Refugiados: no poedemos cerrar los ojos ante la mayor crisis humanitaria en Europa

Esta situación extrema en la que se encuentran millones de seres humanos confirma que nada ha cambiado en el fondo del régimen de producción y explotación capitalista

La situación de los refugiados sirios, es una de las mayores crisis humanitarias en toda la historia de la Unión Europea o al menos desde la segunda guerra mundial. Miles de personas huyen de la guerra para buscar un refugio salvador de sus vidas en Europa. Son miles las personas que han muerto intentando llegar a nuestro continente y los que consiguen hacerlo se encuentran con la falta de apoyo del conjunto de países que conforman el engorroso  entramado político de la Unión Europea.



A fuerza de leer noticias y ver imágenes ensangrentadas en las televisiones de las graves consecuencias humanas de las guerras, he llegado a la clara conclusión, de que las sociedades occidentales han perdido la capacidad de distinguir entre el horror y las atrocidades llevadas a cabo por los que ostentan el poder y la respuesta desesperada de los que luchan, sólo por sobrevivir, más aún parece que los medios de comunicación, especialmente los que reproducen las imágenes,  procuran que la conciencia de los ciudadanos de Europa lleguen a anestesiarse ante tanto horror, a nublarse ante las oleadas permanentes de violencia y de personas huyendo del genocidio de la guerra y lo asimilan como un hecho cotidiano, incomprensible, atribuido al fanatismo de los distintos bandos enfrentados, a la intolerancia procedente del orden de la ideas y las religiones, ocultando bajo este embalaje las auténticas causas de la tragedia, de la lucha de supervivencia de los pueblos oprimidos por los intereses del capital financiero encabezado por EEUU. Cabe preguntarse ¿Por qué tanto interés mediático en tratar de deshumanizarnos,  pretendiendo hacernos ver que las guerras son algo normal en el desarrollo.

Cuando en los medios de comunicación se habla de la llegada de miles de refugiados al Continente Europeo, que consiguen sobrevivir a las claras e inhumanas condiciones de la travesía se omite que se trata en su mayoría de hombres, mujeres y niños que huyen del horror de la guerra y los asesinatos del poder, contra los más inocentes, que no son nuestros enemigos que no llegan para quitarnos , ni trabajo ni derechos sino para salvar sus vidas.

Esta situación extrema en la que se encuentran millones de seres humanos, nos confirma que nada ha cambiado, en el fondo del régimen de producción y explotación capitalista.



Hay que empezar a decir la verdad a los ciudadanos de la realidad y las consecuencias de las guerras en Siria y todo el Oriente Medio, quién es el humillado y quién humilla, quién es el mártir y quién el verdugo, quién es el terrorista y quién lucha por el derecho nacional, quién defiende sus derechos y quién los pisotea, quién defiende las resoluciones internacionales y quién las ignora, a quién defiende el imperialismo criminal y a quién oprime, llevando a las masas a acciones desesperadas, a unas guerras orquestadas, dirigidas y protegidas por el poder imperialista.

Este fenómeno  que se está produciendo con la llegada de los refugiados, debería sensibilizarnos, sobre todo a las clases más humildes, que somos los que en realidad sufrimos las consecuencias de un tremendo e injusto sistema de explotación. Ellos no son nuestros enemigos, lo es nuestro explotador común y el arma para combatirlo es la unidad de todos, sin fronteras físicas ni morales, asumiendo en nuestras mentes que la situación de los refugiados, es un problema humanitario de primer orden al cual debemos responder  para resolverlo, con una gran dosis de humanidad, comprension Solidaridad y el apoyo mutuo de todas las clases oprimidas,exijiendo ademas a todos los gobiernos de los países de la U.E,medidas y soluciones urgentes,acordes con la gravedad de los hechos que se están produciendo,ante los cuales no podemos permanecer indiferentes

Top