Hay otro mundo, pero no está en este

Imprimir

Assange está en la cárcel, un aviso a navegantes "progres" de cómo las gasta el verdadero poder y lo que le importan los "valores democráticos" y el derecho. Lo he dicho cientos de veces, les importa una mierda.



Páginas y páginas con Assange, algo que se veía venir desde que Moreno ganó las elecciones hace dos años en Ecuador. Páginas y páginas diciendo que Moreno es malo y que Correa es bueno. Error. Moreno es un producto de Correa. Correa fue el primero en ordenar que se dejase a Assange sin internet en la embajada cuando las publicaciones de WikiLeaks apuntaban a la sádica Hillary Clinton en plena campaña electoral de EEUU. Correa, como todos los estúpidos "progres", apoyaba a la Clinton y buscaba financiación. Ahora Correa se hace el ofendido y todo el corifeo de estúpidos que entonces le rieron la gracia se hacen los ofendidos ahora con la entrega de Assange.

Moreno es un subproducto de Correa, como Dilma Rousseff era un subproducto de Lula. Ahora los "progres", que entonces corrieron a reunirse con estos "iconos de la izquierda" a quienes tenían como referente de eso que llamaron "otro mundo es posible", a lo único que aspiran es a que la socialdemocracia les tenga un poco en cuenta. Recordad a Podemos y similares buscando las fotos con estos personajillos, a quienes habría que añadir al "progre" y delator Pepe Múgica en Uruguay.

Ni eran ni son una amenaza para el poder, que les sostuvo mientras le fueron necesarios y se deshizo de ellos cuando ya estaban amortizados. Moreno entregó a Assange por un crédito del FMI, Rousseff entregó Brasil a Bolsonaro por su pacto con los terratenientes, con independencia de que se le diese un golpe institucional (la nueva norma, como antes en Paraguay, y en Honduras, y ahora se intenta en Venezuela). Así que ni una lágrima por ellos y sólo una anotación a la mala vista de Assange, que cometió el mismo error que los "progres" pensando que Correa era, es, un "progre": Snowden demostró ser mucho mejor analista que él al buscar apoyo en Rusia.

Assange y WikiLeaks son fundamentales para entender los entresijos del poder, de cómo EEUU gobierna el mundo, de cómo chantajea, amenaza y mata. Sólo hay que esperar que cumpla con su amenaza y saque todo lo que ha estado reteniendo hasta ahora como garantía contra su detención, garantía que ya no existe. Mi duda es si lo hará y soy bastante escéptico de que si lo hace tenga la misma repercusión que ha tenido todo lo revelado por WikiLeaks hasta ahora.

La situación es otra totalmente diferente,. Y si como muestra vale un botón, ahí está la Corte Penal Internacional (otra gran esperanza de los "progres") rechazando la investigación contra EEUU por crímenes en Afganistán no porque no les haya cometido, y esto es lo insultante, sino porque dicha investigación, once años después de la denuncia, "no serviría a los intereses de la justicia" (sic) debido a los "cambios posteriores dentro del panorama político tanto en Afganistán como en los estados clave" y, sobre todo, "a la complejidad y volatilidad del clima político que hacen que sea extremadamente difícil evaluar las perspectivas de asegurar una cooperación significativa de las autoridades relevantes".

Durante once años se ha investigado a EEUU por crímenes de lesa humanidad, y cito textualmente, "incluido el asesinato, el encarcelamiento u otra privación de libertad física, la persecución por motivos políticos y de género, la dirección intencional de ataques contra civiles, personal humanitario, la tortura, los tratos crueles". Bueno, pues ahora nada de eso sirve a "los intereses de la justicia".

En septiembre del año pasado EEUU ya lanzó su primera amenaza contra la CPI. Dijo que impondría sanciones, la nueva forma de guerra de EEUU. Y entonces añadió algo más que pasó desapercibido: dijo que se impondrían sanciones contra la CPI, su personal  y "contra los países miembros y anfitriones si se investigaba a EEUU o se realizaba cualquier investigación sobre Israel u otros aliados de los EEUU".

 La CPI dijo entonces que mantendría su investigación "sin inmutarse". No sólo se ha inmutado, sino que ha hincado la rodilla como buena vasalla. El mensaje de la CPI es el de siempre: los poderosos nunca van a rendir cuentas de nada, sean o no parte de la CPI. EEUU, que no es parte de la CPI, amenazó a la CPI -de hecho, el pasado día 4 de abril revocó el visado a la fiscal de la CPI- y la CPI apenas una semana después cede y se pliega. Si es una mentira absoluta eso del derecho internacional, más mentira es aún eso de que "nadie está por encima de la ley".

Defender hoy este tipo de cuestiones, que la CPI es una "brillante iniciativa de la comunidad internacional", como se dijo en su momento, o que "otro mundo es posible", o que "otra Europa es posible" no sólo es fraseología vacía sino que demuestra el vacío en la mente de quienes propugnan este tipo de discursos. Son los nuevos flautistas de Hamelín, tocando la melodía que gusta al poder para arrastrar a los incautos, que son millones dicho sea de paso.

Assange está en la cárcel, un aviso a navegantes "progres" de cómo las gasta el verdadero poder y lo que le importan los "valores democráticos" y el derecho. Lo he dicho cientos de veces, les importa una mierda. No hay investigación contra EEUU por los crímenes en Afganistán, nunca lo habrá contra el régimen fascista de Israel y sólo estarán contentos los "progres" y su CPI cuando los africanos o los balcánicos sean investigados, otra vez. O tal vez llegue el tiempo de algún latinoamericano si triunfan los nuevos golpes, como el que se está intentando dar ahora contra Venezuela.

Hoy es 15 de abril. Hoy hace 39 años murió el filósofo Jean Paul Sartre, un filósofo que si traicionó a alguien fue a su propia clase. Sartre intentó comprender los motivos de las revueltas, siempre estuvo con ellas y explicando sus motivos. Sartre odiaba a los mediocres, y mediocres son todos los "progres" de hoy. Y Sartre, cuyo prólogo de una de las mejores obras anticoloniales, "Los condenados de la tierra", deberíais leer, dijo una frase demoledora que retrataba a los "progres" de toda la vida: "hay otro mundo, pero no está en este". Se refería a la imposibilidad de hacer cualquier cosa emancipatoria dentro del sistema capitalista.

http://elterritoriodellince.blogspot.com/

http://asturbulla.org/index.php/politica/derechos-humanos/38484-hay-otro-mundo-pero-no-esta-en-este