Gracias, señor consejero de Sanidad, por hacer de mí un emigrante

 
 
Quisiera agradecer al señor consejero de Sanidad y, por extensión, a todos los directivos del Sespa que hayan conseguido hacer de mí un emigrante.

 

 

 

Gracias a una espléndida gestión no han convocado oposiciones para determinadas categorías profesionales durante muchos años, mientras que en otras comunidades sí lo han hecho. Muchos asturianos nos hemos visto forzados a presentarnos para conseguir una plaza en otras comunidades autónomas.

 

 

 

Gracias a ustedes a profesionales como yo nos han obligado a demostrar nuestra capacitación y valía profesional ante tribunales de oposición, en condiciones de igualdad, mérito y capacidad, frente a miles de opositores, y obtener nuestra plaza de funcionario (personal estatutario fijo) en otros servicios de salud.

 

 

 

Gracias a ustedes nos deniegan retornar a nuestra tierra y trabajar en Asturias en comisión de servicios, aduciendo disposiciones legales que curiosamente cumplen otras comunidades y permiten a los suyos trabajar en su tierra. Sin ir más lejos, yo estoy trabajando en Cantabria en esa situación, mientras que ustedes me han denegado reagruparme con mi familia y cuidar a mis mayores.

 

 

 

Gracias a ustedes han llenado la prensa de ríos de tinta diciendo que se ha creado un concurso de traslados abierto y permanente que permite a los profesionales sanitarios reubicarse dentro de la provincia y retornar a los que estamos fuera de ella. Leo con estupefacción que presentan las plazas que quieren ofertar, distribuidas por categorías, y dentro de mi categoría (técnicos sanitarios TCAE) no ofertan ninguna plaza, habiendo cientos de vacantes ocupadas por interinos, que sin dudar de su profesionalidad no han sido merecedores de la plaza que ocupan demostrando su capacidad delante de un tribunal de oposición.

 

 

 

Gracias a ustedes decenas de profesionales sanitarios asturianos que trabajamos en el Hospital de Valdecilla de Santander nos vemos en la estación del Alsa a las 08.30 de la mañana para retornar a nuestras casas después de una dura jornada de diez horas de trabajo nocturno o vamos camino de la autopista para recortar los 200 kilómetros que nos separan de nuestros hogares.

 

 

 

Gracias a ustedes nos hacen ser unos exiliados económicos y emigrar de "nuestra Asturias", que cada vez se convierte más en "su Asturias".
 

Santiago Santos Carro (Gijón)

 

La Nueva España

http://otrafuncionpublica.blogspot.com/

Top