Poder elegir (ser explotados). Lectura amplia del conflicto del taxi

“Puede que los taxistas no se hayan hecho automáticamente de izquierdas tras este conflicto, pero sí han comprendido, por la fuerza de los hechos, lo que supone el ansia desreguladora del capitalismo actual”

Poder elegir (ser explotados). Lectura amplia del conflicto del taxi

 

Los taxistas han obtenido una victoria momentánea en sus reivindicaciones frente a las compañías que operan con licencia de vehículo de turismo con conductor (VTC). Desde el Ministerio de Fomento se ha optado por el plan de traspasar la competencia para otorgar estas licencias a las comunidades autónomas, si así lo solicitan en los próximos tres meses, para de esta forma hacer efectivo la ratio 1/30 de VTC respecto al taxi.

 

El conflicto, que lleva ya presente en las calles desde hace más de un año, parte del incumplimiento de esta proporción debida, en su mayor parte, a una apresurada liberalización del sector en 2009 por el gobierno Zapatero y el vacío legal que se creó entre el año 2013, al volver a regularlo el último ejecutivo del PP, y 2015, cuando se aprobó el Reglamento de Ordenación del Transporte Terrestre que establecía esta cuota. De esta forma tenemos una articulación legal que se hace inútil al haber, en estos momentos, una licencia VTC por cada siete para taxis.

 

 

El ministro de Fomento Ábalos ha tenido, finalmente, que seguir un camino muy similar al emprendido por Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, que a finales de junio de este año lanzó una normativa para exigir una segunda licencia otorgada municipalmente para de esta forma lograr la proporción establecida por ley. Otros ayuntamientos, como el de Madrid, también se mostraron partidarios de esta medida, que quedó suspendida por los tribunales y contó en un principio con la oposición del ministerio al no encontrar este tipo de capacidad legislativa en los municipios, lo que desencadenó esta última ola de protestas.

 

Como cualquier conflicto que afecta de manera significativa a la ciudadanía, al utilizar los taxistas como medida de presión la ocupación de la vía pública, las opiniones han sido encontradas. Lo especialmente interesante de este es que ha puesto sobre la mesa no solo las cuestiones que le afectan directamente, sino otras muchas relacionadas con unas pretendidas nuevas formas de negocio a raíz de la utilización de las aplicaciones para móviles y una nueva desregulación laboral maquillada eufemísticamente como economía colaborativa.

 

La primera lectura que podemos hacer de todo este asunto es ideológica. Curiosamente el sector del taxi, unido históricamente al lado conservador de la sociedad, nunca especialmente solidario en las huelgas generales, ha contado en este embate con el apoyo del sector más izquierdista de la ciudadanía. La primera pregunta que deberíamos hacernos es la siguiente, ¿por qué los taxistas tenían una tendencia a la derecha? Fundamentalmente porque la ideología, aun teniendo condicionantes como la tradición familiar, se desarrolla en gran medida por nuestra relación con el trabajo, que es lo que en último término nos sitúa en sociedad.

 

En décadas pasadas, donde los trabajadores autónomos eran muchos menos que los actuales, los taxistas, pese a contar con largas jornadas y sufrir la violencia de la delincuencia en sus turnos de noche, tenían unos ingresos más elevados que la media. Además, el hecho de que estos ingresos dependieran de la capacidad de trabajo individual, esto es, de las horas que se echaban delante de la rosca, de la habilidad de buscar las zonas y tramos horarios con las carreras más jugosas, hacía que la conciencia política de estos profesionales tendiera a verse escindida de la de los asalariados, a entenderse como un segmento diferente. Esta diferencia, unida históricamente a la derecha económica, hacía que de paso se adquirieran los hábitos ideológicos conservadores.

 

Sin embargo, en una especie de paradoja, el neoliberalismo primero y más allá, esta desregulación ultra de sectores laborales enteros aprovechando las posibilidades de las nuevas tecnologías, ha escindido las dos facetas de la derecha: ser conservador identitariamente ya no garantiza que los tuyos mantengan tu trabajo autónomo a salvo, bien por el contrario, lo precarizan y lo ponen en peligro.

 

Puede que los taxistas no se hayan hecho automáticamente de izquierdas tras este conflicto, pero sí han comprendido, por la fuerza de los hechos, lo que supone el ansia desreguladora del capitalismo actual. Por otro lado, los taxistas siguen sin ser clase trabajadora a un nivel formal, pero lo son cada vez más a un nivel identitario por sus condiciones laborales más difíciles, es decir, en último término no importa tanto la lectura económica clásica de un sector de la producción sino como que quien lo lleva a cabo se ve expuesto a la impotencia e inseguridad que ofrece nuestro capitalismo. Apunte a tener en cuenta, los taxistas no serán los únicos que sufran en un futuro cercano este fenómeno.

 

La segunda lectura del conflicto podría hacerse en clave territorial. Que Barcelona en comú y Ahora Madrid hayan estado al lado de los taxistas, además de demostrar reflejos políticos, es una muestra de que las grandes ciudades son, cada vez más en todo el mundo, una especie de sujeto político con entidad propia al margen de sus Estados. La razón es que son las primeras en sufrir esta desregulación ultra con raíces californianas, que necesita siempre de grandes masas de población que utilicen estos servicios.

