PSOE, Podemos e IU incumplen flagrantemente su programa electoral con la regulación de las “puertas giratorias” del Proyecto de Ley de Transparencia del Principado

Resultado de imagen de puertas giratorias, corrupcion

La regulación de las llamadas “puertas giratorias" que contiene el Proyecto de Ley de Transparencia, Buen Gobierno y Grupos de Interés que pretende aprobar la Junta General del Principado de Asturias en los próximos meses, es mucho más blanda que la prevista en los programas electorales que presentaron en las pasadas elecciones generales del 2016 el PSOE y la coalición Unidos Podemos (Podemos e Izquierda Unida)

En efecto, el artículo 37 del Proyecto de Ley, titulado “limitaciones al ejercicio de actividades privadas con posterioridad al cese”, establece que los ex altos cargos no podrán prestar servicios en entidades privadas que hayan resultado afectadas por decisiones en las que hayan participado durante los dos años siguientes a la fecha de su cese.
 
En la práctica, el Proyecto de Ley se limita a reproducir el plazo que ya fija el artículo 15 de la vigente Ley 3/2015, de 30 de marzo, reguladora de los altos cargos en la Administración del Estado, y a repetir, de forma casi mimética, la regulación contenida en esta ley estatal.
 
Pues bien, el programa electoral del PSOE en las elecciones generales del 2016 (pág. 76), encabezado por Pedro Sáchez, propone lo siguiente en relación con las “puertas giratorias”:
 
Regular de manera exhaustiva los conflictos de intereses para evitar el fenómeno de puertas giratorias, con incompatibilidad en los años posteriores al desempeño del cargo, fijando un periodo de incompatibilidad de cinco años para quienes pretendan incorporarse ex novo a empresas del sector sobre el que hayan tenido responsabilidades de regulación o gestión.
 
Por tanto, la prohibición de incorporación de ex altos cargos a empresas a las que hubieran beneficiado en el desempeño de un puesto público debería ser de cinco años después del cese, según el PSOE. La rebaja que hace Proyecto de Ley del Principado de Asturias es de vértigo. 

En este vídeo Pedro Sánchez se expresaba claramente: "me comprometo a endurecer las puertas giratorias de dos años a cinco años". Ahora, sus correligionarios en Asturias se pasan estas palabras por el forro.
 
Por su parte, la coalición electoral Unidos Podemos señalaba en el apartado 238 de su programa electoral:
 
Establecer un mínimo de diez años hasta que un ex alto cargo pueda intervenir en un ámbito afectado directamente por una decisión adoptada por él durante el ejercicio de su responsabilidad pública.
 
La rebaja aquí es todavía más escandalosa: de diez, a dos. 

Izquierda Unida, de la mano del entonces diputado en el Congreso Gaspar Llamazares, presentó en enero del año 2013 una iniciativa para modificar la Ley de Incompatibilidades de los altos cargos con el fin de ampliar de dos a cinco años la incompatiblidad para ejercer en las empresas privadas '"que desarrollen actividades en los sectores en que desplegaron directamente responsabilidades en el ejercicio de su cargo, siempre que durante su mandato dichas empresas hayan sido objeto de privatización o se beneficien de contratos públicos de servicios externalizados, ayudas financieras o ventajas fiscales de naturaleza  contractual”.
 
Una muestra más, aunque muy significativa, de las incongruencias en las que incurre el contenido de un Proyecto de Ley que, desde el Conceyu por Otra Función Pública n´Asturies, consideramos el producto de un tongo parlamentario: una Oficina Anticorrupción totalmente averiada, impunidad para políticos y funcionarios que obstruyan la investigación de la corrupción, régimen blando de las “puertas giratorias”. Pero aún queda más.
 
Y lo iremos contando, aunque algunos preferirían que se no se conociera.
 
Viñeta: Centro de Debate y Desarrollo

https://otrafuncionpublica.blogspot.com/2018/06/psoe-podemos-e-izquierda-unida.html

Top