Mafias, niños retenidos y abandono, las consecuencias de la política europea con los refugiados

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado documenta y denuncia en un informe lo que está ocurriendo con miles de inmigrantes llegados a las costas griegas tras el pacto de la UE con Turquía.



Inmigrantes y refugiados esperan para desembarcar en la isla de Lesbos. REUTERS


Mafias, menores retenidos, detenciones, expulsiones colectivas, hacinamiento, discriminación… la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha publicado este miércoles un amplio informe en el que detalla las graves consecuencias que la gestión europea de la crisis de los refugiados y el pacto entre la UE y Turquía están teniendo para las miles de personas que siguen llegando a las costas de Grecia e Italia huyendo de la guerra, la muerte, el hambre y la persecución. 

"En este momento la Unión Europea se está burlando sin ningún pudor de todos los tratados Internacionales y se están violando bajo un supuesto marco legal que es un acuerdo inmoral”, ha dicho Estrella Galán, secretaria general de CEAR, durante la presentación del documento en Madrid. 

La ONG ha anunciado que denunciará a los Estados Miembros ante la Comisión Europea por incumplir las normas legales sobre asilo y que llevará ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos "casos individuales" en los que se hayan violado las leyes internacionales.

Para su investigación, Lesbos, ‘zona cero’ del derecho de asilo, CEAR se desplazó a Atenas y a la isla griega de Lesbos -uno de los principales puntos de llegada de refugiados- entre el 17 y el 23 de marzo de este año (coincidiendo con la entrada en vigor del acuerdo entre la UE y Turquía) en una misión de “observación”. Estos son algunos de los efectos más graves de las políticas europeas sobre los refugiados denunciados por la organización.


Mafias
CEAR denuncia cómo la Unión Europea, al no habilitar vías legales y seguras, está empujando a los refugiados a manos de las redes de contrabandistas. Mientras un ferry entre Lesbos y Ayvalik (Turquía) cuesta sólo 5 euros, las personas migrantes están pagando 2.000 a las mafias por el mismo trayecto. Si solicitan chaleco salvavidas, se cobra aparte. “Los chalecos son de malísima calidad y sin ninguna garantía de seguridad para las personas”, dice el informe. Además, la organización asegura que, para evitar los controles de Frontex (la agencia europea para la vigilancia de las fronteras) los refugiados están variando sus rutas por recorridos más largos y peligrosos.

Detenciones
Desde la entrada en vigor del acuerdo de la UE con Turquía el 20 de marzo, los inmigrantes que llegan a Grecia están siendo “formalmente detenidos” e ingresados en el centro de Moria, que ha pasado de ser un centro abierto de registro a uno de detención. También tras el acuerdo –denuncia la ONG- los ocho campamentos de refugiados improvisados de Ayvacik fueron desalojados, con 1.300 refugiados detenidos y trasladados al centro de internamiento y devolución de inmigrantes indocumentados de esa localidad turca.

Menores no acompañados
La ONG asegura que la situación es “especialmente preocupante” para este colectivo y denuncia que desde la entrada en vigor del acuerdo con Turquía 170 niños se encuentran retenidos en el centro de Moria, en Lesbos. Antes se les trasladaba a centros de acogida, ahora no se sabe cuál va a ser su futuro. La mayor parte de los menores no acompañados que llegan son de Irak, Afganistán, Paquistán y Marruecos. Si el Estado localiza a la familia de referencia tratan de gestionar la reunificación (dentro o fuera de Grecia), pero el procedimiento es largo, unos 4 meses, por lo que muchos niños no esperan y se escapan de los dispositivos de acogida”, señala el informe.

Discriminación
El programa de reubicación para refugiados puesto en marcha por la UE sólo se está ofreciendo a personas de Siria, Eritrea, Irak, Somalia, Yemen y Bahreim. Los que proceden de otros países, incluido Afganistán, quedan excluidos. Es decir, se está otorgando asilo a las personas en función de su país de origen y no de su situación individualizada, como establece el artículo 3 de la Convención de Ginebra.
Falta de información para la reubicación
Tras su investigación, la ONG ha certificado que “sólo se informa en profundidad cuando hay personas que manifiestan interés y solicitan información expresa” sobre el programa de reubicación. La información a los refugiados sobre este programa corre a cargo de la Oficia Europea de Apoyo al Asilo (EASO por sus siglas en inglés). “No existe información suficiente sobre el programa de reubicación, no se ha promocionado lo suficiente entre las personas que se encuentran en los campos”, denuncia CEAR.

Hacinamiento e insalubridad
La organización pudo comprobar la situación de hacinamiento en la que se encuentran los refugiados del campo de Pireo, en Atenas, que acoge a unas 5.700 personas, de las que el 40% son niños. Son “viejos hangares, naves, etc. Sin condiciones de higiene y ventilación donde los refugiados se encuentran hacinados en pequeños iglús de camping o mantas”, dice el informe.
Falta de asistencia legal
“No hay constancia de que se ofrezca asistencia legal a las personas, ya sea para solicitar asilo, para acogerse al programa de reubicación, para pedir una reagrupación familiar o, más grave aún, en los procesos de expulsión”, dice el informe. La asistencia legal es un derecho para las personas solicitantes de asilo. Además, la ONG denuncia que tras la entrada en vigor del acuerdo se produjeron traslados de la isla de Lesbos a la península Griega “sin asistencia legal ni garantías”.

Abandono
Por último, CEAR denuncia la “pasividad y dejación de funciones” de las instituciones europeas en las labores de rescate y atención a los recién llegados. La ONG es muy crítica con el papel de Frontex: “Hemos sido testigos de su presencia, sin visualizar ningún tipo de función específica, mientras personas voluntarias y ONG atienden a los refugiados cuando se produce la llegada de una embarcación”.

Público.es

Top