‘La patronal vuelve a golear a la clase trabajadora’

El preacuerdo alcanzado entre la CEOE y las principales organizaciones sindicales [CCOO/UGT], vendido como un éxito negociador, supone otra patada hacia delante de precariedad laboral, subcontratación y bajos salarios

precariedad laboral

 

A finales de junio, la patronal se apuntaba una nueva victoria ante los representantes de la clase trabajadora en España. El reciente preacuerdo alcanzado entre la CEOE y las principales organizaciones sindicales, vendido como un éxito negociador por ambas partes, supone otra patada hacia delante de precariedad laboral, subcontratación y bajos salarios. 

 

Colocando el foco en el último punto y con los datos contextualizados, la propuesta de aumento salarial en torno al 2% anual deja poco margen para el entusiasmo. En el año 2009, cuando las instituciones y medios de comunicación reconocían que España atravesaba un periodo de crisis, la renta media por persona era de 11.318 euros. Ocho años después, con la fase de recesión ya oficialmente superada, se sitúa en 11.074, un 2,16% menos. En este mismo recorrido, la renta media por hogar ha sufrido un descenso del 8,28%. 

 

 

La pérdida de poder adquisitivo entre la población asalariada se sitúa por encima del 6% desde 2009. Según el último dato disponible del informe de Estructura Salarial en España, los sueldos solamente subieron un 2,86% hasta 2016, mientras que el IPC se ha elevado hasta el 9,3% en este mismo periodo.

 

Por el contrario, los consejeros de las empresas cotizadas –las principales del país– sí han visto la luz al final del túnel de su propia crisis. Los anuncios del regreso a la prosperidad económica, emitidos desde hace cuatro años de forma incesante por el gobierno de Mariano Rajoy y su eco mediático, sí se dirigen a ellos: su margen de subida en el año 2016 ya había ascendido en un 23,84%, con un salario medio actual de 348.000 euros. Destacan en este grupo los consejeros ejecutivos de las empresas del Ibex 35, con unos ingresos medios de 2.774.000 euros, siempre al margen de retribuciones variables y dietas, que suelen duplicar la retribución inicial.

 

Ganadores y perdedores de la crisis

 

El resultado de los ajustes aplicados a las clases populares, en contraste con la evolución de las clases económicas más privilegiadas, ha derivado en una creciente desigualdad, advertida por el propio Banco de España. Un documento publicado por este organismo afirma que “el funcionamiento del mercado laboral, el sistema de pensiones, la fiscalidad y una alta inversión inmobiliaria, determinan entre otros factores la desigualdad de los salarios, la renta y la riqueza”.

 

 

El índice de Gini, principal medidor de la desigualdad de los ingresos en un país, ha subido desde el año 2009 de 32,9 a 34,1, considerando el valor 1 como perfecta igualdad y 99 máxima desigualdad. El dato positivo se encuentra en el moderado descenso de los últimos tres años.

 

Uno de los factores que atempera estas desigualdades es el crecimiento de las pensiones. Según los datos oficiales, las pensiones contributivas han experimentado una subida del 19,79% durante el periodo analizado. A pesar de este dato, la proporción que corresponde al 1%, al 5% y al 10% con mayor riqueza aumentó en este periodo. Mientras el 10% señalado de la población acumulaba un 44% de la riqueza neta total de los hogares en 2008, el porcentaje aumentó hasta casi el 53% en el año 2014.

Foto: Monedas. Foto: Peter Heeling / Licencia CC0

https://apuntesdeclase.lamarea.com/analisis/la-patronal-vuelve-a-golear-a-la-clase-trabajadora/

 

Top