La Eurocámara defiende que sus miembros tuvieran pensiones en una sicav de Luxemburgo

Panorámica de la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia.  EP
  • El Parlamento Europeo confirma punto por punto y en un comunicado oficial la información publicada este martes por infoLibre
  • La institución subraya que la "fórmula" elegida es "absolutamente legal" y que "se utiliza frecuentemente" para sistemas de pensiones
El Parlamento Europeo ha emitido en la tarde de este martes una nota informativa oficial en la que confirma punto por punto la información publicada en exclusiva por infoLibre. La eurocámara ha ratificado así que un número por determinar de sus miembros mantiene un fondo de pensiones en Luxemburgo a través de una sicav. Esa sociedad, radicada en el país más opaco de la UE y sujeta a una tributación ínfima, ha servido para canalizar entregas "adicionales y voluntarias" para la jubilación de los miembros de la eurocámara.

En el comunicado la institución se remonta a 1990, cuando "un grupo" de eurodiputados propuso crear un sistema de pensiones complementario y voluntario. El Parlamento admite que ese mismo año la Mesa de la cámara aceptó colaborar con el fondo. Tal y como adelantó este diario, aportó un euro por cada dos que desembolsaban los suscriptores del fondo. En su nota, la cámara no ha precisado el monto total de sus aportaciones, y ha subrayado que entonces salarios y prestaciones sociales de eurodiputados dependían de cada Estado miembo.

La institución subraya que "la fórmula escogida para este sistema complementario", la sicav, fue decidida el 3 de marzo de 1994, y que es "absolutamente legal". El Parlamento Europeo incide en que este tipo de sociedades de inversión se utilizan "frecuentemente" para "sistemas complementarios de pensiones". Al tiempo, defiende que esté radicada en Luxemburgo "por estar en este país la sede de la Secretaría general del Parlamento Europeo, desde donde se gestionan los fondos financieros de la institución".

La eurocámara agrega que el fondo funcionó hasta el año 2009, cuando entró en vigor el nuevo estatuto del eurodiputado que supuso que salarios y prestaciones sociales –y por tanto, también las pensiones– de los miembros de la cámara comunitaria pasaran a depender de las instituciones europeas. "Desde ese instante cesan las aportaciones al fondo, así como la incorporación de nuevos eurodiputados al mismo", concluye la nota, que también señala que las prestaciones obtenidas mediante la sicav "deben declararse".
 
Foto. Panorámica de la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia. EP
Top