La SEPI sólo garantiza la salvación de la plantilla que traspasó a Factorías Juliana

Imprimir

El cementero «Cristina Masaveu», en el dique seco de Juliana. ángel gonzález.  El futuro del astillero privatizado hace 30 meses queda ahora en manos del juez, sostiene la sociedad pública

 

Lne

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ratificará hoy ante los sindicatos el compromiso que adquirió en 2006 para prejubilar o recolocar en Navantia a los trabajadores del antiguo Izar Gijón en el caso de despidos o entrada en concurso del astillero privatizado en el plazo de 10 años. Factorías Juliana solicitó el pasado viernes la declaración de concurso voluntario de acreedores, que finalmente recaerá en el Juzgado de lo mercantil número 1 de Oviedo, que dirige Alfonso Muñoz Paredes. 

Esta tarde se reunirán en Madrid responsables de la SEPI y de Izar con representantes de CC OO y de MCA-UGT, además de miembros del comité de empresa de Juliana. El comité de empresa pedirá a la SEPI la activación inmediata de las garantías pactadas, lo que supondrá la prejubilación de un centenar largo de trabajadores y la posterior recolocación de los 37 que no se podrán jubilar, explicó el presidente del comité, René Rodríguez. 

Fuentes de la SEPI apuntaron ayer que se cumplirá el compromiso laboral, pero que el momento en el que se hará efectivo tendrá que ser autorizado por el juez, al estar la empresa en situación concursal. 

La SEPI rechaza cualquier otra medida respecto a un astillero que privatizó hace 30 meses «de manera incondicional». Esto es, ni intentará anular la adjudicación a Vulcano, ni exigirle responsabilidades por el descalabro en la gestión. 

El líder de UGT en Juliana, Félix Magadán, se mostró ayer contrario a que «Vulcano nos meta las deudas por los sísmicos 532, 533 y 534, que son contratos suyos y de los que Juliana hizo de subcontratista» y planteó que Vulcano también debe asumir las deudas por el 535, tras llevarse la obra de este buque contratado por Juliana a Vigo. Magadán agregó que también Graciano Torre «debe cumplir» su compromiso de que el Principado aporte fondos para reflotar Juliana.

 

 

La suspensión de pagos reduce al mínimo el trabajo en la empresa naval

 


La solicitud de concurso de acreedores ha dejado bajo mínimos el trabajo en Juliana. Al plante que realizaron el pasado lunes las dos compañías que realizan los trabajos para completar el casco del cementero «Cristina Masaveu», Degima y Maessa, se sumaron ayer la mayoría de las compañías auxiliares que aún permanecen ligadas a Factorías. Varias de estas compañías han dejado sólo un trabajador en el astillero. Otras aún no han podido despedir a sus operarios al ser preceptivo un preaviso de 15 días. 

Las direcciones de Factorías Juliana y de Factorías Vulcano guardan silencio sobre la situación que atraviesa el astillero gijonés, al que Vulcano atribuye 62 millones de euros de deuda con las empresas auxiliares, proveedores y Pymar (organismo controlado por el Ministerio de Industria que avaló un préstamo a Juliana). «No tengo nada que decir», señaló ayer el director de Factorías Juliana, Julio Martín Ramos. El administrador único de Factorías Juliana y director financiero de Factorías Vulcano, José Domínguez, no respondió a los recados dejados por este periódico a través de su despacho en el astillero vigués. 

http://asturbulla.org/index.php/politica/laboral/4152-la-sepi-solo-garantiza-la-salvacion-de-la-plantilla-que-traspaso-a-factorias-juliana