Para acabar con la esclavitud de aquí a 2030 se ha de poner en libertad a 10.000 personas cada día

 Un niño trabaja en una fábrica de ladrillos en Rawalpindi, en las afueras de Islamabad (Pakistán) el 12 de noviembre de 2009. Créditos: © AFP PHOTO/ Nicolas ASFOURI

 

 

"Seis años después del inicio de mi mandato de Relatora Especial, es triste constatar que aún queda un largo trecho por recorrer de la esclavitud a la libertad, a pesar de la abolición legal de la esclavitud en todo el mundo”, declaró Urmila Bhoola, Experta de las Naciones Unidas sobre las formas contemporáneas de esclavitud.

“Evidentemente, prevenir y abordar la esclavitud no es tan simple como declararla ilegal, pero aún se puede y se debe hacer mucho más para acabar con ella de aquí a 2030”.

Según la Organización Internacional del Trabajo, más de 40 millones de personas están esclavizadas en todo el mundo. Al presentar su último informe, en Ginebra, ante el Consejo de Derechos Humanos, Bhoola señaló que es probable que la servidumbre se incremente debido a la rápida transformación del mercado laboral, el deterioro medioambiental, la migración y los cambios demográficos.

La experta afirmó también que más del 64 por ciento de las personas esclavizadas trabajan en el sector privado, la cuarta parte de la servidumbre mundial está compuesta por menores y un impresionante 98 por ciento de las mujeres y las niñas esclavizadas han sufrido violencia sexual.

Las personas que trabajan en el sector informal, que representa el 90 por ciento de la mano de obra en los países en vía de desarrollo, corren un mayor riesgo de ser explotadas o esclavizadas, añadió Bhoola.

“De aquí a 2030, aproximadamente el 85% de los más de 25 millones de jóvenes que se incorporarán al mercado laboral en todo el mundo lo harán en países en desarrollo. Sus perspectivas de acceder a puestos de trabajo decentes determinarán su nivel de vulnerabilidad a la explotación o a la esclavitud”, dijo Bhoola.

Las estadísticas que Bhoola presentó constituyen una “advertencia” para que los países se preparen a enfrentarse a la esclavitud de manera más eficaz, ya que “de aquí a 2030, se ha de poner en libertad a 10.000 personas cada día, para acabar con las formas contemporáneas de la esclavitud”, declaró, según datos recientes de la ONG Walk Free.

Bhoola afirmó que algunos Estados ya han optado por excluir de los contratos públicos a los proveedores cuya cadena de suministros presente indicios de esclavitud. Otros gobiernos usan sistemas antiblanqueo para alentar a las empresas a evitar que los beneficios derivados del trabajo esclavo ingresen en el sistema financiero.

Sin embargo, la experta lamentó que los esfuerzos para acabar con la esclavitud no hayan sido suficientes. Señaló que las condenas contra los culpables y la probabilidad de que sean llevados ante un tribunal siguen siendo mínimas.

“La esclavitud es poco rentable desde el punto de vista económico; entraña mayores costes de salud pública, externalidades medioambientales negativas y pérdidas de ingreso y productividad”, insistió Bhoola, al hacer hincapié en su propuesta de una nueva estrategia contra la esclavitud que sea “sistemática, científica, estratégica, sostenible, inteligente y que mantenga informados a los supervivientes”.

Bhoola instó a los Estados a que dediquen más recursos para poner fin a la esclavitud y a que adopten y apliquen políticas públicas que den respuestas eficaces a este flagelo.

Naciones Unidas, Derechos Humanos, Oficina Alto Comisionado

https://www.ohchr.org/SP/NewsEvents/Pages/Endingtodaysslavery.aspx

Top