses públicos y de las personas, además de preservar los valores y la salud de los ecosistemas del entorno del estuario.  La ría de Eo es un paraje natural de alto valor que debemos conservar.  

 

 

 

 

Top