¿Quién decidió el nombramiento de Begoña Sesma como presidenta del Consejo Consultivo?: crónica sobre la hipocresía de la partitocracia asturiana

Imprimir

 

 

 

 
 
Los días 12 y 13 de diciembre los principales medios de comunicación asturianos informaban de que la catedrática de Derecho Financiero de la Universidad de Oviedo, Begoña Sesma, era la favorita para presidir el Consejo Consultivo después de que el Principado anunciase la terna de vocales para renovar ese Órgano.

 

 

 


Lo sorprendente del caso es que esta revelación de la identidad de la futura presidenta se adelantaba al procedimiento legal de designación, pues ni había vocales formalmente nombrados, ni estos habían podido elevar la propuesta al Presidente del Principado previa votación, como establece el artículo 5.1 de la Ley del Consejo ConsultivoEl Presidente o Presidenta del Consejo Consultivo del Principado de Asturias se nombrará por Decreto del Presidente del Principado de Asturias a propuesta de los Vocales, que lo elegirán por mayoría absoluta. De no alcanzarse la citada mayoría se procederá, acto seguido, a una segunda votación, eligiéndose a quien obtuviera mayor número de votos. En caso de empate se designará Presidente o Presidenta al Vocal de mayor edad.

 

 

 


Como resulta obvio que los periodistas no se inventaron la información y, además, parece bastante inverosímil que hubieran realizado un sondeo sobre las preferencias de cada uno de los futuros vocales del Consejo Consultivo, todo apunta a que la filtración partió del aparato político del Principado, con esa mezcla de soberbia y prepotencia que se ríe de la legalidad camuflándose en el anonimato.

 

 

 


El 17 de diciembre, pocos días después de la filtración, en el acto de toma de posesión de los nuevos vocales el Presidente del Principado, D. Javier Fernández, lanzaba un discurso plagado de moralina y de frases altisonantes, en el que llamaba a la defensa de las instituciones aplicando la “ley del embudo” ( o de la doble moral): lo estrecho para los que critican el mal funcionamiento de algunas o cuestionan su existencia, a los que atribuye “una flojera intelectual aparatosa”, y lo ancho para su sensatez y autoindulgencia.

 

 

 


¿Acaso no hubiera sido este un buen momento para un político en retirada que presume constantemente de estadista equilibrado, para hacer alguna autocrítica, aunque fuera leve , y reconocer que esos a los que llama defensores de la antipolítica y que, según él, se dedican a “la deslegitimación bruta y rasa” de las Instituciones, pueden tener algunas razones atendibles, aunque fuera solo por la solvencia profesional y moral de muchos a los que pretende ridiculizar con una palabrería tan gruesa y falta de respeto?

 

 

 


¿Incluye el Sr. Fernández dentro de esa caterva de “indigentes intelectuales” a sus compañeros del PSOE de Extremadura, que impulsaron y aprobaron una ley de supresión del Consejo Consultivo de esa Comunidad en diciembre del año 2015?

 

 

 


No hubiera estado de más que el Presidente del Principado, en algún momento de su larga trayectoria política, hubiera reflexionado en público sobre la problemática de las cuotas de partidos en las Instituciones no representativas y sobre los riesgos que comporta para su buen funcionamiento la presencia de miembros que actúan con criterios de representatividad política, más que de independencia e imparcialidad, como advierte, entre otros, el profesor asturiano Presno Linera.

 

 

 


Resulta dífícilmente justificable evitar este debate en relación con el Consejo Consultivo de Asturias, cuando han sido nombrados como vocales del mismo seis ex dirigentes y ex altos cargos de los partidos con representación parlamentaria: Bernardo Fernández y Juan Luis Rodríguez  - Vigil, del PSOE; Fernando Fernández Noval y Dorinda García, del PP; y José María García y Jesús Iglesias, de Izquierda Unida; y cuando la Ley vigente atribuye al Consejo de Gobierno la designación directa de tres de los cinco vocales de aquel.

 

 

 


El Boletín Oficial del día de hoy confirma el cumplimiento de la profecía: Dña. Begoña Sesma ha sido nombrada presidenta del Consejo Consultivo a propuesta de la mayoría absoluta de los vocales adoptada el 18 de diciembre, seis después de que se filtrara su condición de favorita. Esta decisión proyecta una sombra inquietante acerca de quién, cómo, cuándo y dónde se decidió el nombramiento de la nueva presidenta, que se extiende inevitablemente sobre la independencia del Organismo.

 

 

 

Algo parecido, salvando las distancias que existen entre una y otra institución, a lo  acontecido con el frustrado nombramiento amañado del juez Marchena como presidente del Consejo General del Poder Judicial. Con la diferencia de que aquí en Asturias no se espera ninguna dimisión.

 

 

 

D. Javier Fernández, tendrá, seguramente, la respuesta.
 
 
http://otrafuncionpublica.blogspot.com/

http://asturbulla.org/index.php/politica/corrupcion-y-fraude/37441-quien-decidio-el-nombramiento-de-begona-sesma-como-presidenta-del-consejo-consultivo-cronica-sobre-la-hipocresia-de-la-partitocracia-asturiana