El Cano y el alijo de cocaína: una versión poco creíble

La implicación del buque insignia de la Armada Española, el "Juan Sebastián Elcano", ("JS Elcano"), en una gran operación de narcotráfico debería ser tratada, por su trascendencia, con mayor seriedad y transparencia de lo que se ha hecho hasta este momento.

Es difícil de creer que tres marineros rasos organicen y financien una operación de cocaína de alta pureza, de 150 o más, que podría superar en el mercado una valor de 8.600.000 euros.

El "Almirantazgo" está convencido que los tres detenidos no actuaban solos, algo que explicaría lo elevado de la cantidad incautada.

Por otra parte, es poco verosímil que los narcos colombianos confiasen a los 3 marineros tal cargamento de cocaína, para que éstos la introdujesen clandestinamente a bordo de un buque de la armada Española, supuestamente vigilado, en el que se alojan más de 250 personas. Y entre ellas más de 20 oficiales.

Resulta improbable asimismo que los supuestos narcomarineros introdujesen 150 paquetes de droga (de 1kg.) ocultándolos bajo sus ropas de verano.

¿En qué tipo de vehículo se transportó el cargamento de cocina desde el almacén clandestino hasta el barco?. ¿En un furgón, en una embarcación? ¿Dónde se estacionó ese medio de transporte en el muelle? ¿Al costado del barco? ¿Cómo se encontraba distribuido el cuerpo de Guardia durante la introducción de la mercancía a bordo?

¿Quiénes formaban parte del cuerpo de guardia?

Un aparente relajo total

Resulta inconcebible que en un puerto colombiano como Cartagena de Indias, que es famoso por el narcotráfico, el comandante del "JS Elcano" no hubiese adoptado seria medidas de seguridad para evitar el embarque de droga. El "JS Elcano" ha atracado en ese puerto en numerosas ocasiones a lo largo de su historia.

Resulta inverosímil que antes de salir del mencionado puerto no se realizase una inspección rigurosa de los espacios susceptibles de alojar droga.

Un trasiego sin control

Resulta inverosímil que tres miembros de la dotación, -en el supuesto de que fuesen marineros-alojados en camarotes colectivos, y sujetos a guardias-, puedan entrar y salir y dirigirse repetidamente al pañol de velas del barco, sin el menor inconveniente. Y para colmo, se dice que era un lugar de acceso restringido.

De Colombia a Santo Domingo y Nueva York

El “J.S. Elcano” zarpó de Cartagena de Indias el 19 de abril de 2014. Arribó a Santo Domingo el 24 de abril, en donde permaneció hasta el 28 de abril. Desde Santo Domingo navegó a hacia Nueva York, a donde llegó el 10 de mayo. En ese puerto se hizo una entrega parcial de 20 k. de cocaína a dos colombianos, que fueron detenidos por la policía. Estos individuos revelan al US Homeland Security Investigations (HSI) la procedencia de la droga y supuestamente los nombres de quienes se la entregaron a bordo. El HSI informó de estos hechos a las autoridades españolas. Según una nota de la DG Guardia Civil, dos agentes de la Guardia Civil se desplazaron desde Madrid a Nueva York para coordinar todas las investigaciones con el HSI norteamericano. Las autoridades de EEUU emitieron una orden internacional de detención contra los marinos implicados.

Defensa y la Armada se supone que estaban informados de lo ocurrido

Se supone que Defensa y el Cuartel General de la Armada estaban puntualmente informados de lo ocurrido. Y en consecuencia, se supone a bordo del “JS Elcano”, también tenían conocimiento que estaban denunciados por una operación de narcotráfico en la que estaban implicados varios miembros de la dotación, y que pesaba sobre ellos una orden internacional de detención. Sin embargo, y a juzgar por los hechos registrados, el crucero de instrucción continuó su marcha como si nada hubiese ocurrido.

Algunas dudas al respecto

¿Por qué no se dio cumplimiento a la orden internacional de detención?

¿Hubo un acuerdo en tal sentido?

Algunos medios extranjeros, insisten en que los implicados tenían el rango de oficiales, no de simples marineros como se ha divulgado en España.

Una vez que el capitán del “J.S. Elcano”, es informado desde España de lo ocurrido en Colombia y posteriormente en Nueva York, ¿Qué instrucciones recibe el capitán del barco? ¿Qué medias reales son las que adopta?. ¿Se interroga a los implicados? ¿Ordena inmediatamente que se haga un minucioso fondeo del barco, con el fin de saber si hay droga a bordo, en qué cantidad y dónde se encuentra?

