100 profesores de 10 países exigen pararle los pies a la Iglesia con la Mezquita

Los expertos tienen claro que la Iglesia está haciendo trampas con la historia. “Un mínimo de diligencia por parte de la Abogacía del Estado –argumentan– podría desmontar los argumentos jurídicos”Torre de la Mezquita-Catedral de Córdoba. // MARGA A. MOLINA
Torre de la Mezquita-Catedral de Córdoba
 

Hasta ahora permanecían en silencio, pero han decidido hacerse oír. No están dispuestos a permitir en la Iglesia española “secuestre la memoria” y se apropie con argumentos supuestamente históricos sin fundamento alguno de uno de los monumentos más emblemáticos de la cultura andalusí. La matriculación de la Mezquita por parte de la Iglesia ha llevado a los expertos en historia, cultura y arte del Islam a decir basta.

Son historiadores, arabistas, medievalistas y especialistas en arte de algunas de las más prestigiosas universidades de España y el extranjero y han suscrito un manifiesto pidiendo la intervención de la Administración pública que le pare de una vez los pies al Obispado de Córdoba, al que acusan de “la apropiación jurídica de la Mezquita de Córdoba”.

CINCO MESES EN UN CAJÓN

La declaración del nutrido grupo de científicos fue remitida a finales de julio al Obispado de Córdoba y a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y, “hasta hoy no ha habido respuesta por parte de ninguna de las dos entidades”.

Quienes firman el manifiesto forman parte de la flor y nata del medievalismo científico especializado en el mundo islámico. Entre los firmantes se encuentran prestigiosos profesores, de la talla del medievalista francés Pierre Guichard; el catedrático de Historia Medieval Ángel Galán; la arabista del CSIC Maribel Fierro; el director del Institut d’Etudes de l’Islam de Francia, Pascal Buresi; el hispanista de la Universidad de Boston Thomas Glick; el catedrático de Historia Contemporánea Juan Pérez Garzón, y una larga lista de científicos de 36 universidades de diez países.

El manifiesto, conocido este martes, no se anda por las ramas a la hora de ponerle deberes al Estado español: debe “frenar el proceso de manipulación histórica puesto en marcha por el Obispado en los folletos y material divulgativo que reparte a millones de visitantes cada año”.

LA ORDEN DE FERNANDO III

En opinión de la comunidad científica internacional, “la base jurídica de la inmatriculación (del monumento por la Iglesia Católica a su nombre) es muy endeble, pues la orden dada en 1236 por el rey Fernando III no puede considerarse una donación regia, sino la cesión de un derecho de uso”.

Los expertos tienen tan claro que la Iglesia está haciendo trampas con la historia que se sorprenden de que las cosas hayan llegado al punto en el que están. “Un mínimo de diligencia por parte de la Abogacía del Estado –argumentan– podría desmontar los argumentos jurídicos”, algo para lo que “aún estamos a tiempo”.

La declaración ha sido redactada por el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y reconocido experto en al-Ándalus, Eduardo Manzano, y ha sido suscrita por más de cien especialistas de diez países: España, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Portugal, Irlanda, Turquía, Chile, Alemania y Marruecos.

UNA TRIQUIÑUELA JURÍDICA

Los firmantes reprueban la “triquiñuela jurídica” empleada por el Obispado de Córdoba para inscribir a su nombre una “joya del patrimonio histórico español” y alertan de “la operación puesta en marcha para eliminar los valores culturales y artísticos de la Mezquita reconocidos por la Unesco”.

“A la apropiación material –señalan– se ha unido el secuestro de la memoria. La Mezquita ha pasado de ser un edificio que encierra un conocimiento de primera mano sobre al-Ándalus a ser herramienta de iniciación para catecúmenos”.

El manifiesto lamenta, por otro lado, “la pasividad de la Administración pública en su papel constitucional de custodia del patrimonio histórico español”, pues, tanto la Junta de Andalucía, como el Gobierno central, según indica el texto, han actuado con “desidia” y con una “falta de contundencia impropia de una administración democrática, obligada por el artículo 46 de la Constitución a conservar el patrimonio histórico, cultural y artístico de los pueblos de España, cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad”.

TIRÓN DE OREJAS A SUSANA DÍAZ

Especialmente crítico se muestra el documento con el Ejecutivo andaluz, cuya presidenta, Susana Díaz, “se ha limitado a hacer declaraciones altisonantes, sin tomar ni una sola iniciativa seria”. Frente a ello, “una actuación razonable de la administración pública –agrega el escrito– sería marcarse como prioridad conseguir que la Mezquita sea un bien público, portador de valores de convivencia y de integración”.

En julio pasado, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, declaró en Córdoba que le parecía “una barbaridad” que la Mezquita-Catedral de Córdoba, que es “de todos los ciudadanos” y que, por tanto, “tiene que tener titularidad pública”, se pretenda que “no sea así” y que la Iglesia Católica se haya aprovechado de “una ley injusta (la Ley Hipotecaria)” para inmatricular el monumento como propio.

Foto. MARGA A. MOLINA

Público.es

Top