 

Uber y Cabify son el Airbnb de las dos ruedas. La historia que se nos vendió fue aquella que intentaba pasar por una oportunidad para que los ciudadanos entraran directamente a operar en sectores económicos sin necesidad de constituirse como empresas gracias a una posibilidad técnica. La realidad es que, al final, quien acaba de rentabilizar este nuevo modelo de negocio son los de siempre, los grandes capitalistas, primero norteamericanos contando con el colaboracionismo de élites oportunistas locales que aprovechan para especular, en el caso de las VTC con las licencias y en el caso del turismo con el alquiler de viviendas. El resultado último es que estas nuevas posibilidades de negocio, que empiezan con la falsa sonrisa de la actualidad, acaban costando graves desajustes sociales, fiscales y laborales, dejando aún más la economía en manos de capitales foráneos. Mientras que España se trocea y se vende, el patrioterismo rojigualdo de la derecha guarda silencio, incapaz y cómplice. Las ciudades gobernadas por la izquierda parecen la última barrera de contención, no siempre efectiva, ante esta atomización de las seguridades vitales.

 

La tercera lectura habría que hacerla en clave sociológica y es justo la inversa de la ideológica que hacíamos con los taxistas. Si el conflicto del taxi ha contado con el apoyo de los ciudadanos más izquierdistas, aquellos más progresistas han sido, si no opuestos, sí reacios a los taxistas. Un progresista es identitariamente de izquierdas, en cuestiones de diversidad, morales e incluso sentimentales, pero cada vez más, a menudo sin saberlo, tiende económicamente hacia el neoliberalismo. Encontramos así la segunda paradoja en este texto: ciudadanos que se piensan de izquierda, que quizá hayan incluso votado a Carmena o Colau, pero que utilizan el lenguaje, el pensamiento y las relaciones económicas del empresariado más vanguardista.

 

No es casual que algunos de los sujetos que se han dedicado a especular con las licencias de VTC provengan del sector tecnológico, como no es casual que se hayan distribuido por el sector de mensajería instantánea memes que, durante la huelga, apoyaban la idea de que este era un conflicto entre lo antiguo y el imparable progreso. Se utiliza, de nuevo, el tecnofetichismo, como realmente se lleva haciendo los últimos ciento cincuenta años, donde cualquier avance técnico se vende como una neutralidad imparable frente a la que no se puede hacer nada.

 

La tecnología se entiende así, por muchos ciudadanos, especialmente aquellos que quizá trabajen con estas herramientas, casi como las tormentas o los amaneceres, como un fenómeno natural, imparable y sobre todo neutro. La realidad es que los avances técnicos, si en su rama científica pueden nacer como una forma de progreso, en su aplicación práctica siempre están mediados por las necesidades económicas, esto es, dentro del capitalismo, las necesidades de quien controla el sistema, aquellos que poseen los medios de producción.

 

Si a principios del siglo XX los grandes industriales gustaban de utilizar el art decó para construir sus rascacielos y adornaban sus frontispicios con frases como “el signo de los tiempos”, era porque hábilmente asociaban su objetivo, el beneficio económico, con estética novedosa y el reverso reaccionario de modernidad. Hoy, cuando Uber lanza en redes sociales la campaña “poder elegir” está utilizando el mismo mecanismo: camuflar la codicia de sus cuatro grandes accionistas norteamericanos y sus colaboracionistas españoles como la posibilidad de libertad de todos los ciudadanos frente a las malvadas imposiciones estatales.

 

Así, algunos ciudadanos, incluso progresistas y de clase trabajadora, se sitúan al lado de lo que creen el progreso, la libertad y la tecnología, cuando realmente lo que hacen es ponerse al lado de la regresión, la explotación y los desajustes que la tecnología provoca al ser creada por los únicos, al margen de los militares, que tienen capacidad de moldearla, los nuevos capitalistas de estos sectores de la ultra desregulación. En términos históricos, los industriales también planteaban en el siglo XIX que la tecnología del vapor era quien obligaba a jornadas laborales de doce horas o a utilizar niños para limpiar el interior de la maquinaria, cuando precisamente esos avances lo que hubieran permitido, al margen de su codicia y con planificación, hubiera sido reducir las jornadas y aumentar el bienestar de todos. De hecho lo hicieron durante el siglo XX, gracias al esfuerzo coordinado de la clase trabajadora a través de sus sindicatos.

 

La diferencia, quizás, es que todos esos trabajadores y trabajadoras, que entendieron quiénes eran, cuáles eran sus problemas y quién se los creaba, carecían de esa ridícula identidad aspiracional que nos hace preferir un VTC por el uniforme, la botellita y la berlina, por parecernos un rato a la clase de personas que están destrozando los avances que nuestros padres y abuelos, nuestra clase, consiguió el pasado siglo mediante la organización y la lucha.

 

Protesta de taxistas en el Paseo de la Castellana, en Madrid. REUTERS / Paul Hanna

https://www.lamarea.com/2018/08/02/poder-elegir-ser-explotados-lectura-amplia-del-conflicto-del-taxi/

Top