Se supone que el capitán conoce el barco con detalle, que dispone de planos de todos los espacios; cuenta con 24 oficiales y decenas de suboficiales y marineros para escudriñar todos los rincones e informar a Madrid de la presencia o no de un alijo de droga a bordo. No se le puede escapar ni aguja. No hay escapatoria. De haber actuado así, el alijo sería inmediatamente localizado. Es demasiado voluminoso como para que pueda permanecer oculto.

¿Se arrojó droga al agua? ¿Se trrasegó droga en otros puertos?

¿Se decidió ignorar la gravedad de problema?

A pesar de que la Armada Española, el "JS Elcano", y la marca España estaban supuestamente afectados en el tráfico de cocaína, parece ser que se decidió asumir el riesgo de que el barco pudiera ser inspeccionado en uno de los puertos extranjeros que tiene previsto visitar antes de llegar a España. ¿Qué medidas se adoptan con los denunciados por el HSI?

No se entiende que el “J.S. Elcano”, después de la denuncia del HSI continúe su crucero por Europa.

¿Un narco crucero de verano?

Con la droga a bordo, el “J.S. Elcano”, atraca en Dublín, del 7 al 12 de junio, celebrando jornadas de puertas abiertas. Recibe la visita del presidente de Irlanda. Continúa viaje a Hamburgo, en donde permanece desde el 18 al 25 de junio, celebrando una recepción a un grupo de operadores turísticos para promocionar el Camino de Santiago, en presencia del Presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo. Navega luego hacia el puerto de Oslo, arribando el 28 de junio y permanece hasta 3 de julio, celebrando el mismo tipo de fastos y exhibiciones. Resulta inaudito

Retorno a Galicia. Fin de crucero

12 de julio el buque "JS Elcano" fondeó en Bueu (Pontevedra) y en esa escala agentes de la Guardia Civil, acompañados por componentes del Servicio de Seguridad Naval junto a la comisión judicial militar, accedieron al "JS Elcano", y detuvieron a los tres marineros supuestamente implicados, y efectuaron el registro de sus habitáculos personales. (Si son marineros, su habitáculo es un espacio colectivo. Si son oficiales, es otra cosa). Al día siguiente, 13 de julio, "JS Elcano" atracó en el puerto de Marín, en donde la Armada celebró el día de su Patrona, en presencia del Presidente del Gobierno, del ministro de Marina , Pedro Morenés, la ministra de Fomento Ana Pastor, el presidente de Galia, Alberto Núñez Feijóo, y otras autoridades.

Los reyes de España que habían anunciado su presencia en dichos eventos, revocaron finalmente su presencia en los mismos. El “JS Elcano” permaneció en Marín hasta el día 17,

Policía judicial

Los agentes del Cuerpo de la Guardia Civil de hecho operan como policía judicial para el Juzgado Togado Militar número 12 de Madrid.

A la vista de esta imagen es fácil imaginar lo que ocupaban las 150 tabletas de droga.

Los detenidos fueron trasladados a Madrid decretando la autoridad judicial militar su ingreso en la prisión madrileña de Alcalá-Meco como presuntos autores de tráfico de drogas y delito cometido por militares empleando buques o dependencias militares.

Los nombres de los supuestos responsables se han ocultado desde un primer momento.

De Marín a Cádiz

Concluido el crucero de instrucción LXXXV en la Escuela Naval de Marín, en donde el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy presidió los actos, "JS Elcano", puso rumbo a Cádiz.

Los Reyes de España, que habían anunciado oficialmente su asistencia a dichos actos, decidieron finalmente permanecer al margen de los mismos.                   

El "JS Elcano" había llegado a Cádiz en la mañana del pasado 21 de julio por la mañana, pero permaneció unas dos horas amarrado al muelle y de allí fue directamente al arsenal de la Carraca en donde tiene su base.

Ya en Cádiz, donde el buque escuela tiene su base, se efectuó una nueva inspección, pero sin resultados. Sin embargo, una semana después, el 2 de agosto, en el Arsenal de La Carraca, en San Fernando, Guardia Civil localizó 127 kilos de cocaína ocultos en el pañol de velas, situado en la parte de proa del barco. Otras fuentes indican que el alijo ya había sido localizado el 31 de julio.

