¿Paraísos? No, guaridas fiscales

Imprimir

De 21 a 32 billones de dólares solo en depósitos, un tercio del PIB mundial, es decir, una tercera parte del valor monetario de la producción final de bienes y servicios de todo el mundo

¿Qué tienen en común Cristiano Ronaldo, Emma Watson, Jaime Botín o Eduardo Zaplana e Ignacio González?

 

¿Qué tienen en común el futbolista Cristiano Ronaldo, la actriz Emma Watson, el pederasta Marcial Maciel, el banquero Jaime Botín, el traficante Carlos Cardoen y los políticos Eduardo Zaplana e Ignacio González? Todos han sido acusados de utilizar 'Paraísos Fiscales'. Unos lo han hecho para evadir o eludir pagar impuestos; otros simplemente para ocultar dinero; y otros más para “lavarlo o blanquearlo”, es decir, legalizarlo, porque es dinero negro obtenido por una actividad criminal

 

Pero, ¿qué son los paraísos fiscales? Por mucho que se quiera limpiar su imagen y se les llame “paraísos”, en realidad son lo más parecido a guaridas, ubicadas en territorios o zonas en las que se permite a las personas que NO residen en ellos (pero tienen dinero) crear empresas, sociedades, fundaciones o abrir sucursales de banco. Todo sin pagar impuestos o pagando impuestos ridículos.  

 

Normalmente, el mecanismo más utilizado para evadir o eludir pagar impuestos, por las mayores empresas del mundo y también por las más grandes fortunas del país, consiste, en crear sistemáticamente empresas o sociedades en paraísos fiscales, haciendo múltiples transacciones a través de sus cuentas bancarias a una velocidad y opacidad que impide seguirles el rastro. Pero para que eso sea posible se requiere la complicidad de bancos con sucursales en esas guaridas fiscales. Bancos que suelen ser los mismos donde tenemos nuestras cuentas corrientes, pues residen y operan legalmente en países europeos.

 

Es ahí, en los paraísos fiscales, donde ¡cada segundo! se hace el comercio más importante del planeta: la especulación financiera. Comprar para revender todo tipo de activos financieros o que signifiquen una determinada cantidad de dinero. Ese comercio financiero es 90 veces superior al comercio mundial de materias primas (petróleo o madera) o servicios públicos (agua potable, educación, sanidad, recogida de basuras, transportes, teléfono…).

 

¿Cuánto dinero se oculta en los paraisos fiscales? Según Tax Justice Network, de 21 a 32 billones de dólares solo en depósitos y eso es un tercio del PIB mundial, es decir, es una tercera parte del valor monetario de la producción final de bienes y servicios de todo el mundo. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Banca que opera en esas guaridas fiscales oculta 75 billones de dólares. Con tan astronómicas cifras se evitarían millones de muertes causadas por la pobreza en el mundo, o también se eludirían muchos desastres que se dan por falta de dinero público para prevenirlos. También se podría disponer de más dinero público, que tanta falta hace, para invertir en escuelas, hospitales u otros servicios públicos.

 

¿Podemos actuar contra esas guaridas fiscales? Podemos contribuir a crear una opinión pública en nuestro barrio, pueblo, municipio para que se declaren zona libre de paraísos fiscales y al mismo tiempo podemos presionar para que NO se firmen contratos públicos con bancos o empresas que tengan alguna relación con esos paraísos fiscales. 

 

También es posible generar o fortalecer normas y regulaciones que promuevan el pago de los impuestos, y queno faciliten lo contrario: la elusión fiscal o directamente la evasión. Por ejemplo, además podemos  hacer nuestras algunas propuestas que impulsen la reforma necesaria y urgente de ciertas leyes sobre la industria del deporte [1] y los impuestos que ahí se pagan o deberían pagar [2], que realmente potencien y financien el deporte, sobre todo el deporte escolar y los pequeños equipos locales; y que garanticen que los derechos de imagen de las macro estrellas deportivas, que generan desorbitadas rentas mundiales, no se utilicen como trucos de ingeniería fiscal para evadir impuestos [3], y concuerden además con el espíritu de la ley penal [4], que, por otra parte, es escandalosamente benevolente con los que evaden impuestos, si comparamos las consecuencias del fraude fiscal con otras de efectos menos devastadores para el conjunto de la sociedad.   

 

En ese horizonte, vemos posible también lograr que sea ilegal en los estados miembros de la Unión Europea cualquier actividad empresarial con sucursales, delegaciones o filiales en paraísos fiscales, y al mismo tiempo establecer un Impuesto a las transacciones financieras (ITF) que disuada de operar en esas guaridas fiscales. Es lo que intentamos conseguir en ATTAC.

 

[1] Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte
[2] En el sentido propuesto por Ana Teresa Ballesteros Barrado, en “Presente y futuro de la industria del deporte: fiscalidad y fuga de estrellas”. Aula de Debate del Colegio de Abogados de Madrid, 28 enero de 2019.
[3] Regla 85/15 de la Ley del IRPF. Véase el artículo de Jesús Sérvulo González: “Hacienda lanza una ofensiva contra los abusos fiscales del fútbol español
[4] Art. 305 del Código Penal.

Plataforma por la Justicia Fiscal

https://www.nuevatribuna.es/articulo/economia/paraisosfiscales-guaridasfiscales-impuestos-evasionimpuestos-hacienda/20190219130631160294.html

http://asturbulla.org/index.php/politica/corrupcion-y-fraude/37957-paraisos-no-guaridas-fiscales