Sabotaje en Beirut

Imprimir

 

BEIRUT. Era verano de 1982. La invasión había comenzado el 6 de Junio. Los militares israelíes la llamaron “Paz para Galilea” y el objetivo de la operación era liquidar la estructura de la OLP y establecer un gobierno “amigo” en Líbano. Menahem Begin era primer ministro de Israel; Ariel Sharo, su ministro de Defensa. Los tanques israelíes cercaban Beirut, o, mejor dicho, Beirut oeste, donde la OLP tenía sus oficinas centrales y donde palestinos y libaneses llevaban ya un mes de asedio.

 

La salida de la OLP de Líbano. Cubiertos de banderas palestinas, arracimados en camiones, en coches y muchos a pie, los fedayin iban llegando al puerto de Beirut. ... Miles de personas se habían concentrado para una despedida que, pese a la amargura del adiós, tenía aire triunfal. La OLP y los combatientes palestinos salían de Beirut bajo protección internacional. … Una fuerza de interposición franco-italiana-americana se desplegaría a lo largo de la línea divisoria entre las partes beligerantes, y se garantizaba la seguridad de la población civil tras la marcha de los milicianos palestinos

Del libro Palestina. El hilo de la memoria. Autora: Teresa Aranguren. Editorial Caballo de Troya.

 

El día 4 de Agosto del 2020 se iba a dar a conocer la sentencia por el caso del magnicidio del Presidente Hariri hace 15 años. Se suspendió. Toda la responsabilidad apunta a Israel. La explosión del puerto de Beirut ha hecho que la crisis política, económica y social en la que vive se sitúe en el camino de los cambios radicales. ¿Hacia dónde?

 

Líbano fue desprendido de Siria, como Palestina, por los imperios que se repartían la región, Francia e Inglaterra, y tanto una como otra parte orillan el mar Mediterráneo y son paso obligado a la riqueza sobre la que se ha construido el poder capitalista occidental: el petróleo. En 1920 Líbano pasa a ser, por mandato de la Sociedad de Naciones, colonia francesa. En 1943 el gobierno francés se ve obligado a convocar elecciones y las ganan los nacionalistas libaneses. La reacción francesa fue la propia de quien roban sin medida, y echa mano de su ejército que como fuerza dictatorial detiene al presidente libanés y a su gobierno. La consecuencia es una revuelta social que obliga al régimen colonialista a soltar a su presa, y en noviembre de ese año, 1943, los libaneses proclaman su independencia, pero los ejércitos francés e inglés, éste último había acudido en ayuda de los franceses ante la sublevación, se retiraron definitivamente en 1946.

 

Palestina sufría un camino paralelo, de ahí que los dos pueblos luchen contra las ambiciones de una y otra potencia. En el caso de Líbano el colonialismo francés orquestó a una burguesía que le ha servido sobre todo alrededor de lo que pasaba por el puerto, centro traficante, atizando el resto de la acción política para el enfrentamiento entre sectores procedentes de la colonia y quienes optan por un país independiente, cuyos vínculos con su origen, Siria, discurren junto a las fuerzas antiimperialistas de la región.

 

A causa de la explosión en el centro neurálgico de Líbano, el puerto de Beirut, y el desastre nacional que supone con la destrucción de media ciudad, en medio de la crisis económica, podría decirse crónica a causa de la imposición del régimen francés para aprovechar su situación estratégica y sometido a su moneda, la crisis causada por la Covid 19, el bloqueo estadounidense, Ley Cesar, y el bloqueo Europeo, el acoso constante del ente israelí, las luchas internas entre los sectores sociales ya mencionados, y las continuas intervenciones del régimen sionista-estadounidense, todos los peligros que amenazan ese pequeño territorio se mezclan haciendo que quede atrapado. Las salidas solo pueden ser radicales, cambios que a su vez se producen en todo el mundo y concretamente en Oriente. El peligro se encuentra en la intención de reconducir a Líbano desde fuera. Las manos imperialistas pretenden quitar todo lo que obstaculiza su paso, ahora es hacia Siria, Irán, el sur de Rusia y los límites de China.