Una investigación aparentemente complicada

Según informa el Diario de Sevilla, el pasado 12 de julio antes de su llegada al puerto de Marín (Pontevedra), el buque escuela fondeó en Bueu, unas millas antes del puerto pontevedrés, y allí agentes de la Guardia Civil, acompañados por componentes del Servicio de Seguridad Naval junto a la comisión judicial militar, accedieron a la embarcación donde detuvieron a los tres marineros implicados y efectuaron el registro de sus habitáculos personales. En Marín se procedió a un primer registro del barco, pero no se halló nada más, en parte porque la inspección no se pudo hacer completa, debido a que algunas dependencias tienen el acceso restringido.

Comentarios de AEMC (Asociación Española de la Marina Civil)

No se entiende que el pañol de proa, en las circunstancias que se encuentra el barco, pueda tener el acceso restringido. Es de suponer que hubiese un gran interés por parte del ministro, almirantes y el propio capitán del barco en localizar el alijo. Pero este no se localiza, parece ser que hay algunas fuentes que señalan que el alijo fue localizado el 31 de julio. Es decir, 10 días después del primer intento, aunque la fecha oficial del hallazgo es el sábado día 2 de agosto.

Según el referido diario

“Ese primer registro en La Carraca, que se topa de nuevo con la prohibición de acceso a ciertas dependencias, no da resultado. Las fuerzas encargadas de esta inspección no pueden desarrollar su labor como deberían.”

¿Hubo resistencia por parte de la Armada?

La prohibición de acceso era justamente a las dependencias en las que se escondía la droga-

El Diario de Sevilla continúa: “Según ha podido saber este periódico, una marinera ¿? de la dotación que hacía la ronda observó una gran cantidad de bultos extraños en el llamado pique de proa, un compartimento situado justo detrás del mascarón, donde se sitúa el pañol de velas y estachas. A esas dependencias sólo tiene acceso el personal de maniobras, y es una de las que tenían vedadas la visita de los agentes y perros antidroga. Precisamente, alguno de los tres detenidos pertenece a ese personal. Eso se une a que los elementos almacenados en este pañol suelen desprender un fuerte olor que enmascararía el de la droga”.

En fin, que estamos ante un caso muy grave, que deja a la Armada Española en muy mal lugar y sin embargo, se aprecia un cierto interés en liar las cosas hasta límites intolerables.

La imagen que se trasmite es indigna de la Armada Española.

 

Antecedentes.-

Nos la primera vez que la Armada se ve involucrada en problemas de narcotráfico.

No es la primera ocasión en que se dan casos en que marineros se hayan involucrados en asuntos relacionados con las drogas, de hecho La Voz de Galicia publicaba en 2009 la desarticulación de una red de marineros que traficaba con drogas. En el suceso se vieron implicados ex marinos de la Armada Española, los cuales eran en su mayoría de origen dominicano y colombiano. En esta operación, denominada por la Policía Nacional como "Pelayo", se detuvo a 19 personas como integrantes dentro de esta red de narcotráfico que incluso llegaba a distribuir la droga entre los compañeros.

El pasado año 2013 también se condenó a dos cabos de la Armada que utilizaban un barco patrullero de la Armada para traficar con drogas. En esta operación, que recogía el diario El País, se condenó a dos cabos de la Armada por haber traficado con 223 kilos de hachís que fueron interceptados en esa ocasión. Los dos militares fueron condenados a cinco años de prisión.

Incluso han existido precedentes en aguas internacionales, concretamente en Colombia, donde se incautó un alijo de droga en un Buque Escuela de la Marina colombiana, el "Gloria", tal y como publicaba El País. El primo lejano del Juan Sebastián Elcano llevaba en su interior 16 kilos de heroína y 10 kilos de cocaína.

Falta de transparencia y rigor

Hasta ahora no hay una versión clara de los hechos, aunque algunos medios aseguran que la guardia civil ha reconstruido con detalle las secuencias de tan lamentable episodio. Y se anuncia que podrían producirse más detenciones. No obstante, parece ser que la operación sigue abierta, y aún queda por aclarar si además de los tres detenidos había más cómplices.

Son muchos los cabos que aún quedan sueltos. Son muchas las dudas que hay en torno a la versión de los hechos que se nos ha ofrecido.

Es obvio que a partir de estos hechos habría que replantearse el papel de la Armada en la represión del narcotráfico. Y cómo han de desarrollarse las prácticas a bordo del "JS Elcano". Es hora de poner coto a ciertos desmanes conocidos y consentidos.

http://www.marinacivil.com/index.php/articulo/general/10608-elcano-y-el-alijo-de-cocaina-una-version-poco-creible

Top