La Sindicatura de Cuentas tiene todos los puestos de trabajo ocupados de forma irregular

 

 

 
De los 34 puestos de trabajo adscritos a personal funcionario y laboral que se contemplan en las relaciones de puestos de trabajo de la Sindicatura de Cuentas (RPT y RPD), solo están ocupados 23 puestos (68 % del total) y todos ellos de forma manifiestamente irregular.

 

 

El Director de Fiscalización, nombrado por el Síndico Mayor por libre designación, se encuentra afectado por las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Asturias 579/2010, de 14 de mayo de 2010, y 174/2018, de 26 de febrero de 2018, que anulan este sistema de provisión excepcional.

 

 

De los 6 puestos de Auditores, solo están ocupados 3, todos ellos en comisión de servicios sin convocatoria pública. Dichos puestos están directamente afectados por la sentencia del TSJA 659/2012, de 6 de junio de 2012, que anuló un concurso - oposición para proveer 12 puestos del Cuerpo de Auditores y por la sentencia del TSJA 174/2018, de 26 de febrero de 2018, que anula el concurso específico como sistema de provisión de los mismos.

 

 

En cuanto a los 12 puestos de Técnicos de auditoría, solo están ocupados 8 y están afectados por las sentencias del TSJA 152/2016, de 7 de marzo de 201654/2018, de 30 de enero de 2018 y 174/2018, de 26 de febrero de 2018, que anulan el concurso específico para cubrir los puestos de esta categoría.

 

 

Por lo que se refiere a los 3 puestos de Ayudante de auditoría, el sistema de provisión por concurso específico está anulado por la sentencia del TSJA 174/2018, de 26 de febrero de 2018

 

 

El puesto de Secretaria de despacho esta cubierto en comisión de servicios sin convocatoria pública.

 

 

Del mismo modo, de los 3 puestos de Letrado, solo están ocupados 2 y en comisión de servicios sin convocatoria pública. Asimismo, el sistema de provisión por concurso específico se encuentra anulado por la sentencia del TSJA 174/2018, de 26 de febrero de 2018

 

 

En la misma irregularidad incurren los puestos de Jefe de Administración, 2 puestos de Auxiliar administrativo y 1 puesto de Técnico Informático, todos ellos ocupados en comisión de servicios sin convocatoria pública.

 

 

Si este abuso de prácticas  ilícitas en la selección y promoción del personal a lo largo de los últimos 12 años está permitido y justificado en el Órgano que controla y fiscaliza todo el sector público asturiano y que debería ser un ejemplo para el conjunto de Administraciones Públicas, entonces nos encontramos ante un sistema totalmente podrido, que ha asumido el clientelismo laboral como modo habitual y ordinario de funcionamiento.
 
Top