 

Macron, el Presidente francés, enfrentado de manera feroz a los Chalecos Amarillos, causando muertos, miles de heridos y miles de detenidos en todo Francia, busca en el exterior retomar algún protagonismo, y tras el estallido del puerto beirutí se ha presentado en la ciudad para recorrerlo con espíritu colonial, vean las propuestas que ha hecho:

 

Macron propone que Líbano vuelva a ser colonia, en su discurso pidió “un nuevo sistema político”, “un nuevo orden político”, y avisó que el 1º de Septiembre volverá a Beirut a verificar la situación. ¿Cómo se llama al acto en el que un gobierno extranjero haga su Estado en otro país? Los sectores cristianos, pro colonia de Francia, han lanzado una campaña propagandística para recoger firmas con el encabezamiento siguiente: Creemos que Líbano debe volver a estar bajo mandato francés para establecer un gobierno limpio y duradero.

 

El país colonialista nunca ha asimilado que en 1943 las primeras elecciones las ganaran los nacionalistas, y tanto es así que formado el gobierno y nombrado presidente la reacción francesa fue detenerlos a todos, lo que provocó un levantamiento popular. ¿Quién acudió a apoyar al colonialismo francés?: Inglaterra. Las tropas de uno y otro no pudieron contener la sublevación y se vieron obligados a poner en libertad a los representantes de Líbano. El gobierno libanes retomó su programa y proclamó la independencia en Noviembre de ese mismo años, 1943, pero los ejércitos coloniales francés e inglés se retiraron definitivamente en 1946.

 

Francia desde entonces ha ido perdiendo influencia en la zona y nunca ha dejado de intentar volver a establecerse en aquellos territorios. La llegada de Macron en el momento crítico por el que pasa Líbano forma parte de la estrategia de asfixia desarrollada desde dentro y desde fuera: intervenciones armadas, injerencia política, presión económica financiera, empuje e infiltración en movilizaciones que luego llaman revolución de colores, … y no hay más que ver la forma en que realizó su visita con el discurso antes mencionado: para empezar se reunió con un sector de los políticos libaneses en la Residencia del Embajador francés, lo que indica el carácter simbólico de su estancia; su recorrido lo hizo solo por el barrio cristiano pro Francia, de arquitectura colonial y europea con zonas de recreo y diversión propias de las ciudades del continente de Macron, es la zona burguesa y francesa; después dio una rueda de prensa y las preguntas debieron ser hechas en francés y respondía en francés, se retransmitió sin traducción al árabe, cuando la mayoría de la población en Libano habla árabe; cuando dijo que enviaría ayuda se refirió a los centros de enseñanza, colegios, universidades de lengua francesa y de religión cristiana, que son únicamente de carácter privado, ni una palabra de apoyo al sector público, estatal, de todos los libaneses, lo mismo que hicieron los gobiernos franceses antes y después de Charles de Gaulle, cuando Libano era colonia. …

 

El colonialismo lo primero que hace es establecer las diferencias de clase. El que llamaron Mandato le sirvió a Francia colonialista para establecerse en las fuentes de negocio financiero y mercantil. Ahora Macron trata de recuperar terreno y servir de freno a la alternativa popular que se asocia a la Resistencia antiimperialista y a Irán, como potencia frente a Israel. Macron se ha dirigido a la burguesía que se asimila a la colonia, a Francia capitalista, la misma clase que el régimen colonial creó y convirtió en protectora de sus negocios. Son quienes nunca han querido que Libano tenga un porvenir propio en la región.

 

Papel del ente israelí con respecto a Líbano.

 

Siria en guerra alimentada por Israel-EEUU y sus aliados, entre los que se encuentra Francia, es bombardeada desde aviones sionistas que pasan por el espacio aéreo libanés, al mismo tiempo el ejército sionista lleva a cabo escaramuzas en su frontera, realiza asesinatos de miembros de Hézbollah, roba el petróleo y el gas de las aguas territoriales del país, le ha hecho la guerra, ha hecho matanzas que han escandalizado al mundo... en unos días estaremos ante un aniversario más del genocidio que causó en Sabra y Chatila. Pero también el sionismo ha visto que las sanciones y el bloqueo no han hecho mella en la situación de las fuerzas de la Resistencia y sí, por el contrario, han golpeado a sus propios aliados. Para colmo no han podido imponer nuevas tareas a las fuerzas de intervención europeas, con lo que sus planes contra Hézbollah se han visto fracasados.

