Respuesta a la carta de la Sección Sindical de UGT de Juliana y Naval Gijón “Las falsedades de los panfletos del sector naval

 

Ante el escrito remitido por Félix Magadán y Roberto Miguel Calvo, en representación de las secciones sindicales de UGT en Naval Gijón y Juliana y publicado en la página de La Opinión de Gijón del Miércoles 25 de febrero de 2009, Queremos manifestar lo siguiente:

 

Sostienen en su escrito los ya mencionados representantes sindicales de UGT, que las afirmaciones que se hacen en las octavillas repartidas por trabajadores de los astilleros, incluidos afiliados a UGT; pues se reúnen cada 15 días en la Casa Sindical, para solucionar los problemas pendientes de expedientes de prejubilaciones, firmados entre otros por su sindicato y que por cierto hasta la fecha, no han solucionado; son falsas.

Curiosamente no explicitan que parte del texto de la octavilla no les parece acertado. En la misma se Atribuyen responsabilidades políticas al Presidente del Gobierno Regional, Vicente Álvarez Areces, al Consejero de Industria Graciano Torre y a la Alcaldesa de Xixón Mari Paz Fernández Felgueroso, así como a las federaciones de los sindicatos mayoritarios por el cierre de Naval Gijón y la venta fraudulenta de Juliana, que la ha situado al borde de la quiebra y el cierre. Se menciona que en Naval Gijón se ha rechazado la contratación de barcos, que con la firma del expediente 2008-136 quedan en Naval Gijón 40 despedidos, que los dos únicos astilleros de España que no tienen suficiente carga de trabajo son los de Xixón, y, todo esto en una situación de crisis que nos llevará a muy corto plazo a los 4 millones de parados. Como puede apreciar el lector que no pretenda hacer demagogia, todo lo afirmado en la octavilla es absolutamente incontestable, sin duda por lo acertadamente riguroso.


Cuál es entonces la perreta de estos dos sindicalistas de UGT. En nuestra opinión no es otra que la incapacidad para aceptar la pluralidad sindical existente, y que esta, se manifieste públicamente, más, si como es el caso, es, crítica, con la familia socialista.


En cuanto a la representatividad sindical a la que hacen referencia Magadán y Calvo, solo les tenemos que recordar que en las últimas elecciones sindicales celebradas en Naval Gijón, CSI ha obtenido 3 delegados, ni más ni menos que UGT, por tanto legitimidad, la misma que ustedes; Si es cierto que en Juliana a fecha de hoy, no tenemos representación sindical, lo que sin duda no excluye que tengamos afiliación, y que est@s puedan participar en la elaboración de una octavilla y su divulgación a la opinión pública. De ahí el sentido de la firma.



Acusan Calvo y Magadán, a la CSI de dar la espalda a los trabajadores por no aceptar el cierre de Naval Gijón y el despido de 44 trabajadores. Agradecemos que nos saquen de nuestro “error”, pues ciertamente desconocíamos que estar defendiendo los intereses de los trabajadores pasaba necesariamente por cerrar sus empresas y dejar despedidos, y también, por que no, por mantener una absoluta normalidad en el astillero Juliana cuando el presidente del comité de empresa tiene abierto un expediente de sanción.


Ya para concluir nos gustaría decir que hubiésemos preferido que UGT nos mandara una carta convocandonos para una reunión en la que abordásemos la problemática del sector naval en la bahía de Xixón y sus posibles soluciones, sin pérdidas de empleo y capacidad productiva, era una buena manera de trabajar en la misma dirección y fomentar la unidad sindical de los trabajador@s. No ha sido así y es una oportunidad perdida, pues opiniones similares a las que figuran en la octavilla de marras, las pueden ustedes encontrar en el mismo periódico y el mismo día, por boca de, José Ramón Argüelles, exsecretario general de CCOO en Juliana.


Balbino Cano y Segundo Álvarez Muñiz son representantes de los trabajadores de Naval Gijón.

 

Top