OCAN se persona como acusación particular en el caso ‘Caunedo’

La posible existencia de toda una trama de corrupción en torno a un bien público, hace imprescindible nuestra presenci

 

El Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo ha admitido la solicitud presentada por el Observatoriu Ciudadanu Anticorrupción (OCAN) para personarse contra el ex alcalde del PP de Oviedo Agustín Iglesias Caunedo por la supuesta ‘trama del agua’ en el ‘caso Pokemon’.

Desde OCAN queremos manifestar nuestra satisfacción por esta notificación ya que este caso puede ser  uno de los exponentes de la estafa llevada a cabo por el Partido Popular para financiarse a través de la adjudicación de contratos de, algo tan esencial como el servicio y suministro de agua potable o algo tan sensible como es la recaudación de impuestos municipales.

En ese sentido, consideramos que detrás de discursos que se referían a la eficencia, competitividad o ahorro, se escondían los intereses privados de unos pocos, en este caso los mismos que no han dudado en recurrir al soborno y todo tipo de ilegalidades y malas prácticas para convertir a los representantes de las instituciones en meros peones a su servicio. La ciudadanía esta harta de ver cómo estos mismos utilizan su condición para llevarse grandes beneficios a costa de la mayoría.

La posible existencia de toda una trama de corrupción en torno a un bien público y de primerísima necesidad como el agua alcanza tal magnitud que torna en imprescindible la presencia de OCAN en este proceso a fin de contribuir, en la medida de lo posible, a esclarecer los hechos investigados y, subsiguientemente, a exigir que se depuren las responsabilidades que pudieran dimanar de los mismos.

Para OCAN, resulta particularmente lamentable que el señor Agustín Iglesias Caunedo siga ocupando un puesto público habida cuenta de su imputación y de los indicios serios que existen en la comisión de delitos como prevaricación y cochecho. No entendemos como el PP y la señora Mercedes Fernández continúan escondiéndole debajo de su paraguas, lo que demuestra una falta de valores y de ética política en un partido democrático. El caso de Caunedo va por el mismo camino que el de su compañero Joaquín Aréstegui: que lo mantuvieron arropado durante un año y medio debajo del manto popular, hasta que hace unas semanas, el ex- dirigente avilesino del PP, presentaba su dimisión.

Una vez más, la trama del agua con Aquagest ejemplifica el poco respeto que algunos políticos sienten por las instituciones públicas y el dinero de la ciudadanía. Mientras la mayoría de la gente se aprieta el cinturón, algunos privilegiados se sueltan la melena en viajes, comidas, fiestas y varios.

 

José Ángel Gayol, Presidente de OCAN



Top