 

A Israel se le venían poniendo las cosas difíciles y más si observamos que las fuerzas de la Resistencia libanesa, Palestina, de Yemen Irak, Siria e Irán trabajan unidas para romper el bloqueo comercial-financiero mediante el establecimiento de una ruta comercial con China. En esa atmósfera de guerra de baja intensidad se ha producido la explosión del puerto de Beirut, y de momento las sospechas generalizadas apuntan al que se ha alegrado de lo acontecido. Pero hay datos que están a la vista: ¿quién se beneficia estratégicamente?; Michel Aoun, presidente de Líbano, ha declarado sus sospechas de que Israel haya disparado un misil contra el hangar número 12 del puerto, en el que se almacenaban 2750 toneladas de nitrato de amonio. Hay pruebas de que Israel-EEUU han tirado varias bombas que producen el mismo efecto, ¿atómicas pequeñas?, en la guerra de Siria y en el mar contra barcos iraníes, Netanyahu había amenazado en Naciones Unidas contra el puerto aduciendo que allí estaba un almacén de Hézbollah, más concreto en https://www.voltairenet.org/article210674.html , la ultraderecha israelí, ¿más ultraderecha? llamaba a destruir las infraestructuras libanesas y apuntaba a Beirut como centro principal. También el periodista norteamericano israelí Richar Silberstein declara: una fuente israelí confidencial altamente informada me dijo que Israel causó la explosión masiva en el puerto de Beirut. Israel apuntó a un depósito de armas de Hézbollah en el puerto y planeó destruirlo con un dispositivo explosivo. Trágicamente, la inteligencia israelí no realizó la debida diligencia en su objetivo. Por lo tanto, no sabían (o si lo sabían y no les importaba) que había 2700 toneladas de nitrato de amonio en un almacén contiguo. También están las declaraciones del presidente imperial: Trump dijo a los periodistas el martes que los generales le informaron que la explosión en un puerto importante de Beirut fue un ataque y una bomba de algún tipo, declaró el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, les puedo decir que el informe inicial fue exactamente lo que el presidente compartió con todos ustedes. Se que se le informó sobre eso. Los informes iniciales observaron una explosión: https://www.richardsilverstein.com/2020/08/04/breakinisrael-bombed-beirut/

 

El News Week y TheDayly Beast, periódicos estadounidenses, informan que inmediatamente después de la explosión Arabia Saudí lanzó una campaña de propaganda contra Hézbollah. Tras la explosión la crisis se ha hecho irresoluble a corto plazo, y el enemigo imperial y sus ayudantes aceleran su injerencia sabiendo que la presa se encuentra más debilitada. Esperan romper la unidad árabe, ¿será posible?, e imponerse y abrirse camino para cercar a Siria y alcanzar Irán. En este momento crítico se ha presentado Macron.

 

El régimen israelí ha estado últimamente llamando a Trump para que bombardease Irán, ha amenazado con empezar la guerra, pensando que una vez empezada su patrocinador tendría que involucrarse, para tener su mano cogida en el caso de que en las próximas elecciones estadounidenses quiten de la presidencia del imperio a su mayor aliado: para entonces ya estaría en la guerra. Las fuerzas vinculadas a Francia imperial, a Israel-EEUU, a sus aliados en la UE, que tachan a Hézbollah de organización terrorista, aprovechan la crisis para que las movilizaciones en la calle contra la corrupción y la situación económica y social de empleo y precios, se convierta en una rebelión contra la Resistencia árabe. Los imperialistas han volcado la situación y se mueven rápidamente en ella, desarrollan sus planes, allanar el camino a la frontera del pequeño país con aquel del que en su día le arrancaron. Ese es el motivo del sabotaje en Beirut. El dirigente de Hézbollah Hasán Nasrala declaró ante la propaganda imperial: Niego categóricamente que haya algo nuestro en el puerto, ni almacén de armas, ni almacén de misiles, ni una bomba, ni una bala, ni nitrato de amonio. Y los sionistas y el resto de sus amigos lo sabían, buscaban tumbar a Líbano. Macron es el primero que ha puesto sobre la mesa sus condiciones.

---------

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días, Palestina. Crónicas de vida y Resistencia, Dietario de Crisis, Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero, y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de la Asociación Europea de Cooperación Internacional y Estudios Sociales AMANE. Miembro de la Comisión Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos.

Miembro del Frente Antiimperialista Internacionalista (FAI).

http://asturbulla.org/index.php/politica/laboral/164-destacado-nacional-e-internacional/41725-sabotaje-en-beirut