Despistes políticos en campaña electoral

Imprimir

Las propiedades de las religiones que no son de culto y a las que no se les cobran impuestos en la actualidad es un delito y un fraude

2012050811591211000

 

Que políticos y políticas de izquierdas andan “muy perdidos” con la cuestión de la fiscalidad de las corporaciones religiosas es un hecho cada vez más notable. Y, por lo que percibo, sin solución a corto plazo.

¿Por qué las corporaciones religiosas NO han de pagar impuestos de sus ostentosos y ricos centros de culto? Sí, ya sé, porque lo estipulan los maniqueos y vergonzantes acuerdos que los gobiernos, con el apoyo de los poderes legislativos, les otorgan en muchos países del mundo.

Pero este hecho es una aberración que va en contra de toda justicia social y contra el sentido común más elemental. Aunque, en política, la justicia social y el sentido común, salvo en muy contadas excepciones, está muy ausente.

Los políticos y políticas de la “derecha” lo tienen muy claro: -Las religiones, por ser un ámbito “superior” (según su calenturiento pensamiento) han de ser “privilegiadas”, por servir al interés del Poder y del Sistema. 

Incluso muchos de esos y esas que se auto sitúan en una especie de “limbo político” que llaman “centro” (que, por cierto, cada vez son más). Aquellos que, independientemente del partido o coalición que militen o participen, pertenecen a ese grupo social que se “consagró” a raíz del Renacimiento y, sobre todo, tras la Revolución francesa: “la burguesía”, el mejor aliado que el sistema capitalista depredador tiene, junto a las corporaciones religiosas. Esos políticos y políticas que pululan por aquí y por allá y que lo contaminan todo (izquierda, centro y derecha…), piensan igual en materia de los privilegios que deben disfrutar las religiones, porque éstas son el gran aliado, en cada momento histórico, del poder político de turno. Hay adaptaciones “a la carta” para cualquier consumo político.

Me he fijado en las recientes declaraciones de unos candidatos de PODEMOS en Córdoba, ciudad en la que hasta una empresa vinculada a “Cáritas Diocesana” es la encargada de la recogida de una parte de los residuos de la ciudad.

Anuncian unos candidatos y candidatas de PODEMOS: -“Cobraremos el IBI a la Iglesia, para que la Mezquita deje de ser un paraíso fiscal...", y a continuación: -“Por supuesto, los edificios dedicados al culto religioso o a acción social no pagarán el IBI, en cumplimiento con la ley, pero el resto de bienes inmuebles como la Mezquita tendrán que contribuir y pagar impuestos como los paga cualquier persona de a pie en nuestra ciudad, mientras que recuperamos la propiedad para los cordobeses y cordobesas del monumento tras la usurpación por parte del Obispado”.

No voy a referirme en las declaraciones sobre el estado legal de la Mezquita que citan, pues requiere un artículo muy largo. En todo caso y resumiendo mucho, afirmo que la Mezquita hace muchos años (al margen de la inscripción fraudulenta en el registro de la propiedad por parte del Obispado) tendría que ser gestionada por el Estado y es PROPIEDAD del Estado español. La regularización de esta situación no se ha hecho porque el poder político municipal, autonómico y estatal NO HA QUERIDO, poder político de todos los colores, en algún momento “muy rojo” o aparentemente. Pero la mayor parte del tiempo, desde 1979, en manos del centro izquierda.

Me refiero, en esta breve reflexión, especialmente a la cuestión del IBI de los centros del culto y, por otro lado, al anuncio (por cierto, nada novedoso) de tratar de cobrar el IBI a la Mezquita.

1-Los centros de culto deberían de pagar el IBI y el resto de impuestos. Cuestión al que hay que dar solución con determinación y no gimotear tanto por parte de la ¿izquierda? Evidentemente, las propiedades de las religiones que no son de culto y a las que no se les cobran impuestos en la actualidad es un delito y un fraude (un robo a la ciudadanía) que cometen casi todas las corporaciones municipales de forma reiterada, mientras “miran (vergonzantemente) hacia otro lado”, para evitarse problemas.

2-En las actuales circunstancias de ilegalidad en la gestión de la Mezquita, permitida por el Estado, tratar de cobrar al IBI a la Iglesia por este monumento Patrimonio de la Humanidad, es reconocerles una propiedad que es falsa. Es “matar mosquitos a cañonazos” y generar una situación que contiene mucho peligro.

Francisco Delgado
https://www.nuevatribuna.es/opinion/francisco-delgado/despistes-politicos-campana-electoral/20190516085113162745.html

http://asturbulla.org/index.php/politica/corrupcion-y-fraude/38794-despistes-politicos-en-campana